Es noticia
Menú
Podemos se desvincula del fracaso electoral del 19-J y ajusta cuentas con Yolanda Díaz e IU
  1. España
ELECCIONES ANDALUZAS

Podemos se desvincula del fracaso electoral del 19-J y ajusta cuentas con Yolanda Díaz e IU

En la dirección de Podemos ya se encendieron las alertas cuando perdieron el pulso por encabezar la candidatura, conformándose sin primarias, y ahora vuelven a hacerlo a la vista de los resultados

Foto: La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz. (EFE/Rafa Alcaide)
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz. (EFE/Rafa Alcaide)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La dirección de Podemos ha analizado este lunes los resultados de la candidatura de Por Andalucía, partiendo de la base de que el fracaso electoral —cinco escaños frente a los 17 de 2018 de Adelante Andalucía— le es ajeno. Correspondería a IU y a Yolanda Díaz, según sus conclusiones. Primero, porque no contaron con su participación política en la campaña. Ni siquiera a nivel técnico o de diseño. Segundo, porque se llegó a prescindir de la presencia de la ministra de Igualdad, Irene Montero. Se trataría de uno de los mítines en Sevilla, donde estaba prevista su participación, pero finalmente el resto de formaciones de la coalición prefirió que no fuese así, argumentando que el cupo de los morados ya estaba representado por su cabeza de lista por Cádiz, según relata una fuente conocedora. Tercero, porque entienden que no tuvieron un papel protagonista e, incluso, se les trató de esconder.

Un análisis de puertas adentro y por el que algunas voces justifican su silencio este lunes, omitiendo su tradicional rueda de prensa de los lunes tras la ejecutiva del partido. La sensación que comparten algunos cargos es que Yolanda Díaz sale perjudicada de su primer test con las urnas. De una operación en la que el papel de Podemos ha quedado supeditado a IU e igualado al de Más País.

Foto: Juanma Moreno saluda a los simpatizantes del PP. (EFE/José Manuel Vidal)

Tras las dificultades para configurar la candidatura andaluza, en Podemos ya señalaron cierta sensación de 'vendetta' por parte del resto de partidos que conforman Unidas Podemos. De que los partidos pequeños se conjuren para restarles peso. Poner distancias para así contar ellos con una posición de más fuerza. La batalla por quién encabezaba las listas, optando finalmente por la dirigente de IU Inma Nieto, en lugar del candidato propuesto por Podemos, Juan Antonio Delgado, se cerró en falso. Ahora, todo apunta a que los morados tratarán de ajustar cuentas. Una forma también de evitar que vuelvan a replicarse este tipo de fórmulas con los morados perdiendo su papel protagonista frente al resto de actores a menos de un año de las municipales y autonómicas del próximo mes de mayo. La hoja de ruta de Díaz.

Fuentes oficiales de la formación morada insisten en que su relación con Díaz no varía tras el 19-J. "Es nuestra candidata", zanjan. Otra cuestión, según deslizan otras fuentes, es el "cómo" será, dando a entender que no están dispuestos a asumir un rol secundario en su proyecto político. La sensación que se trasladaba este lunes desde la sede de Podemos es de preocupación e impotencia. A todo lo añadido se suma que finalmente sus siglas no pudiesen formar parte de la papeleta. Tampoco se acaba de compartir la falta de autocrítica en la noche electoral y los reproches indirectos a Adelante Andalucía lanzados por la candidata Inma Nieto.

En la dirección de Podemos ya se encendieron las alertas cuando perdieron el pulso por encabezar la candidatura, conformándose sin primarias, y ahora vuelven a hacerlo a la vista de los resultados. Con cinco escaños y el 7,68% de los votos —al 99,63% escrutado—, la coalición Por Andalucía igualó el suelo histórico de IU, cuando obtuvo la misma representación en 2015. Entonces, Antonio Maíllo competía en el mismo espacio con la formación morada, que triplicó los apoyos hasta sumar 15 diputados. Ahora, en este espacio competía Teresa Rodríguez, que se quedó con dos escaños. La pérdida de representación, por tanto, no tiene solo que ver con la fragmentación. El espacio a la izquierda del PSOE, en su conjunto, se quedó a cuatro puntos y 10 escaños de lo que obtuvo en los pasados comicios de 2018.

El rechazo de Podemos

El rechazo de Podemos a asumir como propio el fracaso en las elecciones andaluzas devuelve también el golpe a Díaz por las elecciones en Castilla y León. Entonces, la vicepresidenta hizo lo propio tras aquel fracaso electoral. Se mostró ajena a los resultados porque ni participó en el diseño de la campaña ni contribuyó a ella. Se deslizaba así desde su entorno su nula identificación con una formación en la que "no milita". En esta línea, se descargaron las responsabilidades por el batacazo en las "dirigencias" de los partidos, aun sin querer concretar para referirse en genérico a todas las siglas del campo progresista, y se aludió a la necesidad de "parar los tiempos" para abrir una profunda reflexión sobre la abstención del electorado progresista. La historia vuelve a repetirse cruzándose las acusaciones.

Por Andalucía no es el proyecto político de Yolanda Díaz, pero sí con el que más se ha identificado. Empujó la coalición, bendijo el liderazgo de Inma Nieto y tuvo una notoria presencia en campaña. "Votó Andalucía. Es una noche difícil para las personas progresistas. Necesitamos abrir un nuevo tiempo que mire al futuro. La ciudadanía nos está esperando", reflexionaba Díaz en la noche electoral a través de las redes sociales. Entre el reconocimiento del fracaso electoral y el distanciamiento de su futuro proyecto con esta experiencia.

Foto: El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, junto a la presidenta del partido, Cristina Narbona, y la vicesecretaria general, Adriana Lastra, este lunes durante la ejecutiva socialista. (EFE/Sergio Pérez)
El PSOE entierra la autocrítica para blindar a Sánchez tras el 19-J y se resiste a los cambios
Iván Gil Infografía: R. Márquez y D. Ojeda Datos: Unidad de Datos

El fracaso electoral de Por Andalucía el 19-J amenaza con reavivar los conflictos orgánicos de cara a la conformación de la plataforma política de Díaz. Todo ello, a menos de tres semanas de que lance oficialmente el denominado 'proceso de escucha'. Fue precisamente un mitin de Por Andalucía en esta campaña el momento elegido por la vicepresidenta segunda para confirmar públicamente su paso adelante: "Estoy dispuesta a dar un paso para ganar España".

El fuego amigo entre Yolanda Díaz y Podemos no parece que vaya a cesar. Un problema añadido para el Gobierno de coalición, cuyo socio minoritario intenta diferenciarse de los socialistas a medida que se acerca el final de la legislatura, señalando las limitaciones de cogobernar con ellos y el escaso rédito en las urnas. La lectura de la dirección de Podemos es que sus siglas podrían ser prescindibles, reconociendo la negativa dinámica electoral, pero no su espacio, al subrayarse de cara al futuro proyecto de Díaz que "lo importante es poner a su disposición la herramienta y el espacio político". El 'proceso de escucha' está por escribir y los efectos del 19-J no quedarán al margen.

La dirección de Podemos ha analizado este lunes los resultados de la candidatura de Por Andalucía, partiendo de la base de que el fracaso electoral —cinco escaños frente a los 17 de 2018 de Adelante Andalucía— le es ajeno. Correspondería a IU y a Yolanda Díaz, según sus conclusiones. Primero, porque no contaron con su participación política en la campaña. Ni siquiera a nivel técnico o de diseño. Segundo, porque se llegó a prescindir de la presencia de la ministra de Igualdad, Irene Montero. Se trataría de uno de los mítines en Sevilla, donde estaba prevista su participación, pero finalmente el resto de formaciones de la coalición prefirió que no fuese así, argumentando que el cupo de los morados ya estaba representado por su cabeza de lista por Cádiz, según relata una fuente conocedora. Tercero, porque entienden que no tuvieron un papel protagonista e, incluso, se les trató de esconder.

Elecciones Andalucía Yolanda Díaz
El redactor recomienda