Es noticia
Menú
El Gobierno teme ataques de guerra híbrida por parte de Rusia contra intereses españoles
  1. España
Sánchez sigue apelando a la diplomacia

El Gobierno teme ataques de guerra híbrida por parte de Rusia contra intereses españoles

Moncloa y el CNI monitorizan ciberataques y acciones de desinformación, que ya se desarrollaron en Crimea y en Donbass en 2014, con motivo de la tensión creciente en Ucrania

Foto: Robles y la directora del CNI. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
Robles y la directora del CNI. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El Gobierno de Pedro Sánchez monitoriza acciones de guerra híbrida por parte de Rusia contra los intereses europeos y, por tanto, contra los españoles. Según explican fuentes gubernamentales, una de las mayores preocupaciones en este momento del Ejecutivo pasa por la ciberseguridad y todo lo que rodea a acciones de propaganda en internet, asuntos en los que Moscú, afirman, sabe moverse como pez en el agua. "Las guerras en este momento no son como las de antes", dicen desde el Ejecutivo, mientras que el alto representante de la UE afirmó este martes que Europa está viviendo "el momento más peligroso desde la Guerra Fría".

Moncloa no contempla, de momento, una implicación militar sobre el terreno de las Fuerzas Armadas españolas en el conflicto de Ucrania. Es la hora de la "diplomacia" y de la "disuasión", insisten. La principal amenaza, añaden, está en otro ámbito, en las llamadas "estrategias híbridas" o lo que en documentos oficiales del Ministerio de Defensa se conoce como "la guerra imprevisible". Ciberataques, acciones de denegación de servicio, explotación de brechas de seguridad, robo de datos, operaciones de información, subversión, presión económica y financiera... El CNI, explican desde el Gobierno, a través del Centro Criptológico Nacional (CCN-CERT), es el encargado de informar al Ejecutivo de las amenazas que se encuentran en este momento en plena ebullición y donde las elecciones no son ajenas.

Rusia se queja de la contribución militar española al conflicto de Ucrania

Oficialmente, el Ejecutivo se niega a situar a Rusia detrás de estos ataques. Pero sí recuerdan experiencias pasadas en las que Moscú participó. De esta forma, documentos oficiales del Ejecutivo destacan las "estrategias híbridas" que se desarrollaron en Crimea y en Donbass en 2014. El resultado es que "el Gobierno de Kiev ha sido incapaz de impedir el establecimiento de sendas repúblicas que, 'de facto' y pese a la virtual ausencia de reconocimiento internacional, constituyen una suerte de protectorados de Rusia". Otra acción de guerra híbrida prorrusa identificada por los servicios de Inteligencia occidentales tuvo lugar en la crisis de los inmigrantes irregulares que se dirigieron hacia Lituania desde Bielorrusia el pasado mes de junio.

El responsable de informar directamente a Sánchez sobre la situación en Ucrania es el general Ballesteros, un especialista en geopolítica y uno de los máximos expertos en España sobre estas amenazas híbridas. El general, que dirige el Departamento de Seguridad Nacional, explicó el pasado viernes en TVE que, en su opinión, el conflicto con Rusia está lejos de vivir una "invasión clásica". En este momento, añaden fuentes del Gobierno, "en las nuevas guerras no se pegan tiros, sino que se libran en otro terreno". El CNI se encuentra en contacto permanente con los servicios de Inteligencia europeos y estadounidenses en esta crisis.

Foto: El ministro de Exteriores, José Manuel Albares. (EFE/Lenin Nolly)

En el último 'Informe anual de Seguridad Nacional', elaborado por el departamento que dirige el general Ballesteros, el Gobierno concluye que "los principales actores híbridos, incluyendo aquellos Estados que recurren a este tipo de estrategias, continúan incrementando sus capacidades, con el objetivo de lograr beneficios económicos, acceder a capacidades tecnológicas o ganar influencia, así como para interferir en asuntos internos de terceros países, con fines de desestabilización política y social". Moncloa no menciona a Rusia ni a China en este documento, pero los servicios de Inteligencia españoles ya tienen ciertas sospechas sobre el papel de Moscú en ciberataques pasados.

"En las nuevas guerras no se pegan tiros, sino que se libran en otro terreno", afirma el Gobierno

En concreto, tal y como publicó El Confidencial, el CNI sospecha que detrás del ciberataque que padeció el 9 de marzo el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) pudo haber estado Rusia. Y podría haberlo hecho no tanto por razones técnicas, sino más bien políticas y geoestratégicas, informó Ignacio Cembrero. El organismo dependiente del Ministerio de Trabajo fue atacado con un virus del tipo 'ramsomware' que encripta archivos y bloquea ordenadores con el propósito de obtener un rescate, generalmente en criptomonedas, a cambio de restablecer su normal funcionamiento. Estos ciberataques tienen sentido contra empresas, que a veces pagan a los 'hackers', pero no contra instituciones que no pueden ceder al chantaje. El SEPE tardó días en recuperar la normalidad.

La lucha contra la desinformación

Otra amenaza híbrida es la desinformación. Lo explicaba el DSN de Ballesteros en su informe del año pasado: "A lo largo de 2020, las campañas de desinformación y propaganda en el exterior por parte de algunos Estados, particularmente en lengua española, se han incrementado. A través de diferentes medios de creación, difusión y viralización de contenidos, se han ejecutado estrategias de desinformación agresiva para tratar de desestabilizar países pertenecientes a la UE o la OTAN, mediante el desprestigio de sus Estados miembros y de las propias organizaciones internacionales, la deslegitimación y el descrédito de las instituciones y del sistema democrático y la polarización social". Los datos hablan por sí solos: entre 2017 y 2019 ha habido un incremento del 150% de campañas de desinformación. El 6 de octubre de 2020, el Consejo de Seguridad Nacional aprobó el Procedimiento de Actuación contra la Desinformación, una labor que se centraliza en Moncloa.

El Gobierno tampoco menciona a Rusia en las campañas de desinformación contra España, pero fuentes del Ejecutivo destacan la existencia de cuentas oficiales en las que Moscú trabaja con intensidad en este terreno de la información y la propaganda. Este lunes, sin ir más lejos, la cuenta oficial en Twitter de la embajada rusa en España publicaba un tuit en el que afirmaba: "Hemos propuesto la desescalada y a cambio recibimos aumento de la presencia militar de la OTAN en las fronteras de Rusia, y, como señalan los expertos, España se distingue especialmente por su deseo de contribuir".

Europa y las amenazas híbridas

En el Consejo de Exteriores celebrado este lunes en Bruselas, se habló de estas amenazas híbridas. En sus conclusiones, se podía leer que "el Consejo reafirma el enfoque unido de la UE y la fuerte cooperación y coordinación en curso con los Estados Unidos, la OTAN, Ucrania y otros países socios". Y concluían los ministros reiterando "la importancia de fortalecer aún más la resiliencia y las capacidades de respuesta de la UE y sus socios cercanos, incluso para contrarrestar los ataques cibernéticos e híbridos, la manipulación e interferencia de información extranjera, incluida la desinformación".

No es un asunto nuevo ni ajeno para España. De hecho, en la nueva Estrategia de Seguridad Nacional, el Gobierno ya prevé la elaboración de un plan concreto para responder a estas amenazas híbridas por parte de Marruecos en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

El Gobierno de Pedro Sánchez monitoriza acciones de guerra híbrida por parte de Rusia contra los intereses europeos y, por tanto, contra los españoles. Según explican fuentes gubernamentales, una de las mayores preocupaciones en este momento del Ejecutivo pasa por la ciberseguridad y todo lo que rodea a acciones de propaganda en internet, asuntos en los que Moscú, afirman, sabe moverse como pez en el agua. "Las guerras en este momento no son como las de antes", dicen desde el Ejecutivo, mientras que el alto representante de la UE afirmó este martes que Europa está viviendo "el momento más peligroso desde la Guerra Fría".

Pedro Sánchez Conflicto de Ucrania Ucrania Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Moncloa
El redactor recomienda