Es noticia
Menú
El PP de Feijóo plantea cambios en las Nuevas Generaciones y abre el debate sobre su futuro
  1. España
EMPIEZA LA 'ERA FEIJÓO'

El PP de Feijóo plantea cambios en las Nuevas Generaciones y abre el debate sobre su futuro

Los populares piden iniciar una "reflexión" tras el fracaso de la anterior dirección, que se llenó de perfiles que habían escalado desde la organización juvenil hasta los puestos de mando

Foto: Pablo Casado, junto a miembros de NNGG en 2019. (EFE)
Pablo Casado, junto a miembros de NNGG en 2019. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

"Toda la vida hemos tenido unas Generaciones en el PP. Pero ahora eran las Nuevas Generaciones las que tenían al PP". Los aires de cambio se han instalado en el primer partido de la oposición. Y las enmiendas que plantea Alberto Núñez Feijóo respecto a la anterior etapa tocarán también la organización juvenil, a la que pertenecen 36.000 jóvenes repartidos por toda España. Diversas fuentes del 'nuevo PP' dan por sentado que el gallego abrirá "un proceso de reflexión" para debatir su "trayectoria" y su futuro después del "fracaso" de la anterior dirección, que se llenó con una hornada de perfiles que habían escalado desde NNGG a diferentes y sucesivos puestos de mando en el PP. "Las personas que estaban al frente del partido en esta última etapa tenían un perfil político muy limitado. Su experiencia profesional se circunscribía exclusivamente a todo lo que tenía que ver con el entorno de Nuevas Generaciones, nada más", analiza una voz del partido, muy cercana al nuevo presidente nacional.

La intención es abrir un debate reposado en el seno del PP que no tiene tanto que ver con liderazgos como con el propio funcionamiento de la organización. "Hace mucho que no tiene fuerza, ni ímpetu. Antes, Nuevas Generaciones era otra cosa, los jóvenes tenían foco, ganas y mucho currículo", analiza un veterano dirigente de la organización popular. La idea que recorre los círculos más experimentados del PP, que han vuelto a ganar foco y protagonismo con el ascenso de Feijóo, es que la organización se ha convertido en un granero de jóvenes "acomodados" que esperan su oportunidad de subir puestos en la organización. "Debemos replantear su objetivo y su futuro", coincide otro cargo popular, con asiento en la nueva ejecutiva del partido.

Foto: El excoordinador de la Alcaldía en Madrid, Ángel Carromero. (EFE/JuanJo)

Tal y como publicó El Confidencial, el tsunami político que abrió el PP en canal salpicó también a Nuevas Generaciones. Las aguas comenzaron a bajar revueltas tras la caída de su jefe oficioso, Ángel Carromero, por su participación en el espionaje de Génova a Ayuso. El temor a que la nueva dirección nacional iniciase una purga interna recorría la organización juvenil y, como consecuencia, comenzaron a surgir los primeros movimientos reaccionarios contra la actual presidenta de la cantera popular, Bea Fanjul, muy cercana al exfontanero de Génova y al propio Pablo Casado. Cuando el equipo de este se desmoronaba, un comunicado crítico y anónimo comenzó a circular por redes sociales, exigiendo la cabeza de la diputada por Vizcaya por el "desprestigio" de la institución desde su llegada a la presidencia.

Pero, al menos de momento, la nueva cúpula del PP no se plantea intervenir en la estructura de Nuevas Generaciones ni tampoco forzar la salida de Bea Fanjul. La dirigente fue elegida líder de la organización hace menos de un año y cuenta con su propia guardia pretoriana en el puente de mando de las juventudes populares. Además, según señalan en el entorno de la diputada vasca, mantiene una buena relación tanto con la nueva secretaria general, Cuca Gamarra, como con el coordinador general, Elías Bendodo. Para derribarla, "tendrían que hacerle un Pablo Casado", cosa del todo improbable tras la última rebelión interna que llegó a desangrar el partido. Las fuentes consultadas aseguran, además, que Fanjul está "tranquila" y descartan que Feijóo vaya a meter mano en la estructura de las juventudes del PP.

Foto: Ángel Carromero y Pablo Casado. (EFE/Mariscal)

Los cambios que se plantean en la organización popular tienen más que ver con evitar que Nuevas Generaciones sirva únicamente como trampolín de ascenso de los jóvenes conservadores hasta el puente de mando, sin desarrollar ningún tipo de actividad profesional paralela a la propia ambición política, un análisis que se enmarca dentro de la intención de Alberto Núñez Feijóo de construir un partido donde primen la "experiencia" y la "trayectoria" y se miren antes currículos que afinidades o carnés. Las mismas fuentes señalan la percepción de que la organización está "dormida" desde hace años, por la ausencia de iniciativas para "activar" a las bases y ensancharlas.

Advierten, además, de que los "errores" que cometió la anterior dirección ponen de manifiesto los riesgos de dejar todo el poder en manos de políticos que no han conocido más experiencia que la de militar al calor de unas siglas desde la juventud, y piden cortar de raíz tal planteamiento. No en vano, Pablo Casado presidió las juventudes populares de Madrid entre 2005 y 2013 y, paso a paso, llegó a la cima del PP. Fue diputado en la Asamblea de Madrid, trabajó en el equipo de Aznar dentro de Faes y, más tarde, en 2011, obtuvo un escaño por Ávila en el Congreso de los Diputados. Cuatro años después, aterrizó en Génova como vicesecretario de Comunicación y asumió las riendas del partido en julio de 2018.

placeholder La expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre junto al entonces líder de NNGG Madrid, Pablo Casado, en un acto del PP en 2011. (EFE)
La expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre junto al entonces líder de NNGG Madrid, Pablo Casado, en un acto del PP en 2011. (EFE)

Sin embargo, Nuevas Generaciones está impreso en el ADN político del ya expresidente nacional del PP. Y lo mismo sucedía con otros miembros de la máxima confianza del dirigente, como Ana Camins, Diego Sanjuanbenito, Andrea Levy o el propio Teodoro García Egea, que también militó en la organización juvenil como vicesecretario de Formación en Murcia. Pero las fuentes consultadas apuntan al derrotado Ángel Carromero, y sus artes para configurar el bastión juvenil al servicio de Génova, como el mayor exponente de la espiral de "desprestigio" en que se había sumido Nuevas Generaciones.

El origen de Ayuso, Moreno o Bendodo

En la actual dirección de Nuevas Generaciones se revuelven ante tales críticas. Además de descartar implantar cambios en el funcionamiento de la organización, en la promoción de nuevas iniciativas o en cuanto a los estatutos —restan dos años para que se celebre un nuevo congreso en el que pueda abrirse un debate de ponencias—, en el entorno de Bea Fanjul recuerdan que no solo Pablo Casado y su equipo salieron de Nuevas Generaciones, sino muchos de los políticos mejor posicionados en la nueva etapa del PP, y tachan de "incoherentes" las críticas que recorren importantes sectores populares.

La propia Isabel Díaz Ayuso es otro exponente de esa hornada de políticos. La presidenta de la Comunidad de Madrid entabló amistad con Pablo Casado hace casi dos décadas, cuando ambos coincidieron en la organización juvenil. Se afilió al PP en 2005, y entró en Nuevas Generaciones cuando el ya expresidente de los populares lideraba la organización en Madrid.

El nuevo coordinador general del PP, entendido como número tres del partido, Elías Bendodo, sabe también lo que es medrar en política gracias al paraguas de la organización juvenil. Se afilió a Nuevas Generaciones con tan solamente 21 años, y a los 26 presidía la organización en Málaga. Desde ahí ha conseguido llegar a la dirección nacional de Génova. En aquel viaje le acompañó uno de los nombres protagonistas del 'nuevo PP': el presidente de la Junta, Juanma Moreno, que llegó incluso a liderar las Nuevas Generaciones a nivel nacional en 1997.

"Toda la vida hemos tenido unas Generaciones en el PP. Pero ahora eran las Nuevas Generaciones las que tenían al PP". Los aires de cambio se han instalado en el primer partido de la oposición. Y las enmiendas que plantea Alberto Núñez Feijóo respecto a la anterior etapa tocarán también la organización juvenil, a la que pertenecen 36.000 jóvenes repartidos por toda España. Diversas fuentes del 'nuevo PP' dan por sentado que el gallego abrirá "un proceso de reflexión" para debatir su "trayectoria" y su futuro después del "fracaso" de la anterior dirección, que se llenó con una hornada de perfiles que habían escalado desde NNGG a diferentes y sucesivos puestos de mando en el PP. "Las personas que estaban al frente del partido en esta última etapa tenían un perfil político muy limitado. Su experiencia profesional se circunscribía exclusivamente a todo lo que tenía que ver con el entorno de Nuevas Generaciones, nada más", analiza una voz del partido, muy cercana al nuevo presidente nacional.

Partido Popular (PP) Alberto Núñez Feijóo
El redactor recomienda