Es noticia
Menú
Mañueco invita a la plana mayor del PP para reforzar su investidura con Vox
  1. España
Cuenta con Ayuso, Miras y Rajoy

Mañueco invita a la plana mayor del PP para reforzar su investidura con Vox

Mañueco será investido el lunes tras un pacto 'in extremis' donde Vox logra llenar de contenido la vicepresidencia. Se tramitará una ley de concordia para no derogar la memoria histórica

Foto: El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. (EFE/Julio Muñoz)
El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. (EFE/Julio Muñoz)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Otra vez 'in extremis'. En la mañana de este martes, el PP y Vox alcanzaron un acuerdo para desbloquear la investidura del presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que se celebrará un mes después de la constitución de las Cortes el pasado 10 de marzo. Como informó ayer este periódico, los futuros socios han estado cerrando flecos hasta el último minuto. Fue el consejero de Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, el que anunció la “fumata blanca” a Mañueco, que estaba reunido con miembros de su equipo. La llamada de Vox a los negociadores del PP se produjo después de la entrevista del presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, en el programa de Carlos Alsina. Preguntado por la investidura, el gallego descargó la responsabilidad del bloqueo sobre el partido de ultraderecha. Una simple alusión a que era el presidente de la Mesa de las Cortes, Carlos Pollán, el que tenía que poner en marcha el proceso sirvió para hacer saltar las alarmas en el cuartel de Vox en Madrid.

Vox quiso redactar un anexo del pacto firmado; hubo lucha por quién repartiría la publicidad institucional: será en una comisión conjunta

Una vez que las alturas se movieron, el futuro vicepresidente, Juan García-Gallardo, telefoneó al PP para poner fecha y redactar un anexo del pacto firmado en marzo. El grueso estaba acordado desde hace dos semanas, reconocen fuentes de ambas partes, pero Vox quería cerrar las competencias del “dos” del Gobierno con especial interés en el reparto de la publicidad institucional, que finalmente se llevará a través de una comisión conjunta. La misma que evaluará el cumplimiento del programa.

Foto: El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Lavandeira)

Vox ha logrado dar más empaque al cargo de García-Gallardo, como quería. Además de ser el representante institucional en sustitución del presidente, asumirá la presidencia de la Comisión Delegada del Gobierno y de la Comisión de Simplificación Administrativa, incluyendo procedimientos ambientales; la representación suplente en el Comité de las Regiones; el Comisionado de las Víctimas del Terrorismo; la representación institucional de las relaciones de los órganos de la Administración de la comunidad con el Consejo Consultivo de Castilla y León y el Procurador del Común, así como con las fundaciones, asociaciones y colegios profesionales, según queda recogido en el comunicado conjunto. El resumen es que ostenta muchas funciones, pero ejerce poco, como siempre han querido en Vox ante el temor del desgaste que puede suponer la gestión. Ya han visto caer a Podemos y Ciudadanos tras entrar en coaliciones de Gobierno. Otro hándicap con el que se ha encontrado en su bautismo en la Administración la formación verde es la falta de personal. Ya ha anunciado que en la Consejería de Agricultura contará con un ex alto cargo de Mañueco como número dos. Vox está tanteando, según confirman fuentes populares a este medio, a varios cuadros de sus filas. “Aquí todos venimos del mismo lado”, bromean diputados regionales.

En lo que han tenido que ceder los de Abascal es en su obcecación de derogar la Ley de Memoria Histórica. A cambio, el PP ha incluido que, a partir del 30 de junio, se empezará a tramitar una ley de la concordia. Mañueco siempre ha tenido claro que había líneas rojas. Se dará trámite a la norma sobre la violencia intrafamiliar, pero los populares insisten en que la ley de violencia de género es “intocable”. Las diferencias para el PP son claras: “Violencia intrafamiliar es cuando un joven mata a sus padres por no dejarle usar la consola. Si un hombre mata a sus hijos para hacer daño a su mujer, eso es violencia machista”, matizan para cerrar el debate.

Foto: Alfonso Fernández Mañueco y (i) y Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Nacho Gallego)

Después de asumir que Vox estaba retrasando la investidura a la espera de la entronización de Feijóo, Mañueco pidió ayer que se hicieran las cosas con tranquilidad después de apurar los tiempos. El debate podría haber sido el viernes, pero finalmente se celebrará el lunes 11, en plena Semana Santa. Vox ha hecho pasar su particular vía crucis al presidente castellanoleonés, pero, si nada lo remedia, el martes de Pascua tomará posesión. Este acto tendrá una gran relevancia informativa y simbólica. Mañueco invitará a todos los presidentes autonómicos del PP y a los expresidentes. Feijóo no ha confirmado su asistencia por “problemas de agenda”, como adelantó El Confidencial. En el partido dan por hecho que no asistirá para no dar más protagonismo a Abascal. El gallego ha aterrizado marcando distancias con Vox. No se ha inmiscuido en las negociaciones y ha dado manos libres al barón de Castilla y León. Ayer se habló con Génova para comunicar que había luz verde. Ahora queda por ver quiénes de los que en privado felicitan a Mañueco y le arroparán en público. Se da por hecho que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, no fallará. También se espera al expresidente Rajoy.

Otra vez 'in extremis'. En la mañana de este martes, el PP y Vox alcanzaron un acuerdo para desbloquear la investidura del presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que se celebrará un mes después de la constitución de las Cortes el pasado 10 de marzo. Como informó ayer este periódico, los futuros socios han estado cerrando flecos hasta el último minuto. Fue el consejero de Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, el que anunció la “fumata blanca” a Mañueco, que estaba reunido con miembros de su equipo. La llamada de Vox a los negociadores del PP se produjo después de la entrevista del presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, en el programa de Carlos Alsina. Preguntado por la investidura, el gallego descargó la responsabilidad del bloqueo sobre el partido de ultraderecha. Una simple alusión a que era el presidente de la Mesa de las Cortes, Carlos Pollán, el que tenía que poner en marcha el proceso sirvió para hacer saltar las alarmas en el cuartel de Vox en Madrid.

Castilla y León Partido Popular (PP) Vox
El redactor recomienda