El exconsejero de Educación confirma "reiteradas llamadas" al rector por Cifuentes
  1. España
CASO MÁSTER

El exconsejero de Educación confirma "reiteradas llamadas" al rector por Cifuentes

"Yo lo que solicito de manera reiterada es la documentación en la que ellos se han basado, por lo tanto lo que pido es aquello que supuestamente tenían durante la rueda de prensa"

placeholder Foto: El ex consejero de Educación Rafael Van Grieken. (EFE)
El ex consejero de Educación Rafael Van Grieken. (EFE)

El que fuera consejero de Educación durante el Gobierno de Cristina Cifuentes, Rafael Van Grieken, declaró este lunes como testigo en el juicio que mantiene a la expresidenta madrileña en el banquillo por falsedad documental. "A partir de la rueda de prensa del rector [de la Universidad Rey Juan Carlos], solicito la documentación en la que se basaban". "Transcurría el tiempo... Pasaron tres horas hasta que recibimos la primera documentación y no lo entendía", trató de justificarse cuando se le preguntó por sus "reiteradas llamadas" al rector para que le enviara los documentos, entre ellos el acta falsificada del TFM que, como destapó El Confidencial, fue fabricada horas después de estallar la polémica.

La Fiscalía pide tres años y tres meses de cárcel para Cifuentes al considerarla inductora de la falsificación del acta con la que intentó acreditar en marzo de 2018 su trabajo de fin de máster. También se encuentra imputada la exasesora de la Consejería de Educación, María Teresa Feito, para la que el Ministerio Público solicita la misma pena por hacer "las gestiones oportunas" entre el Gobierno autonómico y la URJC. Este lunes, las referencias a Feito se repitieron una y otra vez al hablar de las supuestas presiones que llegaron desde la Comunidad de Madrid, aspecto que resulta clave para que las acusaciones puedan situar a la expresidenta madrileña como cerebro de esta maniobra para acallar el escándalo.

Van Grieken, sin embargo, negó que aprovechara su cargo de consejero para presionar a la universidad, reduciendo su papel a solicitar "de forma reiterada la documentación en general". "Era un tema importante y había que hacer acopio de esa información en la que se basaron esas afirmaciones. No tenía duda de que disponían de esa información. Las llamadas al rector eran proporcionales a la tardanza en mandar la documentación". Van Grieken, que actualmente ejerce como catedrático en la URJC, también aseguró que nunca se planteó que el acta hubiera sido falsificada: "Confié en la legitimidad y le daba totalmente credibilidad al rector. No tenía ninguna duda de que se había comprobado de que era la verdad".

El cambio de notas

Otro de los testigos que compareció este lunes fue la funcionaria que en 2014 cambió notas del máster de Cifuentes, Amalia Calonge. Según expuso, cambió las calificaciones de una asignatura en la que la dirigente popular aparecía como "no presentada" por un 7,5 y la del trabajo de fin de máster: "Me llamó por teléfono el profesor Pablo Chico de la Cámara. Me pidió que modificase las notas, que tenía un notable, que había habido un problema de que no habían podido poner la nota del TFM porque tenía una nota pendiente". Sobre si no le resultó extraño que el profesor le pidiese cambiar la nota de un TFM que no había evaluado, Calonge afirmó que "los catedráticos generalmente funcionan así", pero, a continuación, Chico de la Camára contradijo esta versión: "Esta señora faltó a la verdad".

El catedrático explicó que fue la exasesora quien le trasladó "que había una estudiante que tenía un problema y que le aparecía no presentado". "Le dije que podía revisar la calificación y efectivamente hago ese proceso y veo que tiene calificación de notable. Reviso la calificación y confirmo que tiene notable". Pero en lo que se refiere a los cambios de las dos notas en el sistema informático, descargó toda responsabilidad sobre Calonge: "Esta persona realizó una modificación de forma arbitraria. Yo le di un dato académico. Esta persona actuó de mala fe. Bajo ningún concepto se habló del TFM. En ningún momento he participado en ningún trabajo de ningún estudiante".

Foto: La expresidenta madrileña, Cristina Cifuentes, durante su declaración.

Tras saltar las irregularidades en torno al máster de Cifuentes a los medios de comunicación, Chico de la Camára apuntó, además, a supuestas presiones de la Comunidad de Madrid. "El señor rector, no recuerdo si me hablaba de la presidenta, pero sí expresamente de la Comunidad de Madrid, me dijo que me iba a llamar Feito para esclarecer el tema. Yo tenía claro que, si había una modificación, había un fundamento académico". "Lo que tengo claro es que ella tenía que resolver este problema para la Comunidad de Madrid, con total seguridad. Eso me quedó meridianamente claro". En cuanto al contenido de la llamada que tuvo con Feito, dijo que "no fue una conversación fácil".

Gracias a ese cambio de notas, Cifuentes pudo recoger el título de su polémico máster en 2017. En su declaración como testigo del viernes, el rector de la universidad, Javier Ramos, explicó que en sus estudios de posgrado se produjeron "errores administrativos graves", entre ellos el hecho de que Calonge "no debería haber estado autorizada" a cambiar calificaciones en 2014, pero la funcionaria intentó justificar este aspecto y aseguró que durante ese curso también modificó notas de otros alumnos. "Hacemos muchas modificaciones de matrículas al año. Imagínese, casi 10.000 alumnos". En la misma línea, quitó peso a su relación con la hermana de la expresidenta madrileña, que ha ejercido como profesora visitante de la universidad, y a su decisión de acompañar a la propia Cifuentes a recoger el mencionado título en 2017.

Foto: El rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Javier Ramos López, durante su declaración

Un año después, el 21 de marzo de 2018, cuando 'elDiario.es' informó sobre irregularidades en los estudios de posgrado de Cifuentes, altos cargos de la universidad como el rector o el vicerrector de Comunicación, Carles Marín, se reunieron por la mañana en el centro para abordar el escándalo. "Yo estaba de baja y fue iniciativa mía ir al rectorado porque encontré el correo de Chico. Una vez allí, me encontré con que había una reunión", se defendió Calonge respecto a su presencia en la misma.

Al encuentro también acudieron Chico de la Cámara y el exdirector del Instituto de Derecho Público, Enrique Álvarez Conde, fallecido en abril de 2019. "Chico dijo que, efectivamente, había pasado lo que estoy diciendo". "Álvarez Conde dijo que tenía el trabajo [el TFM de Cifuentes], que creía que lo podía tener en su casa o en el despacho". "La verdad es que varias personas, incluida yo, le dijimos que fuese a buscarlo". Hasta ese punto, la versión de Calonge coincide con la de testigos anteriores como el rector, pero, en el tramo final del interrogatorio, hizo referencia a un aspecto que contradice al resto: "El acta yo la vi encima de la mesa. Antes de la rueda de prensa", aseguró tajante. Otras personas involucradas en la polémica apuntan a que el acta falsificada no estuvo disponible hasta la tarde de ese mismo día.

Foto: La expresidenta de la CAM, Cristina Cifuentes, durante su declaración. (EFE)

Calonge mantiene así un relato distinto respecto a los tiempos que se siguieron en la universidad a la hora de fabricar este documento. "Yo llamo a Álvarez Conde tras recibir reiteradas llamadas del consejero [Rafael Van Grieken] y le pido el acta que ha declarado por la mañana. A los pocos minutos, a mi cuenta de correo personal llega un mensaje de Álvarez Conde", explicó el rector Javier Ramos el pasado viernes. "En el mismo instante en el que la recibo, lo reenvío a mi secretaria para que proceda a su reenvío". Según explicó, en esas llamadas, Van Grieken le solicitaba documentación que habían mencionado en la rueda de prensa y, en concreto, el acta de Cifuentes, pero Calonge afirma ahora que el documento ya estaba en manos de la universidad antes de la mencionada comparecencia ante los medios.

"Estaba en blanco y negro, no estaba en color", mantuvo. "Yo sí que vi ese acta encima de la mesa, que dijeron que si no eran originales esas firmas no valían". El acta se erige como clave en el juicio, donde, además de a Cifuentes, se juzga a otras dos personas: la directora del máster Cecilia Rosado, para la que la Fiscalía pide 21 meses de cárcel y ya ha reconocido ser la autora de la falsificación, y la mencionada exasesora de la Consejería de Educación, María Teresa Feito. Esta última también acompañó a Cifuentes y a Calonge a recoger el título del máster en 2017.

Cristina Cifuentes Universidad Rey Juan Carlos (URJC)
El redactor recomienda