Iglesias deja todo el foco a Belarra para facilitar el tránsito al nuevo Podemos
  1. España
PASO a UN LADO O CONTROL EN LA SOMBRA

Iglesias deja todo el foco a Belarra para facilitar el tránsito al nuevo Podemos

Desde el entorno del exvicepresidente aseguran que ahora y en el futuro será un militante de base. Quienes han coincidido con él sostienen que volverá a tener un papel relevante

Foto: El exvicepresidente segundo y exlíder de Podemos, Pablo Iglesias. (Dani Gago)
El exvicepresidente segundo y exlíder de Podemos, Pablo Iglesias. (Dani Gago)

Pablo Iglesias ni siquiera acudió a la ejecutiva del partido que se celebró la mañana siguiente a las elecciones madrileñas del 4-M. Desde que dimitió de todos sus cargos la misma noche electoral, al no cumplir las expectativas y asegurando que "no contribuyo a sumar", trató de llevar a la práctica este análisis apartándose de todos los focos. Ni apariciones públicas, ni asistencia a reuniones orgánicas, al menos formales, ni siquiera comentarios en redes sociales.

Tampoco estuvo presente en la cuarta asamblea ciudadana donde Ione Belarra tomó el relevo al frente de la secretaría general del partido. Más de mes y medio en el que ha querido dejar todo el foco a su sucesora y al equipo que la acompañará, para facilitar la transición, a excepción de un protagonismo indirecto por la filtración de unas fotografías con su cambio de 'look', simbólicamente ya sin coleta, publicadas por el diario 'La Vanguardia'.

Foto: La candidata a la Secretaría General de Podemos, Ione Belarra. (EFE)

Unas icónicas imágenes que, sin embargo, no hacían más que revelar su ánimo de echarse a un lado. Así lo escribía el periodista Pedro Vallín que dio la exclusiva: "Su voluntad de recuperar su actividad como docente y su posible regreso a medio plazo al periodismo crítico (...) ha supuesto también un cambio de imagen y, en cierto sentido, de la identidad pública que el exlíder de Podemos había construido (...). Así que el cambio de imagen y la renuncia a una coleta que lucía desde la adolescencia tiene también un sentido narrativo y simbólico".

Iglesias es ahora solo un militante de base, académico, supuestamente sin ínfulas de ser intelectual orgánico de Unidas Podemos, lector voraz y padre de familia. Desde su entorno así lo aseguran, mientras que tanto los críticos que se han ido apartando de Podemos o que militan en otros proyectos, así como la mayoría de quienes coincidieron con él en política desde partidos distintos se inclinan por señalar que el máximo responsable de los morados hasta el 4-M seguirá influyendo en la sombra.

Iglesias es ahora solo un militante de base, académico, supuestamente sin ínfulas de ser intelectual orgánico de UP

Sostienen estas mismas fuentes que incluso podría volver a tener un papel relevante en el futuro. "Aunque ahora él quiera apartarse, no le será tan fácil, y hablo por experiencia propia", augura un portavoz de un grupo parlamentario en el Congreso. Una tesis que refuerza porque a su entender, Belarra "todavía tiene cierta falta de experiencia".

Quienes han compartido responsabilidades orgánicas con Iglesias y ahora siguen de cerca el proceso de transición que ha iniciado Podemos rechazan esta tesis. "No conocen a Iglesias, ni mucho menos su historia política", respondía un exasesor ya cuando dimitió como vicepresidente ante la sorpresa que generó la decisión. Otros, ponen énfasis en que se situará al margen, precisamente por el modelo de bicefalia que se busca construir con Yolanda Díaz como candidata. "No tengo ninguna duda de que Yolanda Díaz no va a aceptar tutelas y tengo la convicción de que Pablo Iglesias no lo hará con ella porque no es su estilo. Sabe que eso nunca funciona y que Yolanda Díaz no lo aceptaría. Mi hipótesis es que si Iglesias pone en marcha un proceso de sucesión es para que sea una sucesión de verdad, sin tutelas", explica un exdirigente.

placeholder Pablo Iglesias ofrece un discurso en la Puerta del Sol, en 2017. (Reuters/Juan Medina)
Pablo Iglesias ofrece un discurso en la Puerta del Sol, en 2017. (Reuters/Juan Medina)

Sobre la bicefalia y la posibilidad de volver a reconstruir puentes con confluencias y antiguos aliados de lo que se denominó como el "espacio del cambio", un exdiputado explica que la salida de Iglesias "aligera mucho las opciones por su peso excesivo en casi todo". Esto es, que "diversos proyectos territoriales se podrían prefigurar como constituyentes de alguna modalidad de alianza federativa". Con todo, concluye que este debate todavía "está muy verde".

Sus más cercanos colaboradores y la mayoría de asesores sí siguen vinculados al proyecto en puestos de responsabilidad y la nueva dirección es continuista con la que tenía Iglesias, como quedó patente este viernes en el nombramiento de los principales cargos en la nueva ejecutiva: Irene Montero (Acción de Gobierno); Idoia Villanueva (Internacional y relación con otras fuerzas); Noelia Vera (Feminismos); Pablo Echenique (Portavoz parlamentario y Programa); Nacho Álvarez (Economía y nuevo proyecto de país); Sofía Castañón (Culturas; Pau Vivas (Círculos, participación y crecimiento organizativo); Jaume Asens (Derechos Humanos); Ángela Rodríguez (LGTBI); Rafa Mayoral (Horizonte republicano y profundización democrática); Tere Arévalo (Coordinación Ejecutiva); Lilith Verstrynge (Organización); Julio Rodríguez (Paz y Seguridad); Irene de Miguel (Horizonte verde y revitalización del medio rural); Alejandra Jacinto (Derecho a la vivienda); Alba González (Cuidados y corresponsabilidad); Javier Sánchez (Educación, Ciencia e investigación); Juanma del Olmo (Director de la Escuela de comunicación); Txema Guijarro (Análisis electoral); Pilar Garrido (Plurinacionalidad); Pablo Fernández (Portavoz del partido); Isa Serra (Portavoz del partido y Secretaría de Discurso y formación).

Foto: El ministro de Transporte, José Luis Ábalos (c), junto con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (i), a su llegada al Congreso este miércoles. (EFE)

Al menos de momento, Iglesias se ha convertido en un militante de base. Así lo han podido comprobar los simpatizantes que suelen acudir a la sede social del partido de La Morada de Arganzuela, donde se ha dejado ver el exvicepresidente. Incluso se ha atrevido a hacer prácticas de camarero sirviendo a algunos de ellos. Desde su entorno, insisten en que está al margen del proceso de transición en Podemos y que desde que dejó sus cargos está tratando de disfrutar del tiempo libre, leyendo mucho y aprovechando para estar el mayor tiempo posible con sus hijos, a quienes sigue llevando casi a diario a la guardería del Congreso.

De cara al futuro inmediato, pretende cambiar el traje de político por el de politólogo con las clases en la universidad o las conferencias. No quiere ser el jarrón chino en la izquierda española. Aunque defiende que la política también se hace desde los medios de comunicación, y en esta línea ya apuntó en su momento que le gustaría volver a ejercer el "periodismo crítico".

Pablo Iglesias ni siquiera acudió a la ejecutiva del partido que se celebró la mañana siguiente a las elecciones madrileñas del 4-M. Desde que dimitió de todos sus cargos la misma noche electoral, al no cumplir las expectativas y asegurando que "no contribuyo a sumar", trató de llevar a la práctica este análisis apartándose de todos los focos. Ni apariciones públicas, ni asistencia a reuniones orgánicas, al menos formales, ni siquiera comentarios en redes sociales.

Ione Belarra Pablo Iglesias
El redactor recomienda