Despolitizar el CGPJ: la eterna promesa incumplida de Sánchez, Casado e Iglesias
  1. España
ATRÁS QUEDAN LAS PROPUESTAS DE CAMPAÑA

Despolitizar el CGPJ: la eterna promesa incumplida de Sánchez, Casado e Iglesias

Las negociaciones para renovar el órgano de gobierno de los jueces han quedado congeladas ante los vetos cruzados, pero Moncloa tratará de retomarlas la próxima semana

Foto: El vicepresidente segundo Pablo Iglesias y el presidente Pedro Sánchez. (Reuters)
El vicepresidente segundo Pablo Iglesias y el presidente Pedro Sánchez. (Reuters)

PSOE, PP y Podemos retomaron esta semana las negociaciones para repartirse los 20 puestos del órgano de gobierno de los jueces. Con el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en funciones desde 2018, los líderes de los tres partidos insisten en la importancia de renovarlo, pero al mismo tiempo olvidan las promesas que han lanzado una y otra vez en los últimos años: despolitizar el órgano para favorecer su independencia. La propuesta no es nueva. Fingir que no la hicieron tampoco.

El actual sistema de acceso al CGPJ establece que los 20 vocales dependen de la votación de las cámaras parlamentarias y son propuestos por los partidos políticos, que imponen una libre designación respecto a los juristas —ocho— y eligen a los jueces —12— del total de candidaturas presentadas de forma oficial, o bien por las asociaciones judiciales o bien con avales de sus compañeros de carrera. Después, los elegidos por tres quintos del Congreso y el Senado, mitad y mitad, votan al presidente, que asume también el mando del Tribunal Supremo. Dado el actual reparto de las cámaras, al Gobierno de coalición no le queda más remedio que buscar un acuerdo con el PP para alcanzar los votos necesarios.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

Este mecanismo de elección ha sido criticado en repetidas ocasiones por las asociaciones judiciales y por el Consejo de Europa, entre otras instituciones. Pero también por los líderes de los partidos que ahora negocian el intercambio de los asientos del CGPJ como si se tratase de cromos. No hay más que echar un vistazo a los programas con los que se presentaron a las elecciones del 28 de abril y del 10 de noviembre de 2019 para encontrar sus propuestas de cambiar el CGPJ:

  • "Se ha impulsado una reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial en la que se acaba con el sistema presidencialista de funcionamiento del CGPJ, se establece la dedicación exclusiva de los vocales, se modifican las reglas relativas a los nombramientos discrecionales en los órganos judiciales en función de criterios de mérito y capacidad y se amplían los supuestos de abstención respecto de los jueces que hayan desempeñado funciones como altos cargos o de confianza", sostenía el programa del PSOE para el 28-A. Siete meses después, ante la repetición de elecciones, el partido solo se comprometía a buscar "acuerdos parlamentarios" basados en "principios de igualdad, paridad de género, mérito, capacidad y prestigio profesional", una idea que nada tiene que ver con la que defendía Pedro Sánchez en 2014, cuando aspiraba a liderar el PSOE: "Mi compromiso: regenerar la vida democrática es hacer un CGPJ verdaderamente independiente del Gobierno", aseguraba en redes sociales. Como presidente, esa promesa ha quedado en papel mojado.
  • En el caso del PP, la propuesta de despolitizar el CGPJ se reflejaba en su programa del 28-A, en el que apuntaban incluso cuál era el mecanismo alternativo que ellos consideran más adecuado para elegir a sus vocales: "Fortaleceremos la independencia del Poder Judicial. Promoveremos la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial para recuperar el sentido originario del artículo 122.3 de la Constitución española. De esta manera, los 12 vocales del Consejo General de procedencia judicial serán elegidos directamente por los jueces y magistrados, fortaleciéndose así la independencia del órgano de gobierno del Poder Judicial". Las asociaciones judiciales ven con buenos ojos la idea de que los vocales del CGPJ sean elegidos por los propios jueces, pero ahora que el Gobierno necesita el apoyo del PP para renovar el órgano, Casado ha dejado atrás esta promesa para pelear por colocar a sus afines.
  • "Reformar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para reforzar su independencia a través de un sistema de elección directa por la ciudadanía", anunciaba por su parte el programa de Podemos para el 10-N. "Hasta que se apruebe la necesaria reforma constitucional, mejoraremos el sistema parlamentario de elección de vocales para aumentar la pluralidad y la transparencia de la elección de las doce vocalías de procedencia judicial, incluyendo la posibilidad de propuesta de candidaturas avaladas por la ciudadanía y las comparecencias públicas iguales a las de procedencia no judicial". Pero ahora que forma parte del Gobierno, Pablo Iglesias dedica sus esfuerzos a sortear las reticencias del PP para poder colocar a sus elegidos.
Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (Reuters)

Las promesas de los líderes de los tres partidos han caído así en el olvido. PSOE y Podemos, de hecho, sí maniobraron para cambiar el sistema de elección de los vocales este año, pero no para despolitizar el CGPJ sino para prescindir del PP: la modificación de la ley que propusieron implicaría una reducción de la mayoría necesaria para sacar adelante la renovación, pasando de la actual exigencia de apoyo de los tres quintos del Congreso y el Senado a una mayoría simple que el PSOE y sus socios tienen asegurada. En octubre, el Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO) dejó clara su opinión al respecto: "Esta iniciativa legislativa se aparta de las normas del Consejo de Europa relativas a la composición de consejos judiciales y elección de sus miembros y puede resultar en una violación de los estándares anticorrupción del Consejo de Europa".

Por el momento, las negociaciones para renovar el CGPJ han quedado paralizadas ante los vetos cruzados de los partidos de los últimos días. Desde Moncloa aseguran que volverán a intentarlo la próxima semana, pero ninguno de los tres partidos incide ya en aquellas propuestas para despolitizar el órgano. Llegado el momento clave, Sánchez, Casado e Iglesias dejan atrás aquellas promesas para intentar colocar al mayor número de afines en el órgano de gobierno de los jueces.

CGPJ
El redactor recomienda