La Guardia Civil: hay “un número relevante” de CDR capaces de hacer “sabotajes violentos”
  1. España
Informes remitidos al juez

La Guardia Civil: hay “un número relevante” de CDR capaces de hacer “sabotajes violentos”

“Cualquier grupo terrorista de la historia ha comenzado cometiendo un primer atentado”, dice el último documento sobre los independentistas radicales detenidos en 2019

placeholder Foto: Concentración convocada por los CDR con motivo del tercer aniversario del 1-O.
Concentración convocada por los CDR con motivo del tercer aniversario del 1-O.

“Cualquier grupo terrorista de la historia ha comenzado cometiendo un primer atentado”. La Guardia Civil incluye esta frase en el extenso informe remitido hace apenas unas semanas a la Audiencia Nacional con el que trata de aunar sus pesquisas en torno a una facción violenta de los CDR desarticulada en 2019. Los investigadores se ratifican en sostener el carácter terrorista de este grupo y aportan novedades como las búsquedas que realizaron sobre políticos como el líder del PP, Pablo Casado, para "una posible acción". Pero, además, el instituto armado avisa de que hay “un número relevante” de comités con capacidad de hacer “sabotajes violentos”.

“Se tiene constancia de que, a finales del 2018, existían alrededor de 200 CDR, que las características de todos los CDR no eran necesariamente las mismas aun cuando todos comparten objetivos. Así, de las investigaciones que se realizan sobre esas organizaciones, a fecha de hoy, un número relevante de estos CDR dispondrían de capacidad para ejecutar y materializar acciones de sabotaje de carácter violento, que conllevaran un gran impacto, con riesgo real para la integridad de las personas”, dice el informe de 103 folios al que ha tenido acceso El Confidencial.

Foto: Agentes de la Guardia Civil, en la operación del 23 de septiembre de 2019. (EFE)
Los CDR detenidos formaban una "organización terrorista" y planeaban un ataque contra Casado
José María Olmo Beatriz Parera Alejandro Requeijo Pablo Gabilondo

La Guardia Civil emplea buena parte del documento —con fecha del 20 de mayo— a detallar los componentes explosivos con que contaba el grupo, que formaba parte de una escisión violenta organizada bajo las siglas de ERT (equipo de respuesta táctica). Advierten de que para acceder a estos materiales contaron con la colaboración de “empresarios e industriales”. Se centraron en investigar este punto “por la gravedad de las consecuencias de la fabricación” y el riesgo de un “posible accidente, como en el caso de la explosión de la casa de Alcanar durante la fabricación de TATP” por parte de una célula yihadista que perpetró los atentados en Barcelona y Cambrils.

Relación de material explosivo

No se trataba solo de la termita, el primero de los explosivos con que se les vinculó. El extenso informe, que precede al cierre del procedimiento y a la acusación que contra ellos formule la Fiscalía, asegura que tenían capacidad para fabricar muchos otros, del tipo de los "rompedores" como el hexógeno, el nitrato amónico, la tetralita, la nitrocelulosa y la cloratita. También otros dispositivos de menor capacidad de destrucción, como mezclas de ácido sulfúrico para su empleo en sabotajes, granadas de humo y gas pimienta o artefactos tipo 'Mac Gyver'. "Sin lugar a dudas, estaban destinados a un uso ilícito en el contexto de las acciones planificadas de cara a coadyuvar a la declaración de la independencia catalana", indica el instituto armado.

Los investigadores basan esa capacidad en tres indicios: preparación mediante el estudio, compra de material y ensayo en laboratorios

Los investigadores basan esa capacidad en tres indicios: preparación mediante el estudio, compra de material y ensayo en dos laboratorios domésticos. Por una parte, el grupo analizó y estudió todo tipo de manuales, documentación y vídeos, con el fin de prepararse. En los registros, se localizó información detallada sobre el formaldehído, el ácido nítrico o reacciones químicas. Varias imágenes de estructuras moleculares de sustancias potencialmente explosivas, un vídeo tutorial sobre cómo realizar permanganato de potasio, información sobre equipos de protección respiratoria frente al riesgo químico... Hallaron datos anotados sobre otros compuestos, incluso explosivos plásticos. "Tenían un remarcado interés por adquirir conocimientos prácticos sobre reacciones que afecten al hierro, tales como el óxido de hierro, compuesto empleado para confeccionar sustancias explosivas o deflagrantes", agregan los agentes.

Entre el material incautado a los detenidos, se encontró un manual que lleva el título de 'Terrorismo Caser' y "detalla pormenorizadamente el proceso de fabricación de diferentes artefactos explosivos y sus componentes, en sus diferentes fases, desde la adquisición de los materiales necesarios, la mezcla y fabricación de las sustancias explosivas, hasta los sistemas de ignición o métodos para el lanzamiento de los mencionados explosivos". Para facilitar su elaboración, incluye además "los productos, de uso cotidiano, de los cuales se pueden adquirir los componentes químicos necesarios". También se encontró un documento titulado literalmente 'ESQUEMA BOMBA', tratándose de un esquema ilustrativo para el montaje de un dispositivo que permitiera la detonación a distancia de una bomba de 'camping' gas.

Por otra parte, no solo estudiaron cómo elaborar estos explosivos, sino que realizaron compras de productos para fabricarlos

Por otra parte, no solo estudiaron cómo elaborar estos explosivos, sino que realizaron compras de productos para fabricarlos. Desde Amazon hasta droguerías, adquirieron hasta 200 kilos de parafina, bolas de rodamientos, virutas de hierro, ácido sulfúrico, un kilogramo de aluminio en polvo o cinta de magnesio. Se valieron para ello de industriales simpatizantes de los CDR o usaron como coartada la profesión de uno de ellos, profesor, dando la idea de que querían hacer experimentos.

Las referencias del informe dan idea de una obsesión que compartían varios y de algunas escenas rocambolescas. En una ocasión, por ejemplo, fueron grabados mientras veían unos vídeos sobre los atentados del 11 de septiembre. Al terminar el vídeo, "se escucha a ambos investigados realizando exclamaciones de júbilo, probablemente al vislumbrar los catastróficos efectos que la termita puede llegar a tener", indica la Guardia Civil. En otra, uno de los acusados mostró al resto un vídeo autograbado en el que se le observa realizando un circuito electrónico para explosionar un artefacto adosado al cuerpo de una persona, "de tal manera que, aunque la persona que lo porte fuera abatida, la detonación del explosivo se produciría". Sin embargo, la ruta en la que fue encontrada la grabación aparece bajo la palabra 'airsoft' y uno de los elementos del circuito era una tira de luces led y un zumbador a modo de indicador de la explosión.

13 investigados

Son un total de 13 personas investigadas. La operación Judas tuvo lugar el 23 de septiembre de 2019 y se saldó con el arresto de nueve personas y 10 registros. Dos de ellas quedaron en libertad horas después. En junio del año pasado, se amplió la investigación a otros cuatro individuos. El grupo lo integran Clara Borrero, Ferran Jolís, David Budria, Eduardo Garzón, Guillem Duch, Xavier Buigas, Jordi Ros, Germinal Tomás, Alexis Codina, Esther García, Queralt Casoliva, Rafael Delgado y Sonia Pascual. Algunos de ellos integraron listas electorales o llegaron a ser electos de formaciones independentistas a nivel municipal.

Foto: Nueve independentistas detenidos en operación de la Guardia Civil en Cataluña, el pasado lunes. (EFE)

En la descripción de sus acciones, los investigadores se refieren de nuevo a un plan para asaltar el Parlament de Cataluña con la ayuda de un “CNI catalán”. Uno de los investigados llegó a presupuestar la iniciativa en 6.000 euros y dos pisos francos. La Guardia Civil ubica a sus miembros en actos de sabotaje como el que sufrió la carretera por la que se trasladó a los presos del 'procés' desde Cataluña a Madrid para ser juzgados. O en las protestas por el primer aniversario del 1-O y por la celebración de un Consejo de Ministros en Barcelona en diciembre de 2018. También la planificación para ocupar ayuntamientos (“palaus petits”).

Consecuencia de la frustración

En sus explicaciones, los expertos policiales abundan en la idea de que la radicalización de estos grupos y su propensión a buscar “acciones de impacto” son una consecuencia de la “frustración” que les genera no alcanzar la independencia: “Tras el 1-O, fueron pasando los días y, tras observar que no se implementaba 'el mandato del pueblo del 1-O', léase constituir Cataluña en una república independiente del Estado español, en la sociedad con ideales independentistas, se generó un sentimiento de frustración con desigual encaje en función de las características individuales”.

Foto: Xavier Buch, uno de los CDR acusados de terrorismo, en su declaración ante la Audiencia Nacional. (EC)

Entre el material intervenido en su día, los investigadores hallaron un documento escrito por uno de los imputados “a modo de manifiesto” donde “declara de forma expresa que asumen las consecuencias y las repercusiones que sus acciones o actos puedan conllevar”. A juicio de la Guardia Civil, “el manuscrito pone de manifiesto que posee la motivación, el impulso y el estímulo necesario para realizar actos de gravedad y que los actos son realizados desde la convicción personal”.

CDR Guardia Civil Audiencia Nacional Independencia de Cataluña
El redactor recomienda