Belarra asume el mando de Podemos para un cambio de fase exprés y a la espera de Díaz
  1. España
CUARTA ASAMBLEA DE PODEMOS

Belarra asume el mando de Podemos para un cambio de fase exprés y a la espera de Díaz

La formación morada busca recuperarse del 'shock' tras el 4-M y la salida de Iglesias para abrir una etapa en la que mantenerse como "nave nodriza" del espacio alternativo al PSOE

placeholder Foto: Ione Belarra, tras asumir la secretaría general de Podemos. (EFE)
Ione Belarra, tras asumir la secretaría general de Podemos. (EFE)

Sin sorpresas y en una asamblea exprés, de transición y con aroma a trámite obligado, Ione Belarra asumió este domingo en la cuarta asamblea ciudadana de Podemos el mandato para liderar el partido tras la dimisión de Pablo Iglesias de todos sus cargos el pasado 4-M. Su candidatura a la secretaría general fue ratificada por el 88,7% de los votos válidos y el 85,6% del total, cosechando 45.753 papeletas. Sus rivales obtuvieron un respaldo testimonial. El crítico Fernando Barredo obtuvo 3.106 sufragios, mientras que el tercer candidato, Esteban Tettamanti, sumó 2.730.

La formación morada arranca una nueva fase. Se pretende cerrar cuanto antes una etapa y poner en marcha la maquinaria para convertirse en la "nave nodriza" del espacio a la izquierda del PSOE. Hacer del partido la plataforma electoral de Yolanda Díaz, quien mantiene formalmente la incógnita sobre si asumirá la candidatura en las siguientes elecciones generales. En los próximos días, se convocará un consejo ciudadano estatal, ya bajo la dirección de Belarra, para nombrar a su ejecutiva y comenzar a engrasar la organización para los retos pendientes.

Un liderazgo "coral y feminista", al servicio de la hipotética candidatura de la vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, quien no milita en Podemos, pero que es el principal referente del espacio que agrega a IU, En Comú Podem, el PCE y Galicia en Común. La lista de nombres que la acompañará en esta nueva fase es continuista: Irene Montero, Noelia Vera, Isabel Serra, Rafael Mayoral, Idoia Villanueva, Pablo Echenique, Pablo Fernández, Sofía Fernández Castañón, Nacho Álvarez, Lilith Verstrynge o Jaume Asens, y con las pocas novedades de Alejandra Jacinto y Serigne Mbaye.

"Hoy, en la foto de Colón, vuelve a estar la extrema derecha y eso es muy grave"

Sin demasiadas pistas sobre su hoja de ruta, se da por hecho también que no habrá cambios respecto a la relación con el PSOE y la presencia en el Gobierno de coalición. Tampoco se puso demasiado énfasis en la necesidad de reconstruir los puentes con el resto de actores que han ido abandonando este espacio. En el discurso tras asumir el cargo, Belarra se limitó a poner en valor las "conquistas" en el seno del Gobierno de coalición, a lanzar un mensaje de optimismo a una militancia contagiada por el desgaste, las heridas del 4-M sin supurar y la sensación de incertidumbre, así como a atacar a la oposición. Esto último, poniendo el foco en la foto de Colón, ocupó una buena parte de su intervención.

Belarra llamó a los suyos a "construir un nuevo país frente al odio de Colón". La manifestación contra los indultos, que discurría por el centro de Madrid al mismo tiempo que se celebraba la cuarta asamblea de los morados, fue calificada por la recién elegida secretaria general morada como algo muy grave, porque "hoy, en la foto de Colón, vuelve a estar la extrema derecha y eso es muy grave. Porque nos toca afrontar estos retos de país en un contexto de normalización e impulso de la extrema derecha que torpedea los cimientos de nuestra democracia. Pero quiero ser también clara con una cosa: no se nos puede olvidar que el auge de la extrema derecha es la respuesta de los poderes más profundos de este país al avance democrático que lleva 10 años en marcha".

La también ministra de Derechos Sociales ha acusado a "las derechas" de "volver a petrificarse hoy de nuevo en una foto en blanco y negro en la plaza de Colón. El odio y el enfrentamiento, la corrupción y la defensa de sus privilegios son la única forma de hacer política que conocen". "España no se merece esta oposición", añadió. En referencia directa al jefe de la oposición, Pablo Casado, ha criticado que "en vez de rendir cuentas ante la ciudadanía por dirigir un partido político que, como acreditan los jueces, durante décadas ha actuado como una organización criminal, se dedique a ir a la plaza de Colón a extender el odio y el enfrentamiento entre los pueblos de España". "Señor Casado", interpeló, "es imposible que usted tape la corrupción del Partido Popular por muy grande que sea la bandera que lleve o la plaza a la que vaya. La gente no es tonta y a nadie se le olvida que usted es presidente del PP gracias a los votos de María Dolores de Cospedal".

placeholder IV Asamblea de Podemos. (EFE)
IV Asamblea de Podemos. (EFE)

Sin la presencia del secretario general saliente y fundador del partido, Pablo Iglesias, que ha tratado de no opacar a Belarra y dejarle así todo el foco, esta ha reconocido que "sin Pablo Iglesias Podemos no existiría", aunque ha remarcado que ahora la formación entra en una nueva etapa. Los retos a los que se enfrenta no son menores, tanto organizativos como políticos. Algunos, como la implantación de una bicefalia, autoimpuestos; otros sobrevenidos, como la necesidad de recuperar impulso electoral y tratar de seguir siendo el actor hegemónico en el espacio a la izquierda del PSOE. La marcha de Iglesias, tras siete años de hiperliderazgo y un modelo de organización más centralizado de lo que les hubiese gustado a muchos líderes territoriales, deja un innegable vacío político y de liderazgo.

Lo más inmediato que deberá hacer el nuevo equipo de dirección será redefinir sus prioridades políticas y estratégicas. Qué relación se quiere tener con el PSOE y qué papel jugar en el Gobierno como socio minoritario. Reevaluar o no el programa de coalición en función de los fondos europeos o sus plazos. Retos políticos que se complementarían no solo con los cambios en las distintas áreas de dirección internas, sino también en el grupo parlamentario, ya sea de nombres o de estrategias.

A medio plazo, el principal reto político pasa por ensanchar el espacio y tender puentes para reunificar todos los sectores que, escisión tras escisión, se han ido quedando por el camino hasta conformar un archipiélago de formaciones y plataformas o, lo que es peor, desencantados. Reunificar el espacio y, se sobreentiende, manteniéndose Podemos como el actor hegemónico de este. Mensajes que han estado presentes en los vídeos grabados con que saludaron la asamblea de los morados líderes de otros espacios, como Ada Colau (Catalunya en Comú), Mònica Oltra (Compromís) o la propia Yolanda Díaz, para quien "comienza una nueva etapa" que ahora tocaría asumir "juntas y con más gentes" para construir "un nuevo contrato social".

Ione Belarra Unidas Podemos
El redactor recomienda