El juicio a Villarejo da armas a Corinna en su denuncia contra el Emérito en Reino Unido
  1. España
se abre otro frente para juan carlos I

El juicio a Villarejo da armas a Corinna en su denuncia contra el Emérito en Reino Unido

La decisión del fiscal de retirar la acusación por calumnias contra Villarejo por decir que el CNI amenazó de muerte a Corinna abona el terreno para una querella contra el Rey emérito

placeholder Foto: Corinna Larsen, durante su declaración como testigo este viernes. (EFE)
Corinna Larsen, durante su declaración como testigo este viernes. (EFE)

El juicio contra José Manuel Villarejo dejó este viernes algo más que la imagen del excomisario con mascarilla negra y bandera de España. Un movimiento de la Fiscalía ha dado armas a la examante del Rey emérito, Corinna Larsen, para iniciar en Reino Unido una acción legal contra Juan Carlos I. La antigua pareja del Rey emérito ha anticipado varias veces que piensa denunciarle en Londres, junto al ex director general del CNI Félix Sanz Roldán, por haberla amenazado de muerte tras el accidente de Botsuana, en el año 2012. Ese camino parece ahora más inminente que nunca.

El Ministerio Público dio este viernes alas a esa iniciativa al retirar la imputación de un delito de calumnias al policía jubilado. Villarejo se sentó en el banquillo del Juzgado de lo Penal número 8 de Madrid por haber afirmado en 2017, en el programa 'Salvados' de La Sexta, que Sanz Roldán había amenazado a Corinna en una reunión que ambos habían mantenido en Londres en 2012. Según contó el policía, ella misma se lo había dicho.

Corinna confirmó la versión del acusado. La expareja del monarca intervino en la vista como testigo para ratificar que, efectivamente, se reunió con Sanz Roldán en Londres y que este le trasladó, durante el encuentro, un mensaje que interpretó inequívocamente como una amenaza. A ese episodio se sumó, además, una presunta operación de CNI para registrar su casa y sus oficinas en Mónaco para incautarse de cualquier información comprometedora que la empresaria pudiera guardar sobre el Rey emérito. "Me sentí aterrorizada", mantuvo durante su declaración.

Foto: Iberdrola. (EFE)

En opinión de Corinna, Villarejo relató en televisión lo mismo que ella le había trasladado. La Fiscalía debió llegar a la misma conclusión porque, al final de la vista, anunció que había decidido retirar la acusación contra el policía por calumnias y mantener únicamente la atribución de un delito de denuncia falsa por achacar a Sanz Roldán la filtración de una fotografía al diario 'El País'.

Los efectos de este paso atrás del Ministerio Público pueden llegar a Reino Unido. Aunque la retirada de la Fiscalía no presupone que los hechos contados por Corinna sean ciertos, implica necesariamente que el relato que hizo este viernes resultó lo suficientemente convincente como para mejorar de forma súbita la posición judicial de Villarejo.

A lo largo de su declaración, la examante de Juan Carlos se extendió en los presuntos ataques y acosos que sufrió tras el incidente de Botsuana, ofreciendo fechas, detalles y participantes. Según Corinna, el CNI envió a agentes de seguridad a su vivienda y sus oficinas de Mónaco que pasaron días analizando y recopilando información delicada para el Palacio de la Zarzuela. En esas mismas fechas, relató al juez la expareja de Juan Carlos I, Sanz Roldán la avisó de que, "si quería ir contra él, habría consecuencias". "Fue porque yo no había estado de acuerdo en que los agentes españoles estuvieran en mi casa u oficinas durante cinco días. Cada vez que me negaba a algo que él quería, decía que no era una buena idea y que habría consecuencias", manifestó Corinna.

Foto: Corinna Larsen. (Getty)

Sobre la reunión con Sanz Roldán en Londres, aseguró que se produjo en un hotel el 5 de mayo de 2012 a petición del rey Juan Carlos. "No tenía mucha opción de negarme a esa reunión. Creo que es importante que el rey Juan Carlos y Sanz Roldán siempre querían destacar que era el Rey el que daba las órdenes a Sanz Roldán". En cuanto al contenido de la cita, Corinna afirmó que Sanz Roldán llegó a decirle "que tenía que seguir determinadas recomendaciones". "Y que si no las seguía, él no iba a poder garantizar mi seguridad física ni la de mis hijos".

El exresponsable de los servicios de inteligencia no negó que se produjera ese encuentro en la capital británico cuando llegó su turno y evitó pronunciarse sobre los pormenores de la conversación en el hotel de Londres acogiéndose a la ley de secretos oficiales.

"Si no las seguía, él no iba a poder garantizar mi seguridad física ni la de mis hijos”

Una querella en Reino Unido contra el rey Juan Carlos por las presuntas amenazas a Corinna trastocaría los planes de Zarzuela, que hasta ahora ha conseguido taponar las vías de agua en los tribunales españoles aprovechando la inviolabilidad del monarca hasta 2014 y una regularización ante Hacienda por el uso de fondos opacos en los años siguientes a su abdicación.

Ante la justicia británica, el Rey emérito no gozaría de ningún tipo de protección, ni siquiera por episodios presuntamente cometidos antes de su renuncia al trono. Lo mismo ocurriría con Sanz Roldán, que ya no disfruta de ninguna clase de inmunidad. De ese modo, tanto el exjefe del Estado como el exdirector del CNI podrían ser citados para declarar en territorio británico. El juicio de este viernes abona ese terreno como efecto colateral.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Comisario Villarejo Corinna zu Sayn-Wittgenstein Rey Don Juan Carlos Reino Unido Audiencia Nacional Centro Nacional de Inteligencia (CNI)
El redactor recomienda