'Bots traders' con beneficios imposibles: el último 'pelotazo' de las bitcoin
  1. Tecnología
Un negocio que empieza a encender alertas

'Bots traders' con beneficios imposibles: el último 'pelotazo' de las bitcoin

La investigación policial por presunto fraude a Arbistar, una web de 'trading' con criptomonedas, ha levantado las sospechas sobre varias páginas con funcionamiento similar

Foto: 'Bots traders' con beneficios imposibles: el último 'pelotazo' de las bitcoin
'Bots traders' con beneficios imposibles: el último 'pelotazo' de las bitcoin

El 8 de mayo de 2019, el empresario Santiago Fuentes Jover creó Arbistar 2.0 S.L con el objeto de comercializar a través de la web www.arbistar.com/es el uso de determinados programas automáticos de inversión llamados ‘Community Bots’, una especie de máquina algorítmica que automáticamente ejecutaba órdenes de compra y venta de criptomonedas. Todo ello garantizando a sus potenciales clientes una revalorización de sus inversiones de entre un 8% y un 15% mensual y con el único requisito de que en 2 meses no podrían tocar su dinero. A pesar de que esta alta rentabilidad llamaba la atención, las alarmas no saltaron hasta finales de agosto, cuando miles de clientes no pudieron retirar sus ingresos. De repente todo estalló y ahora todos miran alrededor.

En plena caída, el propio Fuentes aclaraba una y otra vez, a su comunidad reunida en internet, y cada vez más en la calle, que no había estafa y que lo que estaba pasando era un fallo técnico. Pero no había marcha atrás. Tres afectados denunciaron a la compañía por estafa en septiembre, luego se recibieron 23 denuncias más y ya el goteó no cesó. Tras esto, las autoridades policiales realizaron cuatro registros en las oficinas de la firma y en los domicilios ubicados en Tenerife, también se intervinieron tres vehículos, documentación, dispositivos electrónicos y se bloquearon numerosas cuentas a nombre de las personas investigadas.

Foto: La precariedad llena la red de charlatanes: 'boom' de cursos 'mágicos' para reinventarte

El resultado, por ahora, según fuentes judiciales consultadas por este diario, apunta a que el caso alcanzaría a más de 7 millones de euros que pertenecen a más de 30.000 víctimas, e incluso algunos medios elevan la cifra a 120.000 afectados. Aunque, por el momento, la Policía Nacional y la Guardia Civil calculan en 378.750,51 euros el fraude cometido a través de la empresa de inversión en criptomonedas, Arbistar 2.0.

Los agentes ya señalan que puede tratarse de un "estafa piramidal tipo Ponzi" y según el último auto judicial, con fecha del 16 de noviembre, al que ha tenido acceso este medio, los investigados podrían estar implicados en unos presuntos delitos de estafa, blanqueo de capitales y pertenencia a grupo criminal. Pero el caso no se ha quedado ahí y ha levantado una gran polvareda en toda la red y la comunidad de las criptomonedas, porque no es el único proyecto similar.

Los afectados se están agrupando

La compañía parece que se ha comprometido a devolver lo invertido a lo largo de varios años, pero algunos de los clientes de Arbistar ven difícil la recuperación de su capital y ya se están agrupando para organizar acciones conjuntas contra la empresa. Precisamente en octubre se formó la primera plataforma de afectados por Arbistar y además de ello, el letrado Carlos Aránguez Sánchez lleva la defensa de otros 120 afectados y quiere llegar incluso a la Audiencia Nacional.

“Para que la Audiencia Nacional nos admita a trámite, tenemos que acreditar que se han estafado 7 millones de euros y un número de implicados superior a 2.000. Superar los 7 millones será fácil, llegar a los 2.000 afectados no, por eso nos estamos coordinando entre todas las plataformas, que entonces llegaremos de sobra”, explica a este medio Aránguez.

El caso de Arbistar ha sido el primero de este tipo en explotar, pero lo cierto es que cientos de expertos y usuarios (como los conocidos por otros motivos Silvia Charro y Simón Pérez) llevan meses denunciando la aparición de productos similares en la red. Proyectos centrados en dos puntos clave: un supuesto 'bot' o algoritmo entrenado para hacer las funciones de 'trader' comprando y vendiendo sobre todo criptomonedas con la idea de hacer dinero y dar la rentabilidad a los usuarios por el mismo sin que estos tengan que hacer nada más que invertir, y la afiliación. Para lo primero solo necesitas o poner tu dinero o conectar tu monedero a los servicios de la compañía, es decir darles acceso, y para el segundo es donde necesitas poner todo tu ingenio.

Plataformas como YouTube se han llenado de usuarios que hablan tanto de la empresa de Fuentes como de otros negocios similares y que animan a invertir en ellas usando su código de afiliados o referidos. A cambio recibes premios o mejores resultados y, en teoría la comunidad crece y eso ayuda a ganar más. La explosión de una de ellas solo ha hecho que avivar aún más las alertas.

'Bots' y afiliación

El número de estos proyectos se ha disparado en los últimos tiempos y entre los más famosos están Nimbus, Kuailian o Mind Capital, pero, ¿por qué ha aparecido este fenómeno así de repente? No está muy claro, aunque el interés, que se ve en la cantidad de afectados en Arbistar, puede ser una de las razones. Y es cierto que hay algunas diferencias (entre ellas la principal es la situación judicial de Arbistar respecto al resto) pero los expertos ya empiezan a encender las alarmas. No dudan que haya proyectos de este tipo que puedan generar valor, pero otra cosa son las promesas que hacen.

Uno de esos especialistas es José Antonio Bravo, economista y experto en criptomonedas. "A ver, lo que venden no es algo demasiado nuevo, yo conozco desde hace años gente que hace 'trading' y similar con 'bots' muy bien entrenados y ajustados, pero no es ninguna panacea ni algo seguro como se intenta hacer ver, falla como todo y, es más, necesitan ser reajustados cada poquísimo tiempo para que puedan moverse en las fluctuaciones del mercado. No hay que olvidar que no es algo mágico, es matemático, y no deja de ser una máquina", explica en conversación con este periódico.

La idea de utilizarlos en criptomonedas le parece aún más complicado que en inversiones en Bolsa. "Es un mercado que cambia muchísimo, lo hace muy rápidamente y a la vez hay que saber moverse a largo plazo para ganar algo de dinero. De verdad que no sé cómo o si pueden ganar lo que prometen, ofrecen rentabilidades incluso más altas que los bancos y dicen que no hay riesgo, da que pensar", apunta.

Con diferentes nombres, todas estas compañías y proyectos prometen grandes rentabilidades (entre un 17% mensual Arbistar y un 6% Kuailian, por ejemplo) y lo hacen centrando su proyecto en los llamados 'bots' de arbitraje. Pero tanto Bravo como otros expertos ponen el objetivo en otro de los puntos en los que coinciden todos estos negocios: la afiliación. "Te piden que traigas a más y más inversores y a cambio te dan premios o beneficios. Lo venden como un modelo de afiliación que ayude a crecer a la comunidad y a que ganes más dinero, pero al final es la forma de mantener el negocio. Vamos, se parece mucho a otros esquemas de otros productos. Que, bueno, puede ser que sea diferente, pero ya se ha visto lo que ha ocurrido con Arbistar", añade.

De hecho, el auto del juez sobre el caso de Arbistar apunta a ese mismo camino. “Se ha podido atestiguar que el citado producto podría ser realmente una estafa piramidal, ya que en lugar de ejecutarse la inversión prometida en los diversos mercados virtuales y retribuirse a los antiguos clientes con las ganancias obtenidas, realmente se lograba recompensarlos únicamente mediante la captación de fondos provenientes de los nuevos clientes”. Para el juez, esta idea se refuerza cuando en agosto de 2020 la compañía dejó de abonar las ganancias supuestamente conseguidas a sus clientes, “impidiéndoles también retirar sus ahorros, bajo el pretexto de un problema de liquidez”.

Como ya hemos mencionado antes, la dura pelea por la afiliación se puede ver en redes sociales donde decenas de usuarios suben vídeos y contenidos alabando estas plataformas e intentando conseguir adeptos. ¿Eso quiere decir que estos proyectos solo funcionan de esta manera? Bravo cree que no se puede asegurar, pues sí puede haber algún desarrollo detrás que ofrezca valor, pero la insistencia en la afiliación y los porcentajes disparatados complican dar credibilidad a estos productos. "Si tienes un producto que da un 30% de beneficios mensuales no creo que quieras compartirlo con todo el mundo básicamente porque ese 30% se acabaría quedando en 0. Es lógica pura".

¿Una nueva burbuja de las criptomonedas?

Sobre si esto puede responder a una nueva burbuja de las criptomonedas, apoyado en una subida clara del 'bitcoin', la criptomoneda por excelencia, Bravo espera que no, pero si ve cierto riesgo de que se dé una idea de estas monedas digitales que en realidad no es la verdadera. "Todas estas plataformas colocan las 'criptos' como monedas para invertir y especular, pero en realidad la idea con la que se concibieron fue otra: la de poder mover dinero sin intermediarios ni bancos, ni plataformas, ni nada. Esto puede pervertir un poco la idea original y ayudar a que la gente no entienda su razón de ser".

Una idea parecida expone José Luis Cáceres, emprendedor y CEO del laboratorio de transformación digital especializado en blockchain (la tecnología que sostiene el bitcoin), Nwc10Lab, que compara estos casos con los inicios de internet. "Desde la burbuja de internet en el año 2002, los nuevos sistema de voz ip, la inteligencia artificial, las criptomonedas o cualquier próxima tecnología que aparezca es probable que este tipo de iniciativas vayan en aumento al ser más fácil comunicarlas en la era digital que entramos y mayor el desconocimiento sobre ellas por parte de los usuarios. Lo que enfada bastante es que pervierten la idea original y pueden llegar a hundir un sector en auge creyendo que todos son iguales".

Bitcoin
El redactor recomienda