Es noticia
Menú
Yolanda Díaz utilizó el Falcon para asistir a su "audiencia privada" con el Papa
  1. España
no acudió en representación del gobierno

Yolanda Díaz utilizó el Falcon para asistir a su "audiencia privada" con el Papa

Aunque Moncloa incluyó el viaje en la agenda oficial, tanto en el Gobierno como en el Vaticano remarcan el carácter privado del encuentro. No se abordaron temas de Estado. Díaz ha utilizado 8 veces el avión oficial

Foto:  La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, a su llegada al Vaticano. (EFE/Laura Serrano)
La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, a su llegada al Vaticano. (EFE/Laura Serrano)

Sábado. En torno a las 19.00, el Falcon que ha llevado a la vicepresidenta, Yolanda Díaz, a su reunión con el Papa despega del Aeropuerto de Ciampino en Roma. La agenda de Moncloa refleja este viaje de la también titular de Trabajo, pero lo cierto es que no acude en representación del Gobierno sino a una “audiencia privada”. Como publicó El Confidencial el pasado sábado, la Santa Sede ha hecho una excepción con Yolanda Díaz, que a diferencia de otras vicepresidentas como Soraya Saénz de Santamaría, María Teresa Fernández de La Vega o Carmen Calvo acudieron al Vaticano con un contenido específico. Las audiencias privadas han estado reservadas hasta este caso a jefes de Estado o de Gobierno. Sánchez visitó al Papa con su esposa en octubre de 2020.

Como miembro del Ejecutivo, Yolanda Díaz tiene derecho al uso del Falcon y parece que se ha abonado a este tipo de transporte, pese a que su viaje a Roma nada tenía que ver con las relaciones Iglesia-Estado. La vicepresidenta de Podemos hizo públicos sus desplazamientos el pasado 18 de noviembre al ser preguntada mediante el portal de Transparencia. Desde que fue encumbrada en junio tras la marcha de Pablo Iglesias, ha volado en el avión oficial en ocho ocasiones. Seis a destinos internacionales y dos a nacionales, según detalló su equipo que justificó que esos desplazamientos “siempre” estuvieron relacionados con la agenda oficial a diferencia de los polémicos viajes del presidente, Pedro Sánchez, a la boda de un cuñado o a un concierto.

Foto: La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE/Luca Piergiovanni)

En esta ocasión, como ella misma ha relatado, trató con el Papa sobre la necesidad de garantizar un “trabajo decente” y el cambio climático. En el caso de sus antecesoras los viajes a Roma tuvieron un componente de Estado. María Teresa Fernández de la Vega acudió en 2005 en plena crisis del Ejecutivo de Rodríguez Zapatero con la Conferencia Episcopal por la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Intentó sin éxito que la recibiese Benedicto XVI y acabó viéndose con el número dos, el secretario de Estado, Ángel Sodano. Soraya Sáenz de Santamaría y Carmen Calvo también acudieron por asuntos de Estado. La primera abordó con Prieto Parolin asuntos como el desafío soberanista, donde hubo mucha polémica por el papel de la Iglesia, y con motivo de los actos de canonización a los que el Gobierno de Rajoy enviaba una delegación. Carmen Calvo fue la encargada de “negociar” la exhumación de Franco del Valle de los Caídos y la polémica de la inhumación en la Catedral de La Almudena que nunca se produjo. En su hoja de trabajo en las relaciones Iglesia-Estado también figuraban las inmatriculaciones y devolución de bienes. Ninguna recibió el mismo trato que Yolanda Díaz.

En la Santa Sede, como informó este medio, han tratado el encuentro a “título privado”. De acudir en representación del Gobierno debería haberlo hecho con el actual encargado de las relaciones vaticanas el ministro de Presidencia, Félix Bolaños y no con el secretario de Estado de Empleo. La reunión fue distendida y, según fuentes vaticanas, “hubo conexión” entre el Pontífice y la ministra de Trabajo. De hecho, en Roma destacan la “relevancia” de que se hiciera pública la fotografía del encuentro que estaba reflejado en el 'Bolletino', agenda oficial del Papa. Este “gesto” desmiente las informaciones que han apuntado a que no hubo buen ambiente. Los que no están tan “entusiasmados” son los miembros del ala socialista del Consejo de Ministros que se han afanado en recalcar que la vicepresidenta fue a Roma “a título personal”. Lo que pondría en duda el uso del Falcon.

Foto: Yolanda Díaz y el papa Francisco. (EFE) Opinión

La vicepresidenta primera, Nadia Calviño, fue más allá y, preguntada por el viaje de su compañera, le quiso restar importancia con un “yo he estado dos veces con el Papa y es de lo más normal”. Si somos estrictamente rigurosos, Calviño no puede comparar sus encuentros con el Papa con la audiencia privada que sí ha tenido Díaz. La ministra de Economía no ha estado a solas con Francisco I, la de Podemos, sí. Además, la sucesora de Iglesias ha podido agasajar al Pontífice con dos regalos. El más llamativo una estola ecológica bordada por las Carmelitas Descalzas de Alcalá de Henares.

Sin embargo, el guiño verde choca con el gasto de combustible del Falcón que, según expertos en aviación, ronda los 1.500 kilos de combustible por hora. Más allá de la anécdota, la lectura política del viaje al Vaticano y su éxito estriba en que Yolanda Díaz ya no esconde que está dispuesta a erigirse en la líder de un nuevo proyecto de izquierdas más allá del PSOE y Podemos y que “ocupa y preocupa” por igual en ambas formaciones. Los socialistas tiran de sondeos internos para valorar el impacto de un previsible crecimiento de los morados con una mujer que ya ha gestionado como cabeza de cartel. En la sede morada, Ione Belarra e Irene Montero también están con el “pactómetro”, pero en este caso entre fuerzas internas.

Sábado. En torno a las 19.00, el Falcon que ha llevado a la vicepresidenta, Yolanda Díaz, a su reunión con el Papa despega del Aeropuerto de Ciampino en Roma. La agenda de Moncloa refleja este viaje de la también titular de Trabajo, pero lo cierto es que no acude en representación del Gobierno sino a una “audiencia privada”. Como publicó El Confidencial el pasado sábado, la Santa Sede ha hecho una excepción con Yolanda Díaz, que a diferencia de otras vicepresidentas como Soraya Saénz de Santamaría, María Teresa Fernández de La Vega o Carmen Calvo acudieron al Vaticano con un contenido específico. Las audiencias privadas han estado reservadas hasta este caso a jefes de Estado o de Gobierno. Sánchez visitó al Papa con su esposa en octubre de 2020.

Moncloa Cambio climático Vaticano Conferencia Episcopal Alcalá de Henares Carmen Calvo Yolanda Díaz Papa Benedicto XVI
El redactor recomienda