El coronel-testaferro de Juan Carlos I facturó en México dinero opaco para Zarzuela
  1. España
recibió más de 100.000 euros

El coronel-testaferro de Juan Carlos I facturó en México dinero opaco para Zarzuela

El coronel ya retirado que canalizó las transferencias de Sanginés-Krause hacia el Rey emérito se dio de alta como autónomo en enero de 2018 y facturó supuestos servicios de consultoría

placeholder Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

El rey Juan Carlos y parte de su familia utilizaron presuntamente dinero opaco transferido desde México a través de un supuesto testaferro para pagar vuelos, hoteles, restaurantes, clases de piano y hasta una yegua de competición. El dinero llegó a Zarzuela desde el otro lado del Atlántico mediante una factura emitida por el coronel del Ejército del Aire ya retirado Nicolás Murga, antiguo ayudante de campo del monarca. El movimiento está siendo investigado en estos momentos por la Fiscalía del Tribunal Supremo, que mantiene abiertas diligencias sobre un presunto fraude fiscal del Rey emérito a pesar de su regularidad voluntaria.

La pista de esta nueva transferencia sospechosa sale de una cuenta de Murga en Ibercaja que se ha convertido en el epicentro de la causa. Hasta ahora, las pesquisas habían revelado que el militar recibió ingresos en ese depósito procedentes del industrial de origen mexicano Allen Sanginés-Krause, exdirectivo de Goldman Sachs y amigo de Juan Carlos I desde hace años. Una vez en el banco aragonés, los fondos eran gastados por el exjefe del Estado, sus hijas las infantas Cristina y Elena y sus nietos Froilán y Victoria Federica, entre otros, mediante tarjetas de crédito con cargo a esa cuenta o con el abono directo de facturas con giros efectuados por el propio Murga.

Foto: El rey Juan Carlos en una imagen de archivo. (Getty)

Pero no todo el dinero llegó al depósito directamente de la mano de Sanginés-Krause. Según la información en poder de El Confidencial, el antiguo ayudante de campo de Zarzuela se dio de alta como autónomo el 1 de enero de 2018 con el epígrafe de servicios de consultoría a empresas y utilizando como dirección un domicilio privado. Solo unas semanas después de empezar a cotizar, Murga emitió una factura por supuestos trabajos de asesoría en materia de seguridad efectuados a una sociedad mexicana. El pago habría superado los 100.000 euros.

El dinero entró en la misma cuenta de Ibercaja y se unió a los fondos aportados por Sanginés-Krause. Los ingresos por la presunta labor de consultoría de Murga pasaron automáticamente a ser utilizados por Juan Carlos I y su entorno para sufragar diferentes gastos de carácter privado. El coronel jubilado no volvió a prestar supuestos servicios de asesoramiento para otras empresas. La factura de México fue la única que emitió desde que dio el salto a la actividad privada.

Las averiguaciones efectuadas hasta ahora apuntan a que, en realidad, Murga no llegó a realizar ningún trabajo a cambio de ese pago y que su inscripción como autónomo y la posterior factura se encuadrarían en una estrategia para desviar fondos hacia Zarzuela empleando un sistema ligeramente más sofisticado que el de los simples ingresos de Sanginés-Krause en la cuenta de Ibercaja. Por el momento, se desconoce quién se oculta tras el pago en México, pero las pesquisas señalan otra vez al industrial de ese país, que unos meses antes, en el verano de 2017, invitó a Juan Carlos I y a su entonces pareja, Marta Gayá, a un castillo en Irlanda. Los gastos de ese desplazamiento también fueron abonados por Sanginés-Krause.

Además del monarca, el dinero del mexicano también fue utilizado por sus hijas las infantas Elena y Cristina y varios de sus nietos, entre ellos, Froilán y Victoria Federica, en compras de El Corte Inglés, vuelos, restaurantes, trayectos de Uber y clases de piano, entre otras partidas. Asimismo, Murga se habría hecho cargo de la adquisición y mantenimiento de una yegua de competición para Victoria Federica, con la que esta participó en numerosos certámenes. El animal, bautizado con el nombre de Dibelunga, empezó a ser montado por la hija de la infanta Elena en 2015. La primogénita de Juan Carlos I también ha sido fotografiada a lomos del equino.

Foto: A la derecha, Victoria Federica, montando a la yegua presuntamente pagada por el empresario mexicano, junto a su madre la infanta Elena. (Gtres)

El pasado diciembre, el rey Juan Carlos anunció que había efectuado una regularización voluntaria de las cantidades entregadas de manera irregular por Sanginés-Krause a través de su presunto testaferro. El importe del pago ascendió a 678.393,72, incluyendo retrasos y multas, y se corresponde con los ejercicios 2016, 2017 y 2018. Con este movimiento, el monarca pretende que se le aplique una atenuante cualificada y evitar una posible imputación por múltiples delitos contra la Hacienda Pública, al tratarse de aportaciones no declaradas posteriores a su abdicación en 2014 y, por tanto, tras la pérdida de su condición de inviolable.

Sin embargo, la Fiscalía ha decidido mantener abiertas las diligencias y realizar nuevas indagaciones para comprobar si la regularización afecta a la totalidad de los fondos no declarados y comprobar el origen del dinero usado por el Rey emérito para ponerse al día con la Agencia Tributaria. Además, la participación de un supuesto testaferro y la existencia de una factura presuntamente falsa abonan el terreno para que se investiguen otros posibles delitos, como el blanqueo de capitales. No solo dejó de declararse dinero recibido de un tercero, sino que se empleó una estructura para ocultar el rastro de las supuestas donaciones de Sanginés-Krause mediante una triangulación de los envíos.

El rey Juan Carlos y parte de su familia utilizaron presuntamente dinero opaco transferido desde México a través de un supuesto testaferro para pagar vuelos, hoteles, restaurantes, clases de piano y hasta una yegua de competición. El dinero llegó a Zarzuela desde el otro lado del Atlántico mediante una factura emitida por el coronel del Ejército del Aire ya retirado Nicolás Murga, antiguo ayudante de campo del monarca. El movimiento está siendo investigado en estos momentos por la Fiscalía del Tribunal Supremo, que mantiene abiertas diligencias sobre un presunto fraude fiscal del Rey emérito a pesar de su regularidad voluntaria.

Rey Don Juan Carlos México Blanqueo Infanta Elena Marta Gayá Tarjetas de crédito Ibercaja Victoria Federica Marichalar Consultoría
El redactor recomienda