El Gobierno desautoriza a Garzón por el caso de la carne y Podemos defiende a su ministro
  1. España
El PP y Lambán piden su dimisión

El Gobierno desautoriza a Garzón por el caso de la carne y Podemos defiende a su ministro

Mientras que la portavoz del Gobierno y la ministra de Educación han rechazado las declaraciones del titular de Consumo, entre las filas de Unidas Podemos salen en su defensa

Foto: El ministro de Consumo, Alberto Garzón. (EFE/García)
El ministro de Consumo, Alberto Garzón. (EFE/García)

Las miras apuntan a Alberto Garzón. Otra vez y de nuevo con la industria cárnica como motivo. Tras asegurar que "las megagranjas" de explotación intensiva contaminan y generan una carne de mala calidad para su exportación, el sector se ha volcado en su contra y la oposición pide su cese. Como en otras polémicas previas, las voces críticas no solo han llegado desde la derecha, sino también del propio Gobierno. La ministra de Educación, Pilar Alegría, ha señalado que las declaraciones se han realizado "a título personal". Ante la oleada de críticas, desde Unidas Podemos también han defendido al ministro.

"La posición del Gobierno respecto a este tema se declaró el pasado 28 de diciembre con la aprobación de la PAC con el apoyo del sector ganadero", ha expresado la titular en una entrevista en el programa Más de Uno de Onda Cero y ha insistido en que las palabras de Garzón no marcan la postura del Ejecutivo sobre las empresas cárnicas en España. Repreguntada por el presentador, Carlos Alsina, sobre si al menos Garzón no hablará en nombre del Ministerio de Consumo, la respuesta de Alegría ha sido también negativa: "No, es la posición del señor Garzón".

Horas más tarde, la ministra de Política Territorial y Portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha desautorizado también en La Sexta al ministro asegurando que sus declaraciones en la entrevista son opiniones "a título personal" y no del Gobierno, pero ha evitado pronunciarse sobre si debe dimitir o no. "Eso se lo deberá preguntar él", se ha limitado a contestar Rodríguez.

Además, dentro de las filas socialistas, Lambán salió públicamente ayer por la tarde a reclamar la salida del ministro de Consumo del Gobierno, uniéndose así a las peticiones de cese por parte del PP, a la reprobación solicitada por Ciudadanos y a las críticas de Vox. No obstante, Unidas Podemos ha salido en defensa del ministro y ha dicho coincidir con él en su opinión sobre las macrogranjas y ha cargado contra Lambán.

Apoyo de Podemos

El portavoz de Alianza Verde, el partido ecologista integrado en UP, Juantxo López de Uralde, ha señalado en su perfil de Twitter que los impactos de estas granjas en el territorio son "tremendos", algo que asegura "en Castilla y León saben muy bien" y que Unidas Podemos está denunciando. Mientras, el portavoz del partido en Galicia también ha respaldado a Garzón. "De los creadores de 'la huelga de los camioneros', que era básicamente un cierre patronal organizado por las empresas, llega ahora 'los ganaderos' contra Garzón", ha escrito.

También mostrado su apoyo la ministra Yolanda Díaz a través de Twitter, aunque sin citar al ministro Garzón. "Nuestro país debe seguir apostando por la ganadería sostenible y denunciar aquellas prácticas minoritarias que agravan la crisis climática", ha escrito.

Las palabras del ministro de Consumo en una entrevista con 'The Guardian', contrarias a las megagranjas, desencadenaron la censura desde los distintos sectores ya mencionados. En el caso del presidente aragonés, este consideró sus palabras "desgraciadas e insensatas". "Una agresión directa a una parte importante de la economía aragonesa que se esfuerza por ser competitiva y sostenible", señaló el barón del PSOE, para concluir solicitando que deje de formar parte del Consejo de Ministros: "El que las hace no puede ser ministro de España ni un día más. Es en sí mismo un insulto a la inteligencia".

No es la primera vez que el riojano —malagueño de adopción— protagoniza una polémica de este tipo. El pasado mes de julio, poco antes de la crisis de Gobierno realizada por Pedro Sánchez, el titular del ramo instó a la sociedad española a reducir el consumo de carne, generando una ola de contestación dentro del sector cárnico, de la oposición y del propio Ejecutivo. La crisis culminó con el presidente del Gobierno asegurando que "donde esté un chuletón al punto, eso es imbatible". Un desaire en rueda de prensa que se leyó entonces como una desautorización.

Está por ver si en este caso la cuestión va a más o si en esta ocasión no habrá rechazo por parte de otros compañeros de bancada, pero la oposición sí que ha salido en tromba a cargar contra él. En este caso, el asunto ha tenido una doble lectura: en clave nacional, como en la controversia de julio, pero también en términos electorales en la precampaña de Castilla y León. Fue, de hecho, el propio presidente de la región y candidato popular, Alfonso Fernández Mañueco, quien levantó primero la voz para pedir su renuncia del cargo.

Horas después, ya desde Génova, Pablo Casado no escatimó en calificativos al considerar que era "inaceptable" que el Ejecutivo "diga a la prensa extranjera que España exporta carne de mala calidad de animales maltratados". Los populares llevan meses criticando al Gobierno por su defensa de una alimentación más sostenible y equilibrada, en ocasiones llegando a impulsar contracampañas como la lanzada hace meses por el PP andaluz sobre el consumo de jamón serrano. El líder de la oposición, que ya había salido hace unas semanas a defender el sector agrario frente a los, a su juicio, ataques de Garzón y Moncloa, exigió "responsabilidad y una rectificación inmediata". Poco antes, el vicesecretario de Participación de la formación, Jaime de Olano, había exigido el cese: "Se tiene que ir a casa".

Lo cierto es que Garzón ha estado en la diana de la derecha por esta y otras cuestiones como su campaña contra el consumo de alimentos azucarados o el sexismo en los juguetes, temas que también suelen abordarse desde otras administraciones. Pero sus afirmaciones contra las macrogranjas no solo han soliviantado al PP. Ciudadanos ha pedido la reprobación del titular de Consumo mediante una proposición no de ley en el Congreso de los Diputados. Entienden los de Inés Arrimadas que ha provocado un "daño irremediable" en la reputación de las empresas. Vox, por su parte, ve en las declaraciones, realizadas al diario británico 'The Guardian' el pasado 26 de diciembre, una muestra de "odio a España". Desde la formación de Santiago Abascal creen, asimismo, que el ministro debe dejar no solo su puesto actual, sino que "no puede seguir ni un segundo más teniendo un cargo público".

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia ante los medios este jueves desde Lituania tras reunirse junto al primer ministro lituano, Gitanas Nauseda. (EFE)

La tercera fuerza nacional ha apostado en los últimos meses por identificar las campañas sobre nuevos hábitos alimentarios con las propuestas de una supuesta élite alejada de la realidad de las clases obreras, siendo este uno de los pilares de su estrategia de captar voto rural y de rentas bajas.

Las palabras del ministro

En las declaraciones en cuestión que han desatado la polvareda política, Garzón ensalza la ganadería extensiva nacional de Andalucía o Castilla y León, que sí considera "sostenible", pero arremete contra las "llamadas macrogranjas", relatando su forma de actuar. "Encuentran un pueblo en un área despoblada de España y ponen 4.000, 5.000 o 10.000 cabezas de ganado. Contaminan el suelo, contaminan el agua y exportan una carne de mala calidad de estos animales maltratados", señala. El ministro ha defendido su posicionamiento y ha visto en la respuesta del PP un intento "desesperado" por llegar a "los votos de la ultraderecha".

Más allá de la vertiente puramente política, su valoración está lejos de quedarse entre las paredes del Congreso de los Diputados. El sector también ha mostrado su malestar. La patronal Anafric ha anunciado que estudia emprender acciones legales contra él si no rectifica, la organización agraria Asaja pide que deje "sus continuos ataques al campo español", mientras el sindicato Unión de Agricultores y Ganaderos de Navarra (UAGN) solicita la dimisión, como también lo hace la entidad Unións Agrarias (UUAA).

Alberto Garzón Animales Partido Popular (PP) Maltrato animal
El redactor recomienda