Es noticia
Moncloa prioriza la protección de Ceuta y Melilla en la Estrategia de Seguridad Nacional
  1. España
EL REY PRESIDE EL CONSEJO DE SEGURIDAD

Moncloa prioriza la protección de Ceuta y Melilla en la Estrategia de Seguridad Nacional

La apuesta por la autonomía estratégica de la UE y la lucha contra la desinformación son también ahora claves de la seguridad de España

Foto: Consejo de Seguridad Nacional de 2020. (EFE/Francisco Gómez)
Consejo de Seguridad Nacional de 2020. (EFE/Francisco Gómez)

La nueva Estrategia de Seguridad Nacional (ESG) extrae algunas lecciones de la pandemia e incluye, por primera vez, la lucha contra la desinformación ('fake news') y prevé la elaboración de un plan para responder a la amenaza híbrida de Marruecos, al que no nombra, en Ceuta y Melilla.

El rey Felipe VI presidirá hoy en la Zarzuela la reunión del Consejo de Seguridad Nacional que repasará la nueva Estrategia de Seguridad Nacional (ESG) que será aprobada por el Consejo de Ministros el próximo mes de diciembre. El documento ha sido a grandes rasgos consensuado con el Partido Popular, según indican fuentes asociadas a su elaboración. La ESG ha sido redactada por la Dirección General de Seguridad Nacional, que dirige el general Miguel Ángel Ballesteros, y que está integrada en Presidencia del Gobierno.

La ESG ordena la elaboración de un plan integral de seguridad para Ceuta y Melilla con múltiples líneas de actuación. Ese plan fue también anunciado, muy de pasada, en el Congreso por Iván Redondo a finales de mayo pasado, justo después de que se hubiera producido la invasión pacífica de Ceuta por más de 10.000 inmigrantes irregulares en su mayoría marroquíes. Mucho antes de esta entrada masiva, a partir de 2018, Rabat empezó ya a asfixiar económicamente a ambas ciudades con la adopción de medidas unilaterales.

Argelia cerró el 31 de octubre el gasoducto Magreb-Europa por el que llegaba a España

El objetivo del plan es proteger a las dos ciudades de las amenazas híbridas, porque sin ser pacíficas no constituyen una guerra declarada del vecino marroquí. La nueva estrategia omite, sin embargo, indicar ante qué potencia hay que salvaguardar a Ceuta y Melilla. Tampoco entra a analizar las consecuencias que el creciente enfrentamiento entre Argelia y Marruecos puede tener para España pese a que la hostilidad entre los dos vecinos pone en riesgo el abastecimiento energético de la península ibérica. Argelia cerró el 31 de octubre el gasoducto Magreb-Europa por el que llegaba a España y Portugal el grueso del gas que consumían.

La aparente preocupación por la vulnerabilidad de Ceuta y Melilla, puesta de manifiesto por el anuncio del plan, contrasta con la inacción del Gobierno español ante los frecuentes pulsos que le echan las autoridades marroquíes. El último ha sido la instalación, a principios del otoño, de una piscifactoría a menos de un kilómetro de la isla del Congreso (archipiélago de las Chafarinas), es decir, en aguas españolas. El Ejecutivo afirma desconocerlo, en las respuestas parlamentarias a la oposición, pese a la publicación de fotografías, mapas oficiales marroquíes y menciones en la prensa de Rabat.

Autonomía estratégica de Europa

La ESG hace también una apuesta por la autonomía estratégica de Europa en línea la doctrina de defensa de la Unión Europea cuyo borrador fue presentado el 10 de noviembre por Josep Borrell, jefe de la diplomacia comunitaria. La autonomía significa que “los 27” no deben depender del exterior, sobre todo de China y EEUU, para algunos suministros estratégicos como sucedió cuando se desató la pandemia a principios del año pasado.

El Consejo Europeo de octubre en Brdo pri Kranju (Eslovenia) estuvo en buena medida dedicado a ese tema. “Hemos hablado largo y tendido de cómo la UE puede reforzar su autonomía estratégica, pero es posible que cada país la plantee de una manera algo diferente”, comentó a la salida el primer ministro letón Arturs Krisjanis.

Foto: El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. (EFE)

La pandemia incitó al Gobierno español a adelantar la elaboración de una nueva ESG —la cuarta desde que ese documento vio la luz— para tener en cuenta los nuevos riesgos, según anunció Iván Redondo, entonces jefe de Gabinete del presidente Sánchez, en una comparecencia en junio de 2020 ante la Comisión Mixta Congreso-Senado de Seguridad Nacional. El cambio de Gobierno en julio y la salida de Redondo del Ejecutivo han retrasado algo la puesta a punto de la nueva estrategia.

El aspecto de la nueva ESG que más polémica suscitó fue, en el otoño de 2020, la lucha contra las 'fake news'. El Consejo de Seguridad Nacional aprobó, en octubre del año pasado, un Procedimiento de Actuación contra la Desinformación que la oposición llegó a describir como “un ministerio de la verdad” o una herramienta para ejercer la censura.

El Club Liberal Español y la editorial Confilegal recurrieron en los tribunales el procedimiento adoptado que consideraban liberticida. El Tribunal Supremo desestimó el 7 noviembre ambos recursos. El Consejo de Seguridad Nacional está facultado para “impulsar las propuestas normativas necesarias para el fortalecimiento del Sistema de Seguridad Nacional”, recalcó el Supremo.

Foto: Pedro Sánchez y Ione Belarra. (EFE)

Este procedimiento, que ha quedado ahora incorporado a la ESG, busca ante todo impedir las injerencias extranjeras malintencionadas a través de las redes sociales como las que surgieron a finales de 2017, cuando el 'procés' soberanista alcanzó su cenit en Cataluña. Tuvieron su origen en Rusia, según sospecha la inteligencia española.

Foto: Fotografías obtenidas por El Confidencial de la piscifactoría marroquí instalada en aguas de las Chafarinas.

El Consejo de Seguridad Nacional, que normalmente preside el jefe del Gobierno y no el rey, está compuesto por nueve ministros, por varios secretarios de Estado, el jefe de Estado Mayor de la Defensa, etcétera. Su función es asesorar al presidente del Gobierno. Como recuerda la nota de la Casa del Rey que anuncia su celebración, este jueves en la Zarzuela, debe mantener reuniones “como mínimo con carácter bimestral”.

El presidente Sánchez no respeta esa frecuencia como tampoco lo hizo su predecesor, Mariano Rajoy. En lo que va de año solo lo ha convocado una vez, el 9 de marzo. En los momentos más tensos de la crisis con Marruecos, en abril y mayo, Sánchez no consideró necesario reunirlo para recabar su opinión sobre las decisiones que se disponía a tomar.

Las escasas reuniones que mantiene este órgano son un síntoma, entre otros muchos, de la poca cultura de seguridad nacional que existe en España pese a los riesgos a los que se enfrenta el país en su frontera sur. En Francia, el presidente Emmanuel Macron encabeza cada semana un Consejo de Defensa y de Seguridad Nacional en el que se ha llegado a debatir no solo del terrorismo y de las tensiones geopolíticas, sino de las consecuencias de la pandemia para la seguridad del país.

Tribunal Supremo Emmanuel Macron
El redactor recomienda