Es noticia
Menú
Sánchez saca los PGE entre serios avisos de sus socios por la reforma laboral
  1. España
Las segundas cuentas públicas

Sánchez saca los PGE entre serios avisos de sus socios por la reforma laboral

El Gobierno consigue una mayoría holgada con sus habituales apoyos. Pero ERC y EH Bildu se desmarcan del proyecto de Yolanda Díaz, que corre serio peligro. Moncloa busca a Cs

Foto: Sánchez aplaude a Montero en el Congreso. (EFE/Fernando Villar)
Sánchez aplaude a Montero en el Congreso. (EFE/Fernando Villar)

'Habemus' presupuestos para 2022. En un pleno extraordinario, motivado por una enmienda de Compromís en el Senado que aprobó a última hora el PP, el Gobierno ha conseguido sacar adelante las cuentas públicas que garantizarían a Pedro Sánchez completar la legislatura. Unos PGE que salen adelante con los mismos que llevaron al PSOE a la Moncloa en 2018 y quienes apoyaron a la coalición. ERC y EH Bildu se consolidan así en la llamada "dirección de Estado". Pero lo hacen con un serio aviso: la reforma laboral que ha aprobado este mismo martes el Consejo de Ministros corre serio peligro, ya que sus apoyos están ahora mismo en el aire. En Moncloa se han encendido las alarmas y ya miran a Ciudadanos.

ERC, PNV y Bildu han sido claves para que el Gobierno se vaya a tomar las uvas con cierta tranquilidad. En plena sexta oleada del virus, con los contagios en cifras récord y una recuperación en el aire, los habituales socios del PSOE y de Unidas Podemos han dado su apoyo definitivo al proyecto de ley a cambio de chequera. El culebrón con el catalán y la tasa Netflix, la jubilación anticipada de los 'mossos', el AVE vasco o la ampliación de la prestación económica por cuidado de menores enfermos han sido algunas de las cuestiones en las que el Gobierno ha cedido. No han sido grandes cesiones, pero sí hubo algún encontronazo que obligó a Moncloa a esforzarse.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ante el portavoz del PNV, Aitor Esteban. (EFE/Mariscal)

Los PGE ya fueron aprobados en el Congreso con 188 votos, muy por encima de los 175 que necesitaba el Gobierno. A los 155 síes que suman PSOE y Unidas Podemos hay que añadir los 13 de ERC, los seis del PNV, los cinco de EH Bildu, los cuatro del PDeCAT, los dos de Más País, el de Compromís, el de Nueva Canarias y el del PRC. El BNG se cayó del acuerdo presupuestario.

La enmienda de la discordia que venía del Senado ha sido incorporada al proyecto final por 281 votos a favor: todo el Gobierno, sus socios y el PP; 62 noes y una abstención. Fuentes gubernamentales aseguran que esta modificación, que introduce una partida de 1,6 millones para la protección de las lenguas propias, fue aprobada en la Cámara Alta porque el PP cambió su voto: había anunciado en comisión que no la apoyaría, pero más tarde, en el pleno, sí lo hizo.

"Quiero agradecer a las 15 formaciones políticas que, gracias al acuerdo y al diálogo, han hecho posible estos PGE", defendió Pedro Sánchez desde la tribuna, donde subió para cerrar el debate. El presidente del Gobierno quiso también sacar pecho del diálogo social y dio las gracias a la "conducta ejemplar" de los ciudadanos. "Los españoles y españolas han dado una lección de verdadero patriotismo", afirmó. Pidió un 2022 de buenas noticias y acabó con un "feliz año y muchas gracias".

Dos de los socios habituales del Gobierno han sido claros. "Con tanto equilibrio, quizá no sean los últimos presupuestos de la legislatura, sino de ustedes en Moncloa", espetó desde la tribuna Gabriel Rufián, portavoz de ERC. Los republicanos han defendido que "está muy bien" hablar con la patronal, pero "saben cuántas horas se han dedicado a hablar con ERC". Cero, ha respondido, "y eso siempre es un mal negocio". "A ver si entre día histórico y día histórico da tiempo a hablar con los independentistas", ha concluido.

Mertxe Aizpirúa, por su parte, puso el acento en la reforma laboral: "Solicitaremos que se tramite como proyecto de ley y, si queda tal y como está redactada en estos momentos, no contará con nuestro apoyo. No es una derogación de la reforma laboral, ni siquiera parcial, y tienen que cambiar muchas cosas para que realmente sirva en defensa de los trabajadores y trabajadoras", advirtió la portavoz de Bildu. "Se necesita una reforma laboral que de respuesta a las necesidades de los trabajadores y, lamentablemente, el acuerdo alcanzado no lo hace. Pedimos la prevalencia de los convenios autonómicos y provinciales sobre los estatales, la necesaria autorización administrativa de los ERE y despidos colectivos, la ampliación de las indemnizaciones por despido o la recuperación de los salarios de tramitación".

Pablo Casado ha hablado de unos PGE que "son la puntilla para la recuperación de los españoles" y que representan "un zoco" para los socios del Gobierno. El presidente del PP ha reclamado también al Gobierno prohibir los 'ongi etorri' a los presos de ETA y ha anunciado que los populares han reclamado al Defensor del Pueblo para garantizar las horas en castellano que marquen las resoluciones judiciales. Sobre la reforma laboral, ha asegurado que es "humo" y que, cuando él llegue a Moncloa, hará otro tipo de reforma. Ha marcado distancias con la CEOE y con Antonio Garamendi, de quien ha dicho que "respeta su autonomía".

'Habemus' presupuestos para 2022. En un pleno extraordinario, motivado por una enmienda de Compromís en el Senado que aprobó a última hora el PP, el Gobierno ha conseguido sacar adelante las cuentas públicas que garantizarían a Pedro Sánchez completar la legislatura. Unos PGE que salen adelante con los mismos que llevaron al PSOE a la Moncloa en 2018 y quienes apoyaron a la coalición. ERC y EH Bildu se consolidan así en la llamada "dirección de Estado". Pero lo hacen con un serio aviso: la reforma laboral que ha aprobado este mismo martes el Consejo de Ministros corre serio peligro, ya que sus apoyos están ahora mismo en el aire. En Moncloa se han encendido las alarmas y ya miran a Ciudadanos.

Reforma laboral Pedro Sánchez Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Mossos d'Esquadra
El redactor recomienda