Es noticia
Menú
El apoyo de Baltar allana el camino de Alfonso Rueda para presidir la Xunta y el PPdeG
  1. España
NUEVA ETAPA EN EL PP GALLEGO

El apoyo de Baltar allana el camino de Alfonso Rueda para presidir la Xunta y el PPdeG

El aval público del líder del PP de Ourense a la candidatura de su homólogo pontevedrés allana la consecución de un acuerdo con Lugo y A Coruña para la sucesión de Feijóo en Galicia

Foto: El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (EFE/Cabalar)
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (EFE/Cabalar)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El camino de Alfonso Rueda para situarse no solo al frente de la Xunta, sino también del PP gallego, parece estar ahora más despejado que nunca. El aval público pronunciado este martes por uno de los barones provinciales, Manuel Baltar, allana la consecución de una sucesión ordenada en Galicia, donde surgieron tensiones tan pronto como Alberto Núñez Feijóo comunicó que daría el salto a Madrid. El presidente de la Diputación de Ourense ha instado a celebrar un congreso extraordinario de forma urgente -el objetivo es que esté listo en el mes de mayo- y ha cerrado filas en torno a su homólogo de Pontevedra como el líder "más preparado" para asumir un rol protagonista no sólo en la Xunta, sino también en el PP de Galicia.

"Mi apuesta es clara: un congreso cuanto antes y que no haya bicefalia. Las bicefalias mejor no. Si se pueden evitar, mejor", declaró Baltar en una entrevista para Europa Press. El dirigente ha confirmado que él no optará a la presidencia de la Xunta ni del PPdeG, pero ha evitado hablar por boca de sus compañeros de Lugo y A Coruña, que ponen sus respectivos resultados electorales encima de la mesa para reclamar cuota de poder en el nuevo mando. Ni Diego Calvo ni Elena Candia han manifestado públicamente si avalarían una candidatura capitaneada por Alfonso Rueda, pero el paso al frente de Manuel Baltar podría contribuir a llegar a un acuerdo más pronto que tarde.

Foto: El presidente de la Xunta y del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Brais Lorenzo)

En el equipo de Alberto Núñez Feijóo desmienten que ese pacto se haya producido y que el líder pontevedrés haya sido confirmado como candidato único para coger el bastón de mando. El nuevo presidente nacional del PP, que fue ratificado en el congreso de Sevilla el pasado 2 de abril, se ha comprometido a consensuar el nombre de su sucesor con el grupo parlamentario antes de tomar ninguna decisión. La cuestión prioritaria, sin embargo, pasaba por lograr un acuerdo entre todas las baronías provinciales para alumbrar una lista de consenso que permitiese una sucesión lo más pacífica posible.

El todavía presidente de la Xunta ha evitado fijar plazos para ratificar su salida del Ejecutivo gallego, pero sí ha asegurado públicamente que no quiere dilatar el proceso más allá del mes de mayo. Manuel Baltar se ha limitado a poner este martes voz a los deseos del nuevo inquilino de Génova, que apuesta por celebrar un congreso extraordinario con un único candidato para asumir tanto el liderazgo del PP gallego como la presidencia de la Xunta hasta los comicios de 2024. Según el máximo mandatario del PP de Ourense, y a la espera de que se pronuncien Lugo y A Coruña, existe una "buena sintonía" entre los populares gallegos para asumir la propuesta de Feijóo.

Foto: Pablo Casado, junto a miembros de NNGG en 2019. (EFE)

El pasado 30 de marzo, Alberto Núñez Feijóo firmó su renuncia como presidente del PPdeG, que se encuentra desde entonces en situación de interinidad a la que distintos mandatarios regionales, como el propio Baltar, piden poner fin "cuanto antes". Lo que desde el principio dejó claro el nuevo jefe de la oposición es que no materializaría su dimisión de la Xunta hasta no tener completamente atado su relevo, un objetivo que podría estar ahora más cerca que nunca. Feijóo ya pidió a los barones gallegos una lista de unidad para pacificar su relevo y evitar un cónclave conflictivo.

La tensión fue en aumento desde el momento en que el barón de Ourense decidiese desafiar el mutismo de Feijóo respecto a su sustituto en el partido que, según marcan los estatutos, debe ser también el cabeza de cartel a la Xunta en 2024. El pasado 30 de marzo, Baltar reclamó un congreso extraordinario y urgente para elegir al sucesor del partido, una petición que el nuevo jefe de la oposición avaló después de abrir la puerta a una elección a puerta cerrada, es decir, a través de la promoción de un miembro de la Junta Directiva previo acuerdo en el PPdeG.

Foto: Feijóo junto a su vicepresidente, Alfonso Rueda, este viernes en el nuevo Parlamento. (EFE)

El líder de los populares en A Coruña, Diego Calvo, avivó también el fuego exigiendo que la celebración del cónclave se celebrase sin tutelas, y que se escuchase la voz de los militantes. Tampoco obvió que su provincia debía llevarse una parte importante del pastel. "A Coruña es la provincia que más aporta. Debe tener su peso en el nuevo PP de Galicia", sugería en una entrevista en La Opnión de A Coruña. Diego Calvo ocupa desde el pasado 2 de abril un asiento en el comité de dirección de Génova al frente del Comité Electoral, lo que también le aleja de la presidencia de la Xunta. La otra incógnita es la postura de la mandataria de Lugo, Elena Candia que, por el momento, evita pronunciarse sobre la sucesión gallega.

El camino de Alfonso Rueda para situarse no solo al frente de la Xunta, sino también del PP gallego, parece estar ahora más despejado que nunca. El aval público pronunciado este martes por uno de los barones provinciales, Manuel Baltar, allana la consecución de una sucesión ordenada en Galicia, donde surgieron tensiones tan pronto como Alberto Núñez Feijóo comunicó que daría el salto a Madrid. El presidente de la Diputación de Ourense ha instado a celebrar un congreso extraordinario de forma urgente -el objetivo es que esté listo en el mes de mayo- y ha cerrado filas en torno a su homólogo de Pontevedra como el líder "más preparado" para asumir un rol protagonista no sólo en la Xunta, sino también en el PP de Galicia.

Partido Popular (PP) Alberto Núñez Feijóo