Es noticia
Ciudadanos exige para la reforma laboral un contrato, formación y mochila austriaca
  1. España
Ya desvincularon los ERTE de la alarma

Ciudadanos exige para la reforma laboral un contrato, formación y mochila austriaca

Arrimadas se abre a negociar con Yolanda Díaz y Moncloa el real decreto-ley a cambio de avanzar en cinco puntos durante la tramitación parlamentaria. Sánchez busca sus nueve votos

Foto: Inés Arrimadas y Edmundo Bal, en el Congreso. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
Inés Arrimadas y Edmundo Bal, en el Congreso. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El Gobierno de coalición va a tener que remangarse para convalidar en el Congreso la reforma laboral y Ciudadanos está dispuesto a sentarse a negociar. El grupo parlamentario de Inés Arrimadas, confirman fuentes de la dirección naranja a El Confidencial, acepta escuchar hasta dónde está dispuesto a llegar el Ejecutivo para conseguir sus nueve apoyos. Es una vía, la de la 'geometría variable', a la que Moncloa y el PSOE no se han cerrado, pero que genera un fuerte rechazo en Unidas Podemos.

Cs tiene bajo el brazo un 'cuadernito naranja' con hasta cinco medidas para negociar la reforma laboral. En primer lugar, plantean avanzar hacia el contrato único. El real decreto-ley que se publicó este jueves en el BOE recoge, además del indefinido, dos tipos de contratos temporales: el estructural y el formativo. El primero de ellos solo podrá responder a dos causas: por circunstancias de la producción y por sustitución de otro trabajador con reserva del puesto de trabajo. Pero Cs plantea ser más ambicioso en este sentido y, al menos, caminar hacia una reducción mayor.

Foto: La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE/Luca Piergiovanni) Opinión

El partido naranja también considera que habría que dar una vuelta de tuerca al contrato de formación. En concreto, según explican, su planteamiento pasa por que el empresario vaya sustituyendo el papel que juega el Servicio Público de Empleo, el SEPE, y que la formación sea ofrecida en los centros de trabajo a cambio de incentivos a las empresas.

Apuesta por la mochila austriaca

Otra de las medidas que Cs pone encima de la mesa es la mochila austriaca, bandera del partido desde la época de Albert Rivera. Luis Garicano y Toni Roldán fueron los firmes defensores de este instrumento que el Gobierno de Pedro Sánchez llegó a contemplar en su 'Agenda del cambio', un documento de trabajo que elaboró Moncloa junto a la ministra de Economía, Nadia Calviño, con un ambicioso paquete de reformas estructurales. Pero luego llegó el Gobierno de coalición y la mochila austriaca desapareció de los planes de Sánchez y de Calviño.

Foto: Imagen de Gerd Altmann en Pixabay. Opinión

Cs plantea recuperar, al menos, el debate y avanzar hacia su implantación gradual utilizando los fondos europeos. "Es un instrumento fundamental para el futuro de los jóvenes", aseguran. También la defienden el PP y el Banco de España. Y gusta en Bruselas, aunque quedó fuera de la negociación del plan de recuperación con el Ministerio de Trabajo. Los cálculos de Cs, que tienen en cuenta que Calviño la estudió y llegó a pedir un informe 'ad hoc' a la OCDE, son que su implantación costaría 8.000 millones de euros. Yolanda Díaz y Unidas Podemos, así como los sindicatos, no quieren ni oír hablar de la mochila austriaca.

Ciudadanos también plantea, en este primer paquete de peticiones de cara a una posible negociación de la reforma laboral, mejorar los incentivos a la contratación de personas del hogar, trabajadores con discapacidad, empleados en zonas despobladas o mujeres embarazadas. Unas propuestas, denuncian los naranjas, que han sido vetadas por el Gobierno en la fase de enmiendas a los presupuestos que entran este día 1 de enero en vigor. El teletrabajo es la quinta medida que Cs propone regular de forma estable.

Foto: Entrevista a Christian Böhm. (Jesús Hellín)

Esta es la "postura de salida", afirman los de Arrimadas, que admiten que la reforma laboral que ha alumbrado el Gobierno de coalición también tiene aspectos que les gustan. "Muy bien", aseguran, los contratos por circunstancias de producción y "está muy bien" el desincentivo para la contratación temporal y rotatoria.

En Cs son conscientes, no obstante, de que la prioridad para el Gobierno son sus socios de investidura. "Nosotros no estamos deseosos de negociar y ellos tampoco", aseguran. Se remiten, por ejemplo, a la negociación del decreto de los interinos, cuando el entonces ministro de Función Pública, Miquel Iceta, les llamó 15 minutos antes. O en las conversaciones para avanzar en la Ley de Memoria Democrática, que está paralizada y en las que el Ejecutivo ha primado a ERC.

Si Yolanda Díaz o Félix Bolaños descuelgan el teléfono, no obstante, Cs responderá. Los móviles de Edmundo Bal y María Muñoz aún no han sonado. Hay que recordar que el grupo naranja ya llegó a acuerdos con el Gobierno durante las prórrogas de varios estados de alarma. Con Trabajo también negoció, por ejemplo, la desvinculación de los ERTE de la duración de los estados de alarma. Los naranjas consideran que la vicepresidenta segunda tiene "un equipazo" a nivel técnico, pero añaden que deberán superar su "muro ideológico" si quieren contar con sus apoyos para salvar el real decreto-ley.

El Gobierno de coalición va a tener que remangarse para convalidar en el Congreso la reforma laboral y Ciudadanos está dispuesto a sentarse a negociar. El grupo parlamentario de Inés Arrimadas, confirman fuentes de la dirección naranja a El Confidencial, acepta escuchar hasta dónde está dispuesto a llegar el Ejecutivo para conseguir sus nueve apoyos. Es una vía, la de la 'geometría variable', a la que Moncloa y el PSOE no se han cerrado, pero que genera un fuerte rechazo en Unidas Podemos.

Reforma laboral Banco de España ERTE Partido Popular (PP) Pedro Sánchez
El redactor recomienda