La Justicia europea retira la inmunidad a Puigdemont, Comín y Ponsatí
  1. España
NO SE PRUEBA REQUISITO DE URGENCIA

La Justicia europea retira la inmunidad a Puigdemont, Comín y Ponsatí

Con la cuestión prejudicial que tramitó el TS todavía sin responder, considera que no se pueden "ejecutar las órdenes de detención europeas" para entregarles a España

placeholder Foto: El 'expresident' Carles Puigdemont. (Reuters)
El 'expresident' Carles Puigdemont. (Reuters)

El Tribunal General de la Unión Europea (TUE) ha retirado este viernes la inmunidad parlamentaria al 'expresident' Carles Puigdemont y a los 'exconsellers' Toni Comín y Clara Ponsatí. El 9 de marzo, después de que el Tribunal Supremo tramitara los correspondientes suplicatorios, el Parlamento Europeo acordó levantarles esta especial protección de la que gozaban como eurodiputados, una decisión que consiguieron congelar tras presentar el 2 de junio una demanda ante el TUE. Ahora, mediante un auto notificado este mismo viernes, el vicepresidente del Tribunal General desestima las alegaciones de los tres líderes independentistas y confirma la retirada de su inmunidad.

"La suspensión de la ejecución puede ordenarse si la parte que la solicita demuestra que su concesión está justificada a primera vista de hecho y de Derecho ('fumus boni iuris') y que es urgente, en el sentido de que, para evitarle un perjuicio grave e irreparable, es necesario que la suspensión sea acordada y surta efectos desde antes de que se resuelva sobre el recurso principal", explican desde el TUE. "Los diputados no han conseguido demostrar que concurra el requisito de la urgencia, puesto que, en la situación actual, el perjuicio grave e irreparable que invocan no puede ser calificado de cierto o acreditado con un grado de probabilidad suficiente".

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (Reuters)

De esta manera, el TUE echa por tierra los argumentos de Puigdemont, Comín y Ponsatí, quienes alegaron ante Luxemburgo que existe “un riesgo real e inminente de que puedan ser detenidos y encarcelados con arreglo a las decisiones del Parlamento, lo que les impediría representar a los ciudadanos de la Unión durante el resto de su mandato”, y aseguraban que la vuelta de la actividad parlamentaria a la sede de Estrasburgo para los plenos les expondría a una detención en territorio francés. Con este razonamiento como telón de fondo, el TUE paralizó el levantamiento de su inmunidad el 2 de junio, decisión que ahora revoca tras analizar el fondo de la cuestión.

"A efectos del análisis del requisito de la urgencia, los diputados han adoptado la interpretación de las decisiones del Parlamento que resulta más lesiva para sus derechos", explica el TUE. "El vicepresidente del Tribunal General rechaza la argumentación basada en esta interpretación puesto que, para apreciar este requisito, únicamente procede tomar en consideración los efectos objetivos de las decisiones, determinados en función del contenido de estas". Una vez expuesta esta idea, la conclusión es clara: "Los diputados no han demostrado que pudieran ser objeto de una detención inminente".

Foto: El juez Pablo Llarena en una imagen de archivo. (EFE)

El TUE incide para ello en que "no han demostrado que su detención o la limitación de sus desplazamientos ni, con mayor razón, su entrega a las autoridades españolas y su posterior puesta en situación de detención provisional fueran previsibles con un grado de probabilidad suficiente, en particular respecto al Estado en el que residen: Bélgica". Tal y como recuerda en su auto, las autoridades belgas ya denegaron el pasado 7 de junio la ejecución de una orden de detención europea dictada contra Lluís Puig i Gordi, "que es asimismo objeto del proceso penal de que se trata y (...) no goza de inmunidad parlamentaria", con lo que el requisito de urgencia se viene abajo.

El 9 de marzo, tras lo ocurrido con Puig en Bélgica, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena trasladó además una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) para que se pronuncie sobre el alcance de las posibilidades de emisión de una orden de detención europea (ODE), así como sobre las razones para su denegación. "Habiéndose suspendido el proceso penal de que se trata mediante esta petición, la ejecución de las órdenes de detención europeas también ha sido suspendida, como ha indicado España", explica el TUE. Sin orden europea, no hay posible detención. Y sin posible detención, no hay urgencia que se sostenga.

¿Y ahora qué?

Por mucho que Puigdemont, Comín y Ponsatí ya no gocen de inmunidad, la decisión del TUE en principio no tiene efecto alguno a corto plazo. La clave pasa por que el TJUE todavía no ha respondido a la cuestión prejudicial trasladada por Llarena, con lo que las órdenes de detención europeas siguen congeladas: "Los diputados no han aportado ninguna información que permita cuestionar lo anterior, de modo que el vicepresidente del Tribunal General estima que, mientras el Tribunal de Justicia no se pronuncie en el asunto prejudicial Puig Gordi y otros, nada permite considerar que las autoridades judiciales belgas o que las autoridades de otro Estado miembro puedan ejecutar las órdenes de detención europeas dictadas contra los diputados y entregarlos a las autoridades españolas", explica el TUE.

Foto: El expresidente catalán Carles Puigdemont, en Waterloo. (EFE)

En cualquier caso, el hecho de que el TUE confirme la retirada de la inmunidad supone un varapalo para los tres eurodiputados, y más cuando Puigdemont se ha agarrado a esta especial protección en las últimas semanas ante el Tribunal de Cuentas. Según defendía recientemente, "tiene reconocida inmunidad como europarlamentario" y esta "alcanza a cualquier instancia y jurisdicción, incluido el Tribunal de Cuentas", con lo que no se le podía exigir la fianza de 1,9 millones de euros. El órgano fiscalizador no atendió este argumento, pero, tras la decisión del TUE de este viernes, el 'expresident' ya ni siquiera puede plantearlo.

Carles Puigdemont Catalán Eurodiputados Tribunal Supremo Parlamento Europeo
El redactor recomienda