La derecha inicia la ola de protestas contra el Gobierno en la marcha de los policías
  1. España
Movilizaciones en los próximos meses

La derecha inicia la ola de protestas contra el Gobierno en la marcha de los policías

PP y Vox tratan de capitalizar el descontento social con el Gobierno de Pedro Sánchez, con la manifestación de policías y guardias civiles como la primera de todas las que están por venir, de los transportistas al mundo rural

Foto: Manifestación contra la Ley de Seguridad Ciudadana. (EFE/J. J. Guillén)
Manifestación contra la Ley de Seguridad Ciudadana. (EFE/J. J. Guillén)

El respaldo en bloque de la derecha a la manifestación de los policías y guardias civiles, celebrada este sábado, es solo el anticipo de la ofensiva que está por venir. La presencia en la calle será el denominador común de PP, Vox y Ciudadanos, convencidos de que conectar con el descontento social es la mejor estrategia de oposición a Pedro Sánchez. Capitalizar las protestas, inevitablemente, abrirá un nuevo frente de batalla en la carrera electoral, especialmente entre Pablo Casado y Santiago Abascal.

Los movimientos de las últimas semanas son la prueba más evidente de que las movilizaciones tendrán más peso incluso que el debate parlamentario. PP y Vox ya han dejado claro que su estrategia a corto plazo es aprovechar la inercia de estas manifestaciones, desde el mundo rural a los transportistas, siempre con un ojo en las encuestas y la necesidad de marcar su espacio y seducir a los desencantados. La convocatoria de los sindicatos policiales, que censuran de plano la reforma de la conocida como 'ley mordaza', es el pistoletazo de salida.

Foto: Isabel Díaz Ayuso en la manifestación contra la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana. (EFE/J.J. Guillén)

Hace solo unos días, Casado avanzó en Ciudad Real su apoyo sin matices al sector primario. "Vamos a estar con vosotros en la calle, es lo justo", dijo el líder de los populares en el congreso de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja), acaso condicionado con el despliegue iniciado con Vox el pasado mes de octubre, con actos simultáneos en ocho provincias andaluzas, uno de sus principales nichos de crecimiento. Acaparar el voto rural será una de las claves de las próximas elecciones, como ya indican los sondeos, pero no la única. El desencanto con la gestión de PSOE y Unidas Podemos se extiende más allá del campo y, como informó El Confidencial, el PP ya ha elaborado un plan para confrontar con Vox en un terreno que los de Abascal dominan a la perfección.

La estrategia del PP, no obstante, se basa en varias líneas de actuación. Estarán pendientes de que cada unas de las manifestaciones que se convoquen, pero lo completarán con su labor en el Congreso a través de iniciativas parlamentarias y reuniones con los sectores especialmente afectados por la pandemia.

3.074 protestas en diez meses

El número de manifestaciones en los primeros diez meses de 2021 es un indicador inequívoco. Según datos de la Delegación del Gobierno, en los primeros diez meses de 2021 hubo un total de 3.074 protestas, más de las registradas en 2019, el año anterior a la pandemia. Pero la cifra crecerá. Esta misma semana el sector del automóvil se concentró frente al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para exigir una reacción a su delicada situación en los próximos meses, lastrados por lo que consideran una "tormenta perfecta". Y tras ellos habrá más estaciones de penitencia en el particular vía crucis del Gobierno.

Los transportistas amenazan con boicotear la campaña de Navidad y mantienen la huelga convocada para los días previos a las fiestas. Con el precio del carburante en máximos históricos, el sector es un clamor contra la denominada 'euroviñeta', la reforma del sistema de peajes para transporte pesado en carretera. Y aún hay más. Los funcionarios de Justicia también se movilizaron hace una semana por el bloqueo a su subida salarial, a lo que hay que sumar elementos como el incremento exponencial de la luz y episodios estrictamente políticos como el acuerdo de presupuestos con los nacionalistas e independentistas.

Foto: El líder del PP, Pablo Casado. (EFE/Fernando Alvarado)

La última gran movilización que reunió a PP, Vox y Ciudadanos fue la celebrada en Colón el pasado mes de junio en contra de los indultos. La asistencia estuvo entonces en niveles similares a los de la concentración de las Fuerzas de Seguridad, según las cifras de la Delegación del Gobierno. Aquella protesta contra la medida de gracia del Gobierno a los condenados por el 'procés' reunió a 25.000 personas, mientras que la marcha contra la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana ha aglutinado a 20.000. Los organizadores de ambos eventos, en cambio, consideran que la asistencia ha superado con creces las 100.000 personas.

Sea como fuere, y más allá de los números, la presencia del centroderecha no es sinónimo de unidad. PP, Vox y Ciudadanos arroparon a los policías y guardias civiles pero cuidando, y mucho, que la foto del día no les pillase juntos. Las declaraciones de los diferentes líderes se hicieron en la Puerta del Sol, separados por apenas unos metros, pero nunca se juntaron. Ni antes ni después. Abascal, muy aclamado por los agentes, hizo su discurso por su lado e Inés Arrimadas por el suyo. Mención aparte merece el PP, que lo hizo por partes y completamente dividido. A primera hora intervinieron Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida y horas después, Pablo Casado, ya sin la presidenta regional y alimentando un nuevo capítulo del pulso interno por el control del partido en la región.

Ciudadanos Ministerio de Industria Transporte
El redactor recomienda