Es noticia
Sánchez arrastra a Calviño para que ejerza de jefa económica del PSOE en la sombra
  1. España
Contrapeso del papel de Yolanda Díaz

Sánchez arrastra a Calviño para que ejerza de jefa económica del PSOE en la sombra

La vicepresidenta se implica en Ferraz con la apuesta socialdemócrata del presidente y da un paso al frente, tras haber defendido siempre su independencia, con un nuevo discurso político

Foto: Sánchez y Calviño, en el Congreso. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
Sánchez y Calviño, en el Congreso. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Pedro Sánchez está consiguiendo que Nadia Calviño se implique de forma más contundente con el PSOE. Tras los cambios de julio, Gobierno y partido están prácticamente fusionados y eso afecta también a la responsable de la política económica, que siempre había presumido de su independencia y tecnocracia. El presidente reclamó a la vuelta del verano a la vicepresidenta primera tomar un papel protagonista no solo a la hora de configurar y defender las reformas económicas del Gobierno. También le abrió la puerta a participar con galones en el proyecto socialista y tener voz y voto en la nueva estrategia socialdemócrata enarbolada en el 40º Congreso Federal. Que se implicara con la marca, en definitiva. Calviño ha respondido y poco a poco, semana a semana, está adquiriendo un mayor grado de compromiso con Ferraz. Lo está haciendo, eso sí, con una condición: no afiliarse al partido.

Foto: yolanda-diaz-nadia-calvino-crisis-de-gobierno-pedro-sanchez
El 'ménage à trois' de Sánchez
Rubén Amón Vídeo: Patricia Seijas

29 de octubre. Sede federal del PSOE. Reunión informal convocada a iniciativa de Sánchez con la cúpula del PSOE a la que acuden también los ministros. Entre ellos, se encuentran los que no tienen carné del partido, como Calviño y José Luis Escrivá. La vicepresidenta, para sorpresa de algunos presentes, tomó la palabra durante varios minutos para exponer el estado de situación de la economía española y del plan de recuperación que da acceso a los fondos europeos. Según explican cargos presentes en la sala, Calviño desplegó una completa explicación sobre la agenda reformista que está ultimando el Gobierno para intentar que la recuperación sea los más "justa" posible. La número dos del Gobierno tiene claro que esa meta se genera creando puestos de trabajo y por eso está preparando una batería de leyes dirigidas a ese fin: la de telecomunicaciones, que llega este martes al Consejo de Ministros junto a una línea de ayudas a la digitalización por 370 millones; la de 'crea y crece', que permitirá registrar sociedades limitadas con un euro; la concursal, o la de 'startups', entre otras. Sin olvidar las complicadas reformas laboral y de pensiones. Sánchez ha dado a Calviño el mando de la hoja de ruta para salir de la crisis en el Gobierno y en el partido.

Foto: La ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. (EFE/Emilio Naranjo)

La nueva jefa económica en la sombra del PSOE (el secretario de Política Económica y Transformación Digital de Ferraz es el diputado Pedro Casares, con quien Calviño mantiene una relación fluida) emerge con este mayor grado de integración como uno de los perfiles escogidos para personificar la implementación del proyecto socialdemócrata. La vicepresidenta, afirman desde Moncloa, dispone de una "visión europeizada" de la socialdemocracia, de ahí que se haya convertido en una pieza clave en el encaje del proyecto lanzado por Sánchez en el congreso federal. "Se siente cómoda con Scholz y otros líderes europeos", añade un ministro, explicando que su nuevo papel está teniendo, en general, buena acogida en el partido, salvo excepciones.

Calviño y Díaz, dos modelos económicos

Sánchez está aprovechando el hecho de que Calviño esté asumiendo mayores responsabilidades como referente económico socialista para contraponer su perfil al de Yolanda Díaz. La vicepresidenta primera, siempre con el apoyo del jefe del Ejecutivo, ha cogido las riendas de las reformas y está marcando posición frente a la ministra de Trabajo, que ha tenido que replegar algunas posturas. Se vio con la reforma laboral, una crisis aún sin resolver, y se va a seguir viendo con los cambios que vienen, señalan desde la parte socialista del Gobierno ante dos modelos diferentes de entender la economía.

Calviño, con el apoyo de Sánchez, está marcando posición frente a Yolanda Díaz

Calviño empieza a sentirse cómoda con el nivel de confianza que le ha entregado Sánchez con el aparato del partido. Y eso es una novedad que no ha pasado desapercibida en el PSOE. También para algunos ministros, que ven en este nuevo rol un cambio respecto a la actitud que mantuvo la gallega cuando fue fichada por el presidente para formar parte de su primer Consejo de Ministros. Hay una evolución que ha llegado después de los fracasos de su breve candidatura a dirigir el FMI y de su apuesta por presidir el Eurogrupo, una pugna que perdió contra todo pronóstico, recuerdan fuentes del Ejecutivo, ya que lo lógico hubiera sido que un socialdemócrata del sur sustituyera al ministro de Economía portugués. Donohoe se llevó la votación.

Foto: Pedro Sánchez y Nadia Calviño. (EFE)

No ha sido habitual hasta ahora ver a Calviño implicada de una forma tan clara con el PSOE, y eso ha sorprendido también a veteranos del partido. En el congreso de Valencia dijo sentirse identificada con el “proyecto” que lidera Pedro Sánchez y remarcó que los socialistas pueden contar con su "compromiso" para sacar el país de la crisis. En Ferraz, en la reunión del 29-O, también habló como si de una secretaria de área más se tratara, encumbrando incluso a María Jesús Montero, con quien mantiene una relación muy engrasada. Entre ellas se definen como "hermanas mellizas". El PSOE, por su parte, le ha correspondido y por eso le entregó en el cónclave de hace un mes uno de los premios Manuel Marín que reconocen la trayectoria de miembros del partido. Ella se emocionó.

Gusta en el PSOE, pero no convence

En el PSOE también hay socialistas con pedigrí que consideran que la vicepresidenta no debería cobrar tanto protagonismo, más en vísperas de un maratón electoral donde el partido se jugará finalmente el Gobierno central. Consideran que su perfil, como defensora de la ortodoxia de Bruselas y aunque se la intente enmarcar dentro de un proyecto socialdemócrata, no es el adecuado para frenar a Yolanda Díaz. "Las bases del partido no se sienten reconocidas en Calviño", apuntan estos críticos. "La política y Calviño son como el agua y el aceite", defienden quienes creen que el peso de la gallega tiene que ser menor en un partido que ha conseguido reunificarse en torno al liderazgo de Sánchez y que está empezando a engrasar la maquinaria electoral. Nunca hubo gran sintonía con una parte del socialismo, que tras la moción de censura recibió de uñas a la ministra de Economía y llegó a acusarla de defender propuestas neoliberales, como la mochila austriaca que se contempló en la Agenda del Cambio, en 2019.

Foto: La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. (EFE) Opinión

Calviño ha participado en algún acto del PSOE en varias campañas electorales, incluidas las generales. Su compromiso con el proyecto socialista, por tanto, es claro desde hace bastante tiempo, pero ha habido una evolución que en su entorno achacan a sus más de tres años en la sala de máquinas de la política económica del Gobierno. La vinculación de la vicepresidenta primera con el socialismo, recuerdan quienes la conocen desde hace tiempo, viene de su familia. Sus abuelos fueron republicanos y hace poco un histórico dirigente le descubrió que en uno de los primeros carteles electorales del PSOE aparecía ella con ocho años agarrando una rosa en la mano. No formó parte de ninguna candidatura electoral, eso sí, y no tiene intención de hacerlo.

A pesar de no tener escaño, Calviño ha escalado posiciones a nivel político desde los cambios en el Gobierno de julio. Ahora ejerce de vicepresidenta primera y, por tanto, ha tenido que adquirir un rol más político en las sesiones de control de los miércoles en el Congreso. Ahora tiene que responder a la portavoz del PP, Cuca Gamarra, y al de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, y por tanto tiene que recurrir a argumentarios que superan la economía. En este periodo de sesiones, la número dos del Consejo de Ministros ha seguido manteniendo el mismo equipo, con la misma asesoría parlamentaria. Lo único que ha cambiado es que ahora trabaja con una perspectiva política sus respuestas desde la bancada azul.

Pedro Sánchez está consiguiendo que Nadia Calviño se implique de forma más contundente con el PSOE. Tras los cambios de julio, Gobierno y partido están prácticamente fusionados y eso afecta también a la responsable de la política económica, que siempre había presumido de su independencia y tecnocracia. El presidente reclamó a la vuelta del verano a la vicepresidenta primera tomar un papel protagonista no solo a la hora de configurar y defender las reformas económicas del Gobierno. También le abrió la puerta a participar con galones en el proyecto socialista y tener voz y voto en la nueva estrategia socialdemócrata enarbolada en el 40º Congreso Federal. Que se implicara con la marca, en definitiva. Calviño ha respondido y poco a poco, semana a semana, está adquiriendo un mayor grado de compromiso con Ferraz. Lo está haciendo, eso sí, con una condición: no afiliarse al partido.

Nadia Calviño María Jesús Montero Telecomunicaciones Eurogrupo Yolanda Díaz Pedro Sánchez Valencia
El redactor recomienda