Es noticia
Menú
Así fue la gran deserción: solo media docena de fieles aguantaron con Casado hasta el final
  1. España
Las horas más negras para el PP

Así fue la gran deserción: solo media docena de fieles aguantaron con Casado hasta el final

Casado estuvo rodeado de un reducido grupo de colaboradores en Génova durante sus horas más negras. El goteo de dimisiones y deserciones obligó al presidente a convocar el congreso extraordinario

Foto: Casado, junto a sus más fieles colaboradores. (EFE/Víctor Lerena)
Casado, junto a sus más fieles colaboradores. (EFE/Víctor Lerena)

En apenas ocho horas el casadismo intentó cavar su última trinchera, pero perdió la batalla. Con la dimisión de Teodoro García Egea y la convocatoria del XX Congreso Nacional, el PP pasa página de una etapa de tres años y medio y cambia el rumbo hacia la 'vía Feijóó'. El partido es un clamor: el presidente de la Xunta de Galicia debe liderar la reconstrucción. El presidente sin escaño es el que concita una amplia unanimidad como el único capaz de recoser la formación.

Fue una jornada negra para el PP. Las escenas de cainismo político que vivieron este martes Pablo Casado y García Egea no serán fáciles de olvidar. Esta es la crónica de las horas más aciagas para los populares, con permiso de la moción de censura a Mariano Rajoy que los descabalgó del poder. El 22 del 2 de 2022 ya es historia política.

Almeida dimite como portavoz nacional y continúa el goteo de bajas entre afines a Casado

12:00. Estalla la primera bomba. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, acaba de llamar a Pablo Casado para anunciarle que renuncia a seguir siendo el portavoz nacional. Ya la víspera había rechazado acudir a la reunión de maitines. Quiere frenar el desgaste galopante de su figura institucional. Es el primer dirigente en saltar del barco de Génova.

12:23. La metralla alcanza el Congreso de los Diputados. Un grupo de ellos comparte un manifiesto especialmente doloroso para el presidente y su equipo. Se trata de un documento firmado por varios miembros de la dirección del grupo parlamentario en el que reclaman la dimisión del secretario general y la celebración urgente de un congreso extraordinario. Guillermo Mariscal, secretario general del grupo; Pablo Hispán, que fue jefe de gabinete de Casado; Carlos Rojas, portavoz adjunto; Adolfo Suárez Illana, secretario cuarto de la Mesa de la Cámara Baja; José Ignacio Echaniz, portavoz adjunto; Sandra Moneo, responsable de Educación, y Mario Garcés, también portavoz adjunto, entre otros, apoyan esa dura misiva contra la todavía dirección nacional. Sienta realmente mal porque fue Casado quien confió en ellos. Y es que en los estertores de su mandato el todavía presidente del PP ha visto cómo grandes apuestas personales suyas han terminado por traicionarle: la propia Isabel Díaz Ayuso, Cayetana Álvarez de Toledo o los citados diputados. Hay quien piensa que este grupo está también haciendo méritos para lograr que su sucesor los recoloque.

12:43. La primera dimisión entre los cargos orgánicos del PP se hace pública: la gallega Ana Belén Vázquez. Dirigentes y diputados que hace apenas tres días alababan al presidente, desmarcándose de él públicamente. Antes, en privado, lo había dejado Belén Hoyo, valenciana y miembro del Comité de Dirección. Todo se precipita.

13:00. Casado se va quedando sin equipo. Uno a uno, en un goteo constante, fueron abandonando el barco dirigentes de todo tipo. A esa hora todos los barones ya se han posicionado a favor de la convocatoria de un congreso extraordinario. Falta el más casadista de todos. O, mejor dicho, el más 'teodorista'. Fernando López Miras, presidente de la Región de Murcia, se suma a la gran mayoría de barones para reclamar un congreso extraordinario y abrir una nueva etapa en el PP: la 'vía Feijóo'. Se trata de un desmarque crítico para Génova, pues Miras es un hombre de máxima confianza de la dirección nacional. Todos los barones, con la salvedad de la dirigente del PP de Navarra, Ana Beltrán, que se queda junto a Casado como vicesecretaria de Organización. Será una de las pocas que se mantienen leales hasta el final.

Día de vértigo para Pablo Casado

Acorralados, se filtra que Casado y Egea buscan una salida desesperada a la crisis. Será en vano. Aunque consideran que no tienen motivos para dimitir, corre el rumor de que el presidente empieza a sopesar echarse a un lado. No se confirmará. El presidente ha pasado el día en su despacho, en Génova, rodeado de un reducido grupo de fieles pretorianos. Entre sus colaboradores más cercanos hubo de todo: quien se desmarcó de él, quien prefirió esperar acontecimientos y quien le apoyó hasta el final. Al lado de Casado estuvieron este martes fatídico Pablo Montesinos, vicesecretario de Comunicación; su jefe de gabinete, Diego Sanjuanbenito, y María Pelayo, la jefa de prensa que incorporó al partido cuando ganó las primarias. Varias fuentes tienen que negar durante las primeras horas de la tarde y en varias ocasiones que el presidente fuera a dimitir. Y se emplaza a lo que ocurra hoy en la reunión con los presidentes regionales, citados a las 20:00 en Génova 13. También están en esos momentos críticos junto al líder Pablo Cano e Isabel Gil, del equipo de colaboradores de García Egea, así como José Sánchez Arce, director de las asesorías parlamentarias.

Foto: Feijóo. (EC Diseño)

También se mantienen junto al líder Antonio González Terol, vicesecretario de Política Territorial; Elvira Rodríguez, responsable de Sectorial, y Ana Camins, senadora y secretaria general del PP de Madrid. Los inquebrantables. También estuvieron en Génova Alberto Casero, responsable de Organización, trabajando a las órdenes del presidente, y un reducido grupo de diputados, que pasaron por la sede nacional para simplemente dar un abrazo a su presidente. Pocos más quisieron mantenerse en esa reducida 'guardia de corps'.

13:30. El ambiente en el Congreso es infernal. Tras la carta de la discordia hay varios posicionamientos más que molestan en Génova. Víctor Píriz, por ejemplo. O Jaime de Olano, reconocido casadista pero también persona de confianza de Feijóo en Madrid. Cuca Gamarra, Javier Maroto y Dolors Montserrat también van posicionándose en cadena sobre la necesidad de un congreso extraordinario ante la cerrazón de Casado en Génova. Llamativos son también los posicionamientos a primera hora de la tarde de Fran Hervías, fontanero fichado de Cs por García Egea, y de Andrea Levy, también casadista hasta ayer, que anunció su dimisión ya por la tarde.

Foto: El secretario general del PP, Teodoro García Egea. (EFE/Lizón)

15:00. El equipo de Casado también decide marcar distancias de Egea durante todo el día. Hubo una ruptura evidente antes de la dimisión del secretario general, una renuncia en diferido, ya que a primera hora de la tarde Génova ya comunica al grupo parlamentario en el Congreso que no va a participar en la sesión de control de este miércoles. Se da la orden en la reunión de grupo de que Diego Movellán, portavoz de Trabajo, le sustituya. Casado y Egea ni siquiera comen juntos.

18:10. Egea cae, aunque Génova no lo confirma y él no lo hará hasta pasadas las 22:40 de la noche, en una entrevista en televisión. Casado puede resistir con esa media docena de pretorianos hasta las 18:00. En ese momento cae su fiel secretario. Su escudero. El ingeniero que le acompañó desde las primarias. Sus caminos se separan tres años y medio después. Acto seguido, Casado no tiene más remedio que cambiar el paso y anunciar la convocatoria del XX Congreso Nacional del PP que tendrá carácter extraordinario. Será en 30 días, los días 1, 2 o 3 de abril. El fin del casadismo.

En apenas ocho horas el casadismo intentó cavar su última trinchera, pero perdió la batalla. Con la dimisión de Teodoro García Egea y la convocatoria del XX Congreso Nacional, el PP pasa página de una etapa de tres años y medio y cambia el rumbo hacia la 'vía Feijóó'. El partido es un clamor: el presidente de la Xunta de Galicia debe liderar la reconstrucción. El presidente sin escaño es el que concita una amplia unanimidad como el único capaz de recoser la formación.

Pablo Casado Teodoro García Egea Partido Popular (PP)
El redactor recomienda