Plan Casado para llegar a Moncloa en 2023: no se harán gobiernos de coalición con Vox
  1. España
La estrategia en el centro derecha

Plan Casado para llegar a Moncloa en 2023: no se harán gobiernos de coalición con Vox

Preparado para una legislatura larga tras los Presupuestos quiere evitar que los pactos en Andalucía o las municipales y autonómicas inviertan la tendencia de las encuestas

Foto: El presidente del Partido Popular, Pablo Casado. (EFE/Casares)
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado. (EFE/Casares)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

"Con la España real". Este es el mantra que se ha instalado en la calle Génova como estrategia de trabajo de aquí a las próximas elecciones. PP, Ciudadanos y Vox se manifestaron juntos ayer contra el Gobierno y en apoyo a policías y guardias civiles por la reforma que se pretende llevar a cabo de la Ley de Seguridad Ciudadana y que según denuncian los agentes les dejan con las manos atadas frente a los delincuentes. El "otro Colón" ya circulaba por los transmisores de la izquierda y en los cuarteles generales de Podemos y PSOE. En el marco de la derecha la cita de ayer tenía una doble lectura e interpretación que se puede explicar con dos "noes": la no foto con Ayuso y la no foto con Abascal. La primera preocupa en el PP y la segunda ocupa.

En la parte de color, el debate estaba en por qué Casado y Ayuso no habían coincidido en la marcha y sellado la paz con la instantánea más buscada. Lo cierto es que la presidenta no estuvo durante todo el recorrido y que el presidente del PP se incorporó después porque venía de un acto del partido en León. Este culebrón tiene aún muchos capítulos pendientes y asumiendo el desgaste y el interés mediático, en el equipo de estrategas de Casado lo valoran como "una cuestión pequeña que genera un ruido muy grande". A los barones se les ha pedido "no echar leña" y desde que estalló se intenta con poco éxito imponer una "ley del silencio". El objetivo es que en estos asuntos todo el foco recaiga en el secretario general, Teodoro García Egea, que pese a quien pese, es el "hombre fuerte" y pieza "indiscutible" del proyecto de Casado "para el PP y para España". "Es la persona más importante para mí", reconoce el líder de la oposición en privado.

Foto: Agentes de todos los cuerpos salen a la calle contra la nueva ley mordaza

La "no" foto con Abascal tiene un recorrido mucho mayor y supone horas de despacho para marcar el camino que lleva a la Moncloa. Tras lograr Pedro Sánchez aprobar los Presupuestos con el aval de 188 diputados y once partidos, en el PP se preparan para dos años de oposición. Las encuestan les favorecen y, salvo sorpresas, el escenario sobre el que colocar los peones refleja que la partida será larga. Sánchez no tiene por ahora intención de adelantar las elecciones, aunque como señala un colaborador del presidente, "todo puede cambiar y más con Pedro". Agotar la legislatura es la primera y única opción en este momento entre los fontaneros monclovitas. La salida de Iván Redondo ha llevado a ser más conservadores y lejos quedan los planes en los que se habló de hacer coincidir generales y andaluzas en 2022 para que el presidente no cargue con la previsible debacle electoral que sufrirá el PSOE en las municipales y autonómicas de 2023.

Con este calendario sobre la mesa, en el PP hacen sus propias cábalas. Andalucía marcará el inicio del ciclo electoral tanto si hay adelanto, y los comicios son en junio, o si se logra agotar pese al bloque de Vox y se llega a octubre. La incógnita se despejará a partir de febrero cuando Juanma Moreno calibre su fuerza parlamentaria. Si las principales propuestas no logran luz verde en la Cámara andaluza se irá a las urnas. Castilla y León está también marcada en color rojo, pero aquí se puede aguantar siempre que se mantenga la actual relación con Ciudadanos y por el momento el presidente Fernández Mañueco transmite a la dirección nacional que las filas están prietas.

Andalucía marcará el inicio del ciclo electoral tanto si hay adelanto, y los comicios son en junio, o si se logra agotar pese al bloque de Vox

En esta primera cita se espera que el PP salga reforzado, pero lo más importante es que si los sondeos no fallan será el laboratorio que marque el futuro de las relaciones con el partido de Abascal. En este punto los asesores del presidente del PP lo tienen muy claro: "No habrá gobiernos con Vox". Aquí reside la esencia de cómo se articularán las relaciones del centroderecha de cara a la gobernabilidad. Tanto en Andalucía como en las municipales y autonómicas desde la dirección nacional del PP se apostará por acuerdos de investidura con Vox, apoyos en votaciones puntuales, pero no gobiernos. "Todo el partido tiene que trabajar ahora para el objetivo común que es Moncloa", aclaran cuando se les pregunta cómo manejar la posible pérdida de poder de ayuntamientos y comunidades. Para calmar los ánimos de alcaldes y presidentes la aritmética acompaña y se tira de hemeroteca. Lo que ocurrió en el Ayuntamiento de Madrid es la vara para medir y la disyuntiva donde situar a Vox: "O vota con el PP o gobierna la izquierda".

El cálculo es que si el PP gobierna con Vox antes de las generales las expectativas electorales de Casado se pueden ver truncadas. En el análisis de datos que se hace en Génova se da por recuperado el votante de Ciudadanos: "El PP siempre ha sido la casa común de todo lo que está a la derecha de la izquierda y ahora estamos en eso otra vez". En cuanto a Vox, se mide si el daño es mayor dentro o fuera y en estos momentos consideran que hay que seguir el camino de distanciamiento que abrió Casado en la moción de censura de Abascal. Los tracking internos reflejan que Vox está estancado. Es un partido "consolidado, pero no en crecimiento". En las últimas elecciones que se han celebrado, las del 4 de mayo en Madrid, Vox perdió casi un 40 por ciento de los votos en relación con las generales. Para Casado, Vox es un socio cómodo en lo económico, pero con "tic" de ultraderecha como se vio en su rechazo a participar en los actos contra la violencia machista que penalizaría a la marca del PP.

"El PP siempre ha sido la casa común de todo lo que está a la derecha de la izquierda y ahora estamos en eso otra vez"

El actual clima de crispación social contra el Gobierno es un buen medidor del camino que tomará Abascal. Desde hace meses están en el debate de si abrazar un "populismo obrerista" a lo Marie Le Pen en Francia o mantenerse en las coordenadas de un partido liberal conservador clásico. En la campaña del 4-M ya experimentaron en actos como el de Vallecas y Getafe y lograron arañar votos para mantenerse. En el PP tienen claro que "esto no es otro 15-M". No creen que las movilizaciones, en las que siempre habrá representación del partido, vayan a tumbar al Gobierno: "El 15-M venía de tres años de crisis de Zapatero y, lo más importante, hubo una canalización política de las protestas por parte de la izquierda, eso ahora no se va a dar". Casado va a echar a los suyos a la calle para apoyar las protestas de sectores como agricultores, autónomos, ganaderos, transportistas o policías y guardia civiles consciente de que, pandemia mediante, las protestas van a mantenerse en el tiempo porque, insiste, las previsiones económicas del Gobierno "no aguantan" y "los niveles de tolerancia de la gente están cercanos a tocar el límite". Pero Sánchez, no.

"Con la España real". Este es el mantra que se ha instalado en la calle Génova como estrategia de trabajo de aquí a las próximas elecciones. PP, Ciudadanos y Vox se manifestaron juntos ayer contra el Gobierno y en apoyo a policías y guardias civiles por la reforma que se pretende llevar a cabo de la Ley de Seguridad Ciudadana y que según denuncian los agentes les dejan con las manos atadas frente a los delincuentes. El "otro Colón" ya circulaba por los transmisores de la izquierda y en los cuarteles generales de Podemos y PSOE. En el marco de la derecha la cita de ayer tenía una doble lectura e interpretación que se puede explicar con dos "noes": la no foto con Ayuso y la no foto con Abascal. La primera preocupa en el PP y la segunda ocupa.

Pedro Sánchez Guardia Civil PSOE Moncloa Teodoro García Egea Partido Popular (PP)
El redactor recomienda