El voto leonesista aspira a ser la llave de gobierno en Castilla y León
  1. España
Buscan una autonomía separada

El voto leonesista aspira a ser la llave de gobierno en Castilla y León

Sin papeleta de la España Vaciada en la provincia de León, UPL espera concentrar el voto leonesista y ser llave para la gobernabilidad si Mañueco no alcanza la mayoría absoluta

Foto: Manifestantes a favor de la autonomía leonesa. (EFE/J. Casares)
Manifestantes a favor de la autonomía leonesa. (EFE/J. Casares)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El leonesismo espera mejorar sus resultados en las elecciones anticipadas del 13 de febrero en Castilla y León. Las encuestas prevén un avance de la Unión del Pueblo Leonés (UPL), que tiene un procurador en las Cortes y estaría en condiciones de conseguir un segundo representante, lo que podría convertir a este partido en llave de la gobernabilidad para el PP de Alfonso Fernández Mañueco. Entonces tendría que elegir entre apoyarse en Vox o en los leonesistas para seguir en la Junta.

La UPL es el representante histórico del leonesismo con presencia en las Cortes de Castilla y León desde 1995. Aspira a cambiar el actual modelo territorial para que la Región Leonesa (León, Zamora y Salamanca) sea una autonomía separada de Castilla. Este partido consigue su máximo apoyo en la provincia de León, donde en las últimas elecciones autonómicas de 2019 logró un 10,20 por ciento de los votos de esa circunscripción. Ahora la formación prevé un avance, según explica el candidato de la UPL a la presidencia de la Junta, Luis Mariano Santos, a El Confidencial: "Creo que sucederá porque los ciudadanos están hartos de que las decisiones políticas en sus territorios se tomen desde oficinas de Madrid o de Valladolid. Odian el centralismo y defienden el derecho de todos los ciudadanos a desarrollar su proyecto de vida en nuestras provincias".

El partido leonesista puede ser clave para la gobernabilidad en un hemiciclo tan fragmentado. Un papel en el que se siente cómodo y que ya ha ejercido en esta décima legislatura inacabada. "El arte de la política, cuando no se tiene mayoría absoluta, está en negociar y ceder. La pregunta sería: ¿es más respetable repartirse sillones como hizo el señor Igea o es más aceptable negociar para proteger a los territorios más desfavorecidos? Yo lo tengo claro, negocio para la Región Leonesa y no por ser vicepresidente o consejero", argumenta Santos.

UPL junto con Por Ávila se convirtieron en una bisagra necesaria para el ejecutivo autonómico de PP y Cs tras la moción de censura de marzo, que originó una baja en el grupo naranja en las Cortes, dejando a Mañueco sin mayoría absoluta. Incluso se barajó la aprobación de parte de los 77 millones de euros en enmiendas parciales que presentaron al proyecto de presupuestos de la Junta para que los leonesistas se abstuvieran y permitieran que salieran adelante unas cuentas que hubieran apuntalado lo que restaba de la legislatura, que finiquitó el adelanto electoral.

El disputado voto leonesista

El adelanto electoral sorprendió a los pequeños partidos y plataformas que barajaban presentarse a las siguientes citas electorales en Castilla y León, también a los leonesistas. Durante días se mantuvo la incertidumbre sobre si las plataformas León Ruge, Nos Terra Maire y Ciudadanos del Reino de León darían esta vez el paso a las urnas. Estos tres colectivos pertenecen a la coordinadora de La España Vaciada que tendrá papeleta en las provincias de Burgos, Palencia y Salamanca con su denominación; y en Soria como Soria ¡Ya!

En León finalmente no habrá papeleta de la España Vaciada. En un comunicado, estas tres plataformas anunciaron que daban un paso atrás y cedían toda la representación leonesista a UPL. "Desde las plataformas León Ruge, Nos Terra Maire y Ciudadanos del Reino de León hemos tomado la decisión tras un largo proceso de trabajo y debate de no concurrir a los próximos comicios birregionales de León y de Castilla. Es un momento importante para la sociedad leonesa y se trata de un adelanto electoral que está generando muchas expectativas, por lo que nuestra posición actual se debe fundamentalmente a que entendemos que es lo mejor que ahora podemos hacer por esta tierra nuestra". En el caso de Ciudadanos por el Reino de León su apoyo a UPL, una vez que ellos no estarán en las urnas, es todavía más explícito: "Tras confirmar que no habrá candidaturas de la España Vaciada el 13-F en Zamora y León, Ciudadanos por el Reino de León seguirá trabajando en su seno por un futuro mejor para la Región Leonesa. También seguiremos colaborando con UPL y Compromís para llevar iniciativas a las Cortes y al Senado". Esta plataforma sentenciaba su mensaje con un contundente "ruja con fuerza cuando esté completo", que avanza la intención de convertirse en una nueva opción electoral en el futuro.

El PSOE de León tienta al leonesismo

Una vez clarificado el panorama, el votante leonesista tiene a UPL como opción principal, pero tampoco es la única. El actual PSOE de León lleva años tentando con gestos a un leonesismo más moderado y que busca encaje en el PSOE autonómico y nacional.

En León los guiños al leonesismo son movimientos rentables políticamente. Eso lo descubrió hace años el actual alcalde socialista de León, José Antonio Díez, que lleva toda la legislatura tentando a un leonesismo moderado y que busca su sitio en un proyecto socialista autonómico que jamás ha clarificado su posición al respecto. El último guiño se ha producido esta misma semana cuando desde el balcón del Ayuntamiento de León se colgaba una pancarta con el mensaje: "Por la autonomía de la Región Leonesa. Por el derecho del pueblo leonés a decidir su futuro".

Ha sido su forma de celebrar el segundo aniversario desde que el consistorio aprobara una moción a favor de la autonomía leonesa presentada por UPL y que respaldaron los ediles socialistas. Desde entonces se han aprobado mociones similares en 58 ayuntamientos leoneses que representan a más de la mitad de la población de la provincia. Este aniversario llega en un momento clave, en plena precampaña a las autonómicas del 13 de febrero.

José Antonio Díez es alcalde de León desde 2019 y sus muestras en apoyo al leonesismo han sido constantes. Considera que los ciudadanos de la Región Leonesa (León, Zamora y Salamanca) deben "seguir peleando" por su autogobierno al que dice que tienen derecho constitucional. Díez aboga por una autonomía propia para León, algo que ha causado fricciones tanto con la dirección autonómica del PSOE como con Ferraz. El secretario de los socialistas de Castilla y León, Luis Tudanca, eludió durante meses entrar en ese debate. "Estamos a otra cosa", repetía en cada convocatoria de prensa. Sin embargo, poco a poco la presión de Díez y el nicho electoral que supone atraer a la parte más moderada del leonesismo ha ido modulando su posición.

Foto: El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (2i), acompañado de los consejeros del nuevo Gobierno. (EFE/Nacho Gallego) Opinión

En el debate de la moción de censura fallida del PSOE, Tudanca reconocía la existencia de una Región Leonesa en respuesta a UPL, pero negaba el camino de la ruptura de la autonomía: "vamos a luchar juntos y entre todos contra el centralismo que ha lastrado la comunidad durante más de treinta años". En el reciente congreso autonómico del PSOE, que reeligió a Luis Tudanca como secretario general, se incluyó el debate "Región e identidades leonesas". También se decidió una hoja de ruta en el cónclave local que nombró a Javier Alfonso Cendón líder provincial de los socialistas. Aun así, la posición oficial del partido fija una propuesta de descentralización de instituciones por toda la comunidad autónoma como única forma de contentar al sector leonesista.

Después de dos años de fuertes tensiones las elecciones del 13 de febrero marcarán el primer test sobre si esta aproximación del PSOE al leonesismo supone un mayor apoyo en las urnas y logra conquistar terreno al tradicional espacio representado por UPL.

El leonesismo espera mejorar sus resultados en las elecciones anticipadas del 13 de febrero en Castilla y León. Las encuestas prevén un avance de la Unión del Pueblo Leonés (UPL), que tiene un procurador en las Cortes y estaría en condiciones de conseguir un segundo representante, lo que podría convertir a este partido en llave de la gobernabilidad para el PP de Alfonso Fernández Mañueco. Entonces tendría que elegir entre apoyarse en Vox o en los leonesistas para seguir en la Junta.

Salamanca Partido Popular (PP)
El redactor recomienda