Es noticia
Menú
Podemos presiona para nombrar a uno de los magistrados del TC en la cuota del Gobierno
  1. España
Tras la propuesta de reforma

Podemos presiona para nombrar a uno de los magistrados del TC en la cuota del Gobierno

Fuentes de la formación morada reconocen que se abre la posibilidad de forzar la elección de un miembro de su elección mientras todos los ojos se dirigen al magistrado De Prada

Foto: La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra (i), junto a la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz. (EFE/Fernando Alvarado)
La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra (i), junto a la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz. (EFE/Fernando Alvarado)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Han pasado cuatro días desde que el PSOE presentara su proposición de ley para permitir al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) nombrar a dos magistrados del Tribunal Constitucional y las cosas han empezado a cambiar. En este tiempo, Podemos ha pasado de desmarcarse de la iniciativa a verla con mejores ojos. Si bien en un inicio aseguró que el movimiento fue "decisión unilateral" de los socialistas, fuentes de la formación morada reconocen ahora que se abre la posibilidad de forzar la elección de un magistrado o magistrada de su elección en la cuota gubernamental del TC. Todos los ojos se dirigen al juez José Ricardo de Prada, que ya ha sido propuesto en anteriores negociaciones fallidas para otras responsabilidades.

Horas después del anuncio 'sorpresa', el socio del Gobierno se desvinculó por completo del cambio legal que promueve el principal partido del Ejecutivo. Aseguró que no estaba acordado "con Unidas Podemos". Como explicó el portavoz adjunto de Unidas Podemos en el Congreso, Enrique Santiago, el partido no veía necesario un cambio de este calibre y apoyaba otra de las ideas que barajó el Gobierno antes de decidirse por esta: nombrar de forma directa a sus dos candidatos sin esperar a que el Consejo General del Poder Judicial estuviera habilitado para hacerlo.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (Reuters/Johanna Geron)

La propuesta ya registrada en el Congreso por parte de los socialistas, por vía de urgencia, tiene como objetivo modificar de nuevo la Ley Orgánica del Poder Judicial para permitir ahora al CGPJ nombrar a los dos magistrados que le corresponden para renovar el Tribunal Constitucional. La reforma, sin embargo, mantiene la prohibición de que el órgano de gobierno de los jueces realice nombramientos en otros tribunales como el Supremo o los TSJ. De esta forma, el PSOE se ahorra pasar por una negociación con el PP que podría dilatar las cosas y pretende acelerar el cambio en el TC para que este pase a contar con mayoría progresista y un presidente o presidenta de esta sensibilidad.

La iniciativa tiene, sin embargo, un enorme 'pero'. El PSOE necesita para sacarla adelante mayoría absoluta del Congreso, esto es, 176 votos. En este contexto, el respaldo de Podemos es esencial y, además, su apoyo puede servir de puente a los socialistas para sumar a otros partidos, como los nacionalistas, Bildu o aquellas formaciones más pequeñas. Cada voto cuenta.

Foto: El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Kiko Huesca)

Esa es la baza de que dispone Podemos para favorecer la entrada en el TC de su candidato. No sería la primera vez. En pasadas negociaciones sobre el Consejo, los morados impusieron que se barajaran varias nombres. Además de De Prada, el más delicado para el pacto, ya que se encuentra en la lista negra del PP, que le culpa de provocar la moción de censura que acabó con Pedro Sánchez, se sugirieron otros nombres como el de la actual delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Victoria Rosell.

Presente en el último cambio

Podemos tampoco estuvo ausente del último de los cambios en el Constitucional. El pasado noviembre, el PP de Casado y el Gobierno pactaron el recambio de otros cuatro magistrados del TC. Ambos partidos eligieron a cuatro magistrados con un marcado perfil político, entre los que destacan dos caras conocidas de la Audiencia Nacional: Concepción Espejel y Juan Ramón Sáez. Este último, considerado uno de los mayores exponentes del bloque progresista en la Audiencia, entró por elección del partido que ahora dirige Ione Belarra.

Otra de las trabas para que el plan funcione es el propio CGPJ. Si el Ejecutivo logra sacar adelante la reforma en el Congreso, elegiría a sus dos candidatos mientras el actual Consejo debería elegir a otros dos. Sin embargo, un sector del órgano de mayoría conservadora no está dispuesto a conformarse sin más con lo que consideran una maniobra en la que se usa la ley para beneficio del partido de gobierno. Si los discrepantes logran sumar los suficientes apoyos.

Han pasado cuatro días desde que el PSOE presentara su proposición de ley para permitir al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) nombrar a dos magistrados del Tribunal Constitucional y las cosas han empezado a cambiar. En este tiempo, Podemos ha pasado de desmarcarse de la iniciativa a verla con mejores ojos. Si bien en un inicio aseguró que el movimiento fue "decisión unilateral" de los socialistas, fuentes de la formación morada reconocen ahora que se abre la posibilidad de forzar la elección de un magistrado o magistrada de su elección en la cuota gubernamental del TC. Todos los ojos se dirigen al juez José Ricardo de Prada, que ya ha sido propuesto en anteriores negociaciones fallidas para otras responsabilidades.

Tribunal Constitucional CGPJ PSOE Pedro Sánchez Jueces
El redactor recomienda