Menos dañino que el convencional

El cigarrillo electrónico puede dañar el corazón y provocar cáncer, según un estudio

El 'vaper' tiene menos agentes cancerígenos que el humo del tabaco, pero los que lo utilicen podrían tener un riesgo más elevado de padecer enfermedades que los no fumadores

Foto: Vapear (Pixabay)
Vapear (Pixabay)

Se les llama 'vapers' o vapeadores, y suelen tener una nube de humo blanco a su alrededor, esa misma que exhalan cada vez que dan una calada a su cigarrillo electrónico. Popularmente se cree que esta moda no es nociva para la salud, pero lo cierto es que el 'vapeo' no está exento de riesgos, al menos así lo afirma un estudio de la revista de la Academia Estadounidense de Ciencias (PNAS), liderado por el investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, Moon-Shong Tang.

El informe relaciona el cigarrillo electrónico con daños al ADN de sus consumidores, lo que aumentaría el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares o incluso llegar a padecer cáncer de pulmón o de vejiga. Según los investigadores, el ‘vaper’ proporciona nicotina estimulante en forma de aerosol sin utilizar fuego ni tabaco, evitando así los elementos químicos y la combustión del cigarrillo convencional. Sin embargo, esto no hace que este producto no sea nocivo para la salud, ya que según un ensayo realizado con ratones en el estudio, un prolongado periodo de tiempo expuesto al 'vaping' provocó que los roedores sufrieran daños en el ADN de las células de los pulmones, vejiga y corazón.

Según los expertos, el cigarrillo electrónico tiene menos agentes cancerígenos que el humo del tabaco, pero aquellos que lo utilicen podrían tener un riesgo más elevado de padecer cáncer de vejiga, pulmón y enfermedades cardiovasculares que los no fumadores.

Vapers (Pixabay)
Vapers (Pixabay)

La moda del ‘vaping’

El cigarrillo electrónico se ha extendido entre los jóvenes, es la moda del 'vaping', una costumbre que nació como alternativa al tabaco y que muchos adolescentes han incorporado como diversión. Es básicamente inhalar vapor de agua a través de un cigarrillo electrónico. Al "vapear" los usuarios aplican calor a un líquido que se evapora y que tiene apariencia de humo.

Existen dos tipos de ‘vapers’, los de tanque abierto y los de tanque cerrado. En los abiertos, el usuario puede recargar manualmente el líquido que se transforma en vapor, mientras que en los cerrados se utilizan recargas que se insertan directamente en la batería del cigarrillo electrónico.

Una mujer usando un vapeador en una tienda en Georgia, EEUU (EFE)
Una mujer usando un vapeador en una tienda en Georgia, EEUU (EFE)

Según un estudio elaborado por la consultora Euromonitor, recogido por la BBC, el número de consumidores ha aumentado significativamente en los últimos años. En 2011, seis millones de personas utilizaban el cigarrillo electrónico, mientras que en 2016 la cifra llegó a 25 millones. De hecho, los investigadores esperan que los ‘vapers’ lleguen a 55 millones en 2021.

El artículo también menciona que la mayoría de clientes compran sus ‘vapers’ en tiendas especializadas, según recoge un estudio de la consultora Ernst & Young. Asimismo, este informe también explica las causas por las que se usan estos productos. La principal razón de los encuestados para usar el cigarrillo electrónico se basa en el argumento de que el ‘vaper’ es “menos dañino que el cigarro convencional”, de hecho, según la consultora, el 49% lo usa para disminuir su afición al tabaco.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios