Vox hace frente común con la ultraderecha europea en su rebelión contra Bruselas
  1. España
Parlamento Europeo

Vox hace frente común con la ultraderecha europea en su rebelión contra Bruselas

El europarlamentario Jorge Buxadé ha criticado en Estrasburgo las medidas anunciadas por Von der Leyen frente a Polonia, en la misma línea de otros apoyos a la Hungría de Orbán

Foto: Jorge Buxadé, durante una rueda de prensa. (EFE)
Jorge Buxadé, durante una rueda de prensa. (EFE)

Polonia ha puesto de manifiesto en los últimos días el abismo existente entre Bruselas y el grupo de los Veintisiete más escorado a la derecha. La confirmación está en el choque de este martes entre Ursula von der Leyen y Mateusz Morawiecki, primer ministro polaco, que a la vez alimenta dos frentes perfectamente definidos, donde los partidos españoles ya han tomado bando. Vox, como en tantas otras cosas, escenifica un discurso antisistema y se ha sumado al frente común de la ultraderecha europea contra la UE. “Es una vergüenza que esta Cámara trate con más saña a Polonia que a la tiranía comunista china o a las narcodictaduras de la Iberosfera”, espetó el europarlamentario Jorge Buxadé en Estrasburgo.

La encendida intervención de Buxadé llegó después de que Von der Leyen advirtiese en la misma Cámara a Morawiecki de que su desafío contra el ordenamiento jurídico de la UE no tiene recorrido y que tomará medidas, tras declarar inconstitucionales algunos artículos de tratados y quebrantar el pilar de que el derecho comunitario ha de primar sobre el nacional. La delegación de Vox ha hablado de una “persecución sin sentido” de la presidenta de la Comisión Europea, con un tono tan intenso como frívolo. “Hoy, los partidarios del sentido común luchamos por nuestra libertad y nuestra democracia en los campos de Polonia. Pero no ya contra acorazados soviéticos, sino contra una legión de burócratas que nos quiere robar la libertad de nuestras naciones y la primacía de nuestras constituciones”, dijo Buxadé, que reiteró que es Bruselas quien está al servicio de los Estados.

Foto: El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, habla ante la Eurocámara con Úrsula von der Leyen, la presidenta de la Comisión Europea, al fondo. (Reuters)

Las palabras del también portavoz político de la formación siguen la línea marcada anteriormente en otras cuestiones, en sintonía con otros partidos o gobiernos del mismo corte ideológico, como su apoyo al presidente húngaro, Viktor Orbán (también señalado por Europa), al que han definido como un ejemplo para España y han defendido tras su controvertida ley contra el colectivo LGTBI. Sin embargo, fuentes europarlamentarias consultadas por este diario consideran que estas alianzas son más superficiales que otra cosa y que únicamente remiten al interés por vender un titular en España sobre un tema determinado en un momento determinado. También, no obstante, al mensaje común de que los Estados miembros han de estar por encima de Bruselas, aunque unos partidos sean más extremistas que ellos en ese sentido y no defiendan las mismas cuestiones en sus países.

En julio, suscribieron la 'Declaración conjunta sobre el futuro de Europa' junto a líderes como Marine Le Pen, Orbán y el propio Salvini

Sea como fuere, la realidad es que el interés de Vox por exhibir una posición de fuerza en el exterior es evidente, aun cuando comparte alianzas con figuras como Matteo Salvini o con formaciones que defienden posturas antagónicas a las suyas, como los nacionalistas flamencos, que han mostrado varias veces sus simpatías por Carles Puigdemont. Así, el pasado mes de julio, suscribieron la 'Declaración conjunta sobre el futuro de Europa' junto a líderes como Marine Le Pen, Orbán y el propio Salvini, con el impulso de una especie de manifiesto contra “el globalismo de las élites de Bruselas” que aspira a transformar la UE. De hecho, la alusión de Buxadé a la Iberosfera no es para nada casual. Este término de nuevo cuño remite a lo que el resto del mundo conoce como Iberoamérica, el territorio en el que Vox aspira a ganar peso e influencia a través de su 'think tank', la Fundación Disenso, y la bautizada como Carta Madrid. El objetivo último, también en este caso, es confrontar con el comunismo y el ideario del Foro de São Paulo o el Grupo Pueblo, sus homólogos de la izquierda.

Esta declaración comunitaria encaja a la perfección con el contenido de la denominada Agenda España, que el partido de Santiago Abascal presentó ante miles de simpatizantes durante el macroevento de hace dos semanas en Madrid. En este acto contra la Agenda 2030, precisamente, participaron los presidentes de Hungría y Polonia y otros políticos de la misma esfera ideológica, como Giorgia Meloni, de Fratelli D’Italia, o André Ventura, de Chega (Portugal). El denominador común en todos sus discursos fue la exaltación del patriotismo y la identidad de los pueblos frente a “la amenaza de la extrema izquierda”. Patria, familia, unidad, soberanía o tradición fueron algunos de los términos que entroncaron sus intervenciones.

Foto: Kosma Zlotowski. (Parlamento Europeo)

La confrontación de Vox con la UE es clara, pero también es cierto que en ningún momento habla de una ruptura total con Bruselas, máxime cuando España será uno de los principales receptores de los fondos europeos tras la pandemia. Si bien los 'burócratas de Bruselas' ocupan una parte importante del argumentario de los de Abascal, al mismo nivel que la inmigración, la inseguridad o la unidad de España, desde el partido aseguran que no tienen ninguna intención de abandonar la UE. Se mueven en una especie de ambigüedad que les permite criticar todo cuanto representa la Europa actual, a la que acusan de algunos de los males de la España actual, y al mismo tiempo seguir en ella.

Polonia Comisión Europea Vox
El redactor recomienda