"Tras el confinamiento, ha estallado la mayor posible estafa piramidal habida en España"
  1. España
Entrevista al abogado Carlos Aránguez

"Tras el confinamiento, ha estallado la mayor posible estafa piramidal habida en España"

El caso Arbistar está judicializado en el Juzgado de Instrucción número 3 de Arona y se ha inhibido a la Audiencia Nacional, por lo que todavía no hay sentencia firme. El juez señala que es una potencial "estafa piramidal"

placeholder Foto: El abogado y exfiscal Carlos Aránguez. (A. Mata)
El abogado y exfiscal Carlos Aránguez. (A. Mata)

En el siglo XIX, Baldomera Larra, hija del escritor Mariano José de Larra, ideó la Caja de Imposiciones, un banco con el que prometía grandes réditos por cada duro depositado. Con él estafó a más de medio Madrid y terminó huyendo a Suiza amasando una fortuna de 19 millones de reales. Su idea de negocio se convirtió en el primer fraude piramidal del que se tiene noticia, fue el germen del esquema Ponzi y hasta la fecha ha ido trasmutando su forma, pero no su esencia. Pasados dos siglos, Santiago Fuentes crea Arbistar 2.0, una empresa que, a través de una especie de máquina algorítmica, consigue revalorizar las inversiones con criptomonedas hasta un 15% mensualmente. El año pasado, tras finalizar el confinamiento, los inversores quisieron recuperar su inversión, pero el sistema colapsó y dejó más de 120.000 afectados y millones de euros que todavía no se han recuperado.

Aunque Santiago Fuentes ha asegurado que todo se debe a un fallo informático, y ha afirmado a través de sus redes sociales que devolverá el dinero a todos los afectados, el caso Arbistar está actualmente en manos del Juzgado de Instrucción número 3 de Arona y se ha inhibido a la Audiencia Nacional, por lo que todavía no hay sentencia firme.

Según el último auto al que ha tenido acceso este medio, el juez dejó en libertad provisional sin fianza a Fuentes, aunque sigue imputado en lo que describe como una potencial "estafa piramidal", que se traduce en delitos de estafa, blanqueo de capitales y pertenencia a grupo criminal. La analista Tulip Research señala que Arbistar es "el esquema Ponzi de habla hispana relacionado con criptomonedas más grande hasta el momento". La cifra se sitúa cerca de los 1.000 millones de dólares.

Foto: Criptomoneda. (Pixabay)

El confinamiento provocado por la pandemia del covid-19 causó que ante la incertidumbre un gran número de personas decidieran poner en movimiento sus ahorros, aventurándose en el mundo de las criptomonedas. La falta de regulación en España ha sido el caldo de cultivo perfecto para el auge de compañías que han aprovechado para promocionar productos financieros sin ninguna supervisión ni control. Tras el confinamiento, muchas personas han querido recuperar sus ahorros y esto ha provocado el colapso de grandes plataformas, entre ellas, Arbistar, Nimbus y Kuailian.

Ante la cantidad ingente de afectados que hay, el bufete Aránguez Abogados ha sabido ver una oportunidad y ha levantado cinco plataformas de afectados para cubrir la demanda de miles de perjudicados de las principales empresas de inversión que han quebrado. En la plataforma de Afectados por Arbistar, ya han llegado más de 1.000 perjudicados y por eso han podido elevar el caso a la Audiencia Nacional, que todavía no se ha pronunciado.

Carlos Aránguez —que fue fiscal durante 14 años en Andalucía, ahora dirige su propio despacho desde plaza Castilla y es profesor titular de Derecho Penal en la Universidad de Granada— apunta que la delincuencia criptoeconómica ha sufrido una fortísima expansión, por varios factores: "El primero, el confinamiento al inicio de la pandemia, que provocó una triple crisis, sanitaria, económica y también existencial, que se traduce en una gran incertidumbre. Segundo, los productos económicos de inversión tradicionales han pasado a tener un interés negativo y como alternativa han calado con fuerza las criptomonedas. Tercero y más importante para el ámbito español, un bitcoin es una mercancía, porque no tiene una regulación específica, por lo que no está sometido a control".

placeholder Una copia del Código Penal. (A. Mata)
Una copia del Código Penal. (A. Mata)

La falta de regulación es uno de los pilares fundamentales, porque es el caldo de cultivo perfecto para que se creen chiringuitos financieros que utilizan las criptomonedas para escapar de los controles de la CNMV. "Sitúan sus empresas formalmente en el extranjero, por ejemplo en Malta. Y como todas las transacciones se producen con criptomonedas, eluden los controles de una empresa corriente de inversiones financieras que son los que garantizan los mecanismos que protegen a los inversores".

"Tendemos a pensar que la gente que se ve afectada en esto es gente joven en general, y es cierto, aunque también tengo clientes de 70 años que han perdido dinero en estas plataformas". El abogado detalla que el patrón mayoritario es el de una persona con un nivel de estudios medio alto, hombre, de aproximadamente unos 30 años y que lleva ya un tiempo invirtiendo en criptomonedas y está jugando con los beneficios de otras inversiones anteriores, porque considera que es una reserva de valor nueva.

"Si tienes un 'bot' que te puede hacer rico, ¿para qué lo vas a compartir?"

Aunque el CEO de Arbistar, Santiago Fuentes, ha asegurado a través de sus redes que devolverá el dinero a todos los afectados, Aránguez piensa que desde el minuto uno vio claramente que podría tratarse de una estafa piramidal, porque prometía beneficios imposibles, no existía un producto real y tenía un sistema de referidos, donde se remuneraba a los usuarios por traer más clientes.

Foto: (Foto: Reuters)

"La idea es increíble, un algoritmo de inteligencia artificial que se aprovecha de la velocidad de computación para vender caro lo que compra barato. Prometen una revalorización de sus inversiones de entre un 8% y un 15% mensual y con el único requisito de que en dos meses no se puede tocar el dinero. Pero hay una cosa que falla en este esquema y es que un alquimista no busca plomo, busca oro. Si tienes un 'bot' que te puede hacer rico, ¿para qué lo vas a compartir?".

Tenemos una Justicia basada en el concepto de soberanía, frente a un modelo de delincuencia global y basado en la 'deep web'

Las estafas informáticas están a la orden del día, y cada vez tienen más presencia en nuestras vidas. Al abogado le preocupa que la Justicia no esté preparada para juzgar este tipo de delitos tan sofisticados. "Tenemos una ley de enjuiciamiento criminal de 1882, que se ha reformado en muchas ocasiones. A pesar de esto, estamos proyectando una ley del siglo XIX en pleno siglo XXI".

"Además, tenemos una Justicia que es nacional y basada en el concepto de soberanía, frente a un modelo de delincuencia global y basado en la 'deep web'. En este sentido, tenemos una Justicia que está diseñada en el siglo XIX para unas fronteras físicas delimitadas. Eso, hoy por hoy, es irreconciliable".

Estas macrocausas saturan juzgados

Este tipo de casos son tan complejos que pueden llegar a saturar un juzgado. Aránguez señala que precisamente eso es lo que ha sucedido con el caso de Arbistar, en el Juzgado de Instrucción de Arona, que finalmente se ha inhibido y ha elevado la macrocausa a la Audiencia Nacional.

Una transacción se hace en segundos, pero un juzgado puede tardar meses en conseguir una información económica de otro país

Uno de los principales problemas para llevar a juicio este tipo de presuntas estafas es la cantidad de afectados y que cada uno lo denuncia por una vía. "En el caso Arbistar, ahora mismo habrá entre 60 y 80 acusaciones particulares que están bloqueando los juzgados. Así que hay que llevar a cabo una labor titánica, para aunar a todos los afectados. Y esto sucede porque nuestro sistema no está pensado para juzgar macrocausas".

placeholder El abogado Carlos Aránguez, en su despacho. (A. Mata)
El abogado Carlos Aránguez, en su despacho. (A. Mata)

Otra dificultad añadida en este asunto es que se juega a dos tiempos: mientras una transacción se hace en segundos, un juzgado puede tardar meses en conseguir una información económica de otro país, a través de una comisión rogatoria. "Mi dinero en cero segundos puede circular 36 veces alrededor del mundo aprovechándose del cambio de hora y la velocidad de computación. Sale a las 12 de Berlín y llega a las 12 y un segundo a Madrid, habiendo pasado antes por Londres, Helsinki y Nueva York. Pasa por este montón de jurisdicciones y la Justicia tiene que ir una tras otra hasta llegar al destinatario final a través de comisiones rogatorias".

"Nuestro sistema procesal no se ha adaptado, pero el problema de fondo es que todavía no se han regulado los criptoactivos, ni su publicidad"

Además, señala que la falta de informáticos forenses en los juzgados es un gran fallo. "Los juzgados solamente tienen un cuerpo de auxilio permanente, que son los médicos forenses. Pero no hay ni informáticos forenses, ni economistas forenses. Todos comprendemos que un juez debe tener una persona que le diga cómo murió alguien o sobre la gravedad de sus lesiones. ¿Pero por qué no puede tener a una persona que le explique qué es un criptoactivo o cómo se ha modificado un balance?". "Nuestros sistemas procesales no se han adaptado, pero el problema de fondo es que todavía no se han regulado los criptoactivos, ni siquiera su publicidad".

"Mi pregunta es ¿por qué puedo ofrecer productos de inversión con bitcoin fácilmente, pero no te podría ofrecer inversiones con acciones o moneda 'fiat' sin la supervisión de la CNMV? Esto no tiene ningún sentido, viendo que la sociedad está tendiendo a este tipo de tecnología. Las compras antes con bitcoin eran anecdóticas, daba igual, pero es que ahora mismo en Sevilla hay una empresa que está 'tokenizando' pisos, esto es interesante, porque ya hay incluso inmuebles que están utilizando criptoactivos. El problema aquí es que el legislador ha ido muy despacio con respecto a estos nuevos productos intangibles de valor material".

Inversores Audiencia Nacional Pandemia Malta Derecho penal Inteligencia Artificial Bitcoin
El redactor recomienda