Sánchez reivindica la socialdemocracia para dejar la crisis frente a un PP que mira a Vox
  1. España
40 CONGRESO FEDERAL PSOE

Sánchez reivindica la socialdemocracia para dejar la crisis frente a un PP que mira a Vox

El líder de los socialistas ha activado este domingo la estrategia electoral mirando a 2023 y ha querido lanzar, ante un auditorio entregado al líder, varios mensajes a los populares

Foto: El presidente del Gobierno y Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, saluda ante el Plenario en la clausura del 40 Congreso Federal. (EFE)
El presidente del Gobierno y Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, saluda ante el Plenario en la clausura del 40 Congreso Federal. (EFE)

El discurso con el que Pedro Sánchez ha cerrado el 40º Congreso Federal del PSOE ha estado atravesado por una reivindicación de la socialdemocracia como caja de herramientas para salir de la crisis generada por la pandemia. Una respuesta que ha puesto en valor frente a las políticas llevadas a cabo para combatir la anterior crisis financiera de 2008, y de ahí que haya intentado confrontar el modelo de los socialistas, que asoció al presente y al futuro, frente al de los conservadores, a quienes situó en el pasado. Para ello se apoyó en el paréntesis keynesiano de los fondos europeos, asegurando que desde las instituciones comunitarias se está "haciendo una apuesta por la socialdemocracia" tras asumir que "la anterior respuesta a la crisis fue un enorme error". "El egoísmo neoliberal y el fundamentalismo del mercado ha fracasado a la hora de proteger a la economía y los ciudadanos", concluyó en este juego de contraposiciones, al tiempo que reivindicaba su acción de gobierno, desde los ERTE al plan de vacunación.

"Cada día de este mandato que me disteis tenía un objetivo: conservar el papel de la socialdemocracia", ha presumido Sánchez. La transición ha sido radical. Rememorando que el proyecto que asumió en 2015 se encuentra en una posición muy diferente a la actual, el secretario general del PSOE ha destacado que en ese momento "se hablaba de la decadencia de la socialdemocracia, de la pasokización o del sorpasso". Hoy la situación es diferente: "En estos seis años hemos conseguido lo esencial", que el PSOE siga "vivo". "La socialdemocracia que dieron por liquidada algunos goza de una salud de hierro", ha añadido. "Somos un partido fuerte, porque está unido, y más útil para la sociedad", ha destacado en el cierre del congreso de la "unidad". Del "somos la izquierda" de hace cuatro años se ha dado paso al "avanzamos".

Foto: El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (c), franqueado por los expresidentes del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (i) y Felipe González (d) al inicio de la segunda jornada del Congreso Federal del PSOE. (EFE)

Sánchez ha activado este domingo la estrategia electoral mirando a 2023 y ha querido lanzar, ante un auditorio entregado al líder, varios mensajes al PP. El secretario general de los socialistas se ha referido a una derecha “desconcertada, acomplejada y desorientada” por la “ultraderecha” que representa Vox. Les ha equiparado, incluso, al afirmar que “el PP y la ultraderecha se niegan a modificar la expresión disminuidos del artículo 49 de la Constitución”. “Y con la misma razón que se niegan a modificar una palabra de la Constitución se niegan a cumplir el resto”, ha añadido, en referencia a la renovación del Consejo General del Poder Judicial. “Los socialistas cumplimos de la A a la Z”, ha presumido Sánchez en vísperas de que Félix Bolaños y Teodoro García Egea retomen las conversaciones tras el cónclave del PSOE.

Foto: El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (c), franqueado por los expresidentes del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (i) y Felipe González (d) al inicio de la segunda jornada del Congreso Federal del PSOE. (EFE)

El reelegido líder del PSOE considera que es Vox, a quien no ha citado en ningún momento y a quien menciona indirectamente como “la ultraderecha” que “contamina la vida política”, está arrastrando al PP hacia posicionamientos radicales, alejándole de la centralidad -esa que buscan los socialistas tras el 40 congreso federal- y llevando al principal partido de la oposición al “cuestionamiento de los pactos democráticos”. “No dirigen la crítica hacia las políticas del Gobierno”, ha lamentado ante 9.500 personas, según Ferraz, antes de afirmar que “no les basta que tengamos la victoria electoral y el apoyo del Parlamento”.

Uno de los principales objetivos de este congreso pasaba por tensionar todas las estructuras del partido de cara al ciclo electoral de 2023, con las municipales y autonómicas, primero, y las generales, después, por lo que ha querido el cónclave de la “unidad”. Las referencias al legado de Rodríguez Zapatero y de un Felipe González, con quien simbolizó su reencuentro este sábado, han sido numerosas para visibilizarlo. Se ha presentado así como la continuidad de una organización con 142 años de historia, defendiendo un proyecto frente a “otros que han cambiado mucho de identidad, presentando viejos proyectos con nuevo nombre, pero proyectos que no funcionaron en el pasado y que no van a funcionar en el futuro”. Los socialistas, se dirigió a los suyos Sánchez, “mantenemos nuestra identidad”, junto a los “valores de igualdad y libertad”.

Uno de los principales objetivos de este congreso pasaba por tensionar las estructuras del partido de cara al ciclo electoral de 2023

La socialdemocracia como oferta de certidumbre en tiempos de cambio y crisis, fijando como una garantía que “el PSOE es el partido más veterano de España y uno de los más veteranos de la UE”. “Hemos soportado muchas críticas por ser socialdemócratas y ahora nos reprochan no ser lo suficientemente socialdemócratas”, ha ironizado ante el cambio de signo de los tiempos e insistiendo en que “142 años después seguimos con el mismo nombre y los mismos ideales”. Porque según insistió, “es desde la socialdemocracia desde donde se cambia la vida de la gente” y se hace, según remarcó en contraposición a sus rivales del otro lado del tablero político, “sin gritos”.

Los fondos europeos son la principal palanca que ha citado Sánchez "para modernizar la economía y reindustrializar" el país. Pero también para que comiencen a sentirse los efectos de la recuperación económica cuando la ciudadanía acuda a las urnas en los próximos comicios. No en vano, Sánchez se ha comprometido que el maná europeo llegue "a cada uno de los territorios" para que "todos y cada uno de los territorios mecen una industria".

El presidente del Gobierno sigue mostrándose molesto -ya lo hizo en la entrevista en 'La Sexta'- con los abucheos que recibió el pasado martes en el desfile del 12 de octubre. “El mejor patriotismo se expresa en el IRPF antes que en los insultos del Día de la Fiesta Nacional, ha proclamado. Ha reclamado a Casado “respeto” y que cese esos “insultos”. También ha mencionado la palabra “mentira” justo una semana después de que el presidente del PP afirmara que España se encamina hacia la quiebra. “Nosotros los socialistas no estamos para dar caña, estamos para dar ejemplo”, ha proclamado, antes de afirmar que “nuestros adversarios nos temen”.

Foto: Pedro Sánchez durante el 40º Congreso del PSOE. (EFE)

Sánchez ha querido erigirse en la clausura del 40 congreso federal uno de los referentes de la socialdemocracia europea e, incluso, internacional. Ferraz intentó que el ganador de las elecciones en Alemania y futuro canciller, Olaf Scholz, estuviera en Valencia, pero las negociaciones para conformar gobierno se lo han impedido. Sí envió un vídeo animando al secretario general. También lo hizo Jacinda Ardern o el líder de los socialistas italianos, Enrico Letta. La sorpresa fue la aparición, también en formato audiovisual, de Lula da Silva, que alabó los avances democráticos en España y la aportación que ha tenido el PSOE.

Leyes del Gobierno y la respuesta al covid

Sánchez ha querido contraponer en su discurso la forma en la que el Gobierno de Mariano Rajoy hizo frente a la crisis económica y la forma en la que su Ejecutivo ha dado respuesta al Covid. Para el secretario general de los socialistas la anterior recesión fue “un ejercicio de inmensa insolidaridad”, una “injusticia social” y un “enorme error económico”. “Un día de marzo de 2020”, ha recordado Sánchez, el Consejo de Ministros tuvo que tomar decisiones tras “noches en blanco” y “con el pecho encogido”. Ha destacado los citados ERTE, para proteger a 3,5 millones de trabajadores, la prestación a los autónomos o las ayudas a las empresas. “Ese ejercicio se llama socialdemocracia”, ha añadido.

Recordando que los gobiernos socialistas de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, cuyos nombres han sido citados en varias ocasiones en el discurso de Sánchez, ha destacado que “ya hay un partido ecologista y feminista que se llama PSOE”.

Sánchez, que no ha querido mencionar, sin embargo, los grandes retos económicos que tiene por delante su Gobierno, como el problema de los precios de la electricidad o la reforma de las pensiones, entre otras cuestiones. sí ha anunciado que el Ejecutivo acabará con la reforma laboral, la Ley Mordaza y renovará antes de que acabe el año la Estrategia de Salud Mental. “No se hace desde 2009 y será un Gobierno socialista quien lo haga”.

Pedro Sánchez