El Gobierno pondrá coto a los cigarrillos electrónicos ante los riesgos para la salud
  1. España
La CNMC apostó por la liberalización

El Gobierno pondrá coto a los cigarrillos electrónicos ante los riesgos para la salud

Sanidad prepara una reforma de la ley antitabaco con medidas para prohibir la venta 'online' de estos dispositivos por los "efectos nocivos" y la adicción a la nicotina que provocan

Foto: Sanidad trabaja en poner coto a los cigarrillos electrónicos. (Getty/Matt Cardy)
Sanidad trabaja en poner coto a los cigarrillos electrónicos. (Getty/Matt Cardy)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los cigarrillos electrónicos o vapeadores tendrán una legislación más restrictiva. El Gobierno considera que estos dispositivos que liberan nicotina provocan "efectos nocivos a corto plazo" en la salud de los ciudadanos y sirven, especialmente a los menores, para "iniciarse en la adicción" al tabaco. Bajo esta premisa, el Ministerio de Sanidad tiene sobre la mesa la reforma de la ley de lucha contra el tabaquismo, una norma que actualizará en los próximos meses a la que aprobó en su día el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y que tiene como objetivo un mayor control sobre las ventas de estos productos.

Cuando en 2006 el Gobierno socialista aprobó la conocida como ley antitabaco, los vapeadores no existían. Más de 15 años después, estos dispositivos que provocan un intenso humo blanco se han generalizado y se encuentran al alcance de prácticamente cualquier usuario, incluidos los menores, a través de un simple clic. Así lo reconoce el ministerio de Carolina Darias en el anteproyecto de ley en el que está trabajando: "Existe una gran disponibilidad de páginas de venta 'online' de dispositivos susceptibles de liberación de nicotina y las medidas disuasorias del acceso a menores no parecen suficientes ni efectivas". Son portales que, además, suponen un reclamo para los menores. "Disponen de características que se han mostrado atractivas para los jóvenes: productos con gran surtido de sabores, llamativas formas y colores, argumentos sobre modernidad, salud, mejora de las relaciones sociales, ahorro económico, no contaminación, precios bajos, etc.", explica el Ejecutivo en su borrador legal.

Foto: Foto: iStock

El Gobierno admite que no existe en la actualidad un control efectivo, en cuando a medidas sobre la salud, sobre estos llamados dispositivos susceptibles de liberación de nicotina (DSLN). Reconoce también Sanidad que el uso de los cigarrillos electrónicos provoca una regresión sobre los avances en la lucha contra el tabaco, ya que su uso "mina las políticas de prevención". Pueden "fomentar la experimentación e inicio en jóvenes y no fumadores, dificultan el abandono y contrarrestan la desnormalización del consumo de tabaco conseguida". Además, son aparatos que pueden incumplir la legislación en materia sanitaria, ya que se publicitan como "inocuos" y los estudios indican que no lo son.

Existen, en efecto, investigaciones que relacionan el cigarrillo electrónico con efectos nocivos sobre la salud. No son estudios puntuales, considera Sanidad. Hay algunos que concluyen que consumir nicotina con estos dispositivos aumentaría el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares o incluso llegar a sufrir un cáncer. El 'vaper' proporciona nicotina estimulante en forma de aerosol sin utilizar fuego ni tabaco, evitando así los elementos químicos y la combustión del cigarrillo convencional, pero, según los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, esto no hace que estos productos no sean nocivos para la salud.

Foto: Los cigarrillos electrónicos y las lesiones pulmonares (Reuters)

En el ensayo publicado en la revista de la Academia Estadounidense de Ciencias (PNAS) en 2019 se concluía que, según los experimentos realizados con ratones en el estudio, un prolongado periodo de tiempo expuesto al 'vaping' provocó que los roedores sufrieran daños en el ADN de las células de los pulmones, vejiga y corazón. Las conclusiones, por tanto, son que el cigarrillo electrónico tiene menos agentes cancerígenos que el humo del tabaco, pero aquellos que lo utilicen podrían tener un riesgo más elevado de padecer dicho cáncer de vejiga, pulmón y enfermedades cardiovasculares que los no fumadores.

El propio Ministerio de Sanidad ha publicado un documento titulado 'Informe sobre los cigarrillos electrónicos: situación actual, evidencia disponible y regulación', coordinado por la Dirección General de Salud Pública y fechado en 2020, en el que concluía que, pese a que "estos productos se publicitan como inocuos", "suponen un riesgo para la salud, asociado tanto al uso como a la exposición al aerosol que emiten". Añade el departamento de Darias que "a corto plazo se han hallado efectos fisiológicos adversos en las vías respiratorias similares a aquellos asociados al humo del tabaco", aunque apunta que "son necesarios más estudios para conocer los efectos a largo plazo". El informe también señala que "se han encontrado sustancias cancerígenas en líquidos y aerosol de los cigarrillos electrónicos" y que "se han descrito numerosas intoxicaciones y efectos adversos relacionados con estos". Por todo ello recomienda endurecer la regulación, equipararla a la del tabaco y regular su comercialización.

Solo venta en estancos

El Gobierno, por tanto, quiere endurecer la legislación sobre la venta de los cigarrillos electrónicos prohibiendo "la venta y suministro" de los mismos "en lugares distintos a las expendedurías de tabaco y timbre y tiendas especializadas". También se pretende vetar su adquisición a distancia, es decir, a través de internet. De lo que se trata es de poner coto a la 'barra libre' que existe en este momento en la red para, especialmente, los menores. En este momento, apunta la propia ley, existen webs que el único método de verificación de la edad que emplean es "marcar una casilla o escribir la fecha de nacimiento".

Foto: Un hombre sujeta un cigarrillo electrónico. (EFE)

La prohibición de vender cigarrillos electrónicos en lugares distintos a los estancos o establecimientos especializados va a provocar un choque con la CNMC que ya ha apostado por la liberalización de este tipo de productos para facilitar la competencia. El regulador consideró, durante la presidencia de José María Marín Quemada, que restringir a los estancos la venta de vapeadores no se ajustaría a los principios de necesidad y proporcionalidad. Pero Sanidad es contundente en su texto legal.

El Gobierno advierte en su documento sometido a consulta que estas medidas "tendrán repercusiones en el precio" de los cigarrillos electrónicos "como consecuencia de los nuevos requerimientos sobre etiquetado y presentación, hasta ahora sin regulación específica".

Los cigarrillos electrónicos o vapeadores tendrán una legislación más restrictiva. El Gobierno considera que estos dispositivos que liberan nicotina provocan "efectos nocivos a corto plazo" en la salud de los ciudadanos y sirven, especialmente a los menores, para "iniciarse en la adicción" al tabaco. Bajo esta premisa, el Ministerio de Sanidad tiene sobre la mesa la reforma de la ley de lucha contra el tabaquismo, una norma que actualizará en los próximos meses a la que aprobó en su día el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y que tiene como objetivo un mayor control sobre las ventas de estos productos.

Tabaco Ministerio de Sanidad Venta
El redactor recomienda