Gabilondo se aferra a su estrategia: entre defender a Sánchez y evitar la crispación
  1. España
ESTADO DE LA OPOSICIÓN EN MADRID

Gabilondo se aferra a su estrategia: entre defender a Sánchez y evitar la crispación

El empacho por la concatenación de polémicas, la impotencia por no haber conseguido coordinar una moción de censura y la falta de liderazgos fuertes debilita la oposición a Ayuso

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, conversa con el portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo. (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, conversa con el portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo. (EFE)

La gestión del temporal Filomena por parte de las administraciones madrileñas está generando más tensión entre la ciudadanía, ante el lento camino hacia la normalidad tanto en la movilidad como en la apertura de colegios o recogida de basuras, que entre los grupos de la oposición. Los principales representantes de los partidos de izquierda coinciden en lamentar un negativo balance tras ocho días de la histórica nevada y en reforzar su tesis al achacar, principalmente a la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso, que se priorice la batalla con el Gobierno del Estado a la resolución de los problemas. Sin embargo, mantienen un perfil en el que parecen haber hecho mella el agotamiento y el empacho por la concatenación de polémicas, la impotencia por no haber conseguido coordinar una moción de censura y una falta de liderazgos fuertes.

El socialista Ángel Gabilondo, líder de la oposición en la Comunidad de Madrid como el candidato más votado en las pasadas elecciones autonómicas, sigue aferrándose a su estrategia de baja intensidad, política y mediática, entre la defensa del Gobierno central y la máxima de evitar caer en la crispación política. Un perfil sobre el que sobrevuela además su elección como Defensor del Pueblo, órgano pendiente de renovación, por el que abandonaría sus actuales tareas. Más Madrid, en cambio, no rehúye del conflicto, pero adolece de voces con el aura de legitimidad del socialista y un reparto de roles internos que, si bien permite mayores contrapesos y perfiles especializados, no ayuda a que cuaje una imagen de jefe de filas.

Gabilondo sigue aferrado a su estrategia de baja intensidad política y mediática, entre la defensa del Gobierno y la máxima de evitar la crispación

El portavoz adjunto del PSOE en la Asamblea de Madrid, el veterano político José Cepeda, defiende el ánimo constructivo de su grupo, sin por ello dejar de lado los mensajes efectistas como que el Gobierno de Ayuso es "el peor de la historia" y que la presidenta hubiese estado "desaparecida" durante las primeras horas del temporal, "estando más pendiente de las fotos para cuidar su imagen y ocultar su incompetencia que en dedicarse a resolver los problemas de la gente". Con todo, niega también la esencia del debate sobre si la oposición está teniendo un papel pasivo, cuando en ocasiones también se ha llegado a llamar la atención de que el líder de la oposición estaba desaparecido.

"La gente no está al tanto en si eres más blando o más duro, la inmensa mayoría de los madrileños está cansada de esas retóricas. Lo primero que se quiere es que quien está en el Gobierno se dedique a hacer las coas bien y que quienes estamos en la oposición nos dediquemos a aportar ideas si no lo hace bien. Luego ya nos tendrán que pedir resultados y la verdad es que en situaciones de crisis, primero la sanitaria y ahora la emergencia metereológica, se ve lamentablemente que el Gobierno tiene muchas carencias y poca capacidad. Se ve que no hay nivel", concluye Cepeda, quien lleva como diputado en la Asamblea de Madrid desde 2003.

placeholder El socialista Ángel Gabilondo en la Asamblea de Madrid. (EFE)
El socialista Ángel Gabilondo en la Asamblea de Madrid. (EFE)

El estilo de Gabilondo no siempre encaja con unas reglas de juego que la presidenta de la Comunidad de Madrid ha llevado en ocasiones al extremo. Para el 'número dos' de los socialistas, en quien se confió desde Ferraz para pilotar una oposición dura contra Ayuso, "con colmillo", la excepcionalidad del actual Gobierno regional, foco continuo de polémicas, se debe a que para su investidura Ayuso "se maniató a la ultraderecha". "Un partido extremo que le marca las directrices y que le impone algunos discursos que la alejan de la moderación o de espacios donde poder consensuar", lamenta. "Vox está en un rango ideológico del nueve –siendo uno extrema izquierda y diez extrema derecha– y al competir el PP, que históricamente estaba en el siete, trata de ocupar más el nueve que el cinco", añade para concluir que en este contexto "es complicado tener sensatez y sentido común para hacer política".

El Gobierno madrileño se ha convertido también en una de las primeras líneas de batalla contra el Gobierno de Sánchez. Uno de los motivos a los que asocia la estrategia de los socialistas el portavoz de Más Madrid en la Asamblea regional, Pablo Gómez Perpinyà. "Cada uno hace la oposición que considera que tiene que hacer. En el caso de los partidos que forman parte del Gobierno a nivel nacional, su prioridad es avalar la gestión estatal. Nosotros no tenemos esa mochila, y si el Gobierno de España se coordina bien con el de la Comunidad lo celebramos, pero si falla no tengo que exculpar a nadie, sino señalarlo con naturalidad".

El portavoz de Más Madrid pone como ejemplo las peticiones tanto de Ayuso como del alcalde y portavoz nacional del PP, José Luis Martínez-Almeida, para la declaración de zona catastrófica. "Nosotros queremos comprometer esa declaración al cumplimiento de una serie de objetivos, para que ese dinero llegue realmente a las zonas más golpeadas y que se emplee en reconstruir desperfectos evitando regar nuevamente los negocios de los 'amiguetes' de Ayuso. Si es así sin duda que lo apoyaremos, pero igual los partidos que gobiernan en España", dice en referencia a PSOE y Unidas Podemos, "tienen más dudas". "Para nosotros la única ecuación que vale es Madrid", zanja.

Foto: El alcalde de Madrid en una imagen de archivo. (EFE)

Gómez Perpinyà plantea así una evaluación crítica de la gestión del temporal por parte de todas las administraciones implicadas. Sobre el Gobierno central echa en falta una mayor proactividad a la hora de ofrecerse para intervenir en la Comunidad, no solo en la capital sino en el conjunto de los municipios afectados. Precisamente, denuncia que no se estén poniendo en el foco los problemas de otros municipios de la comunidad, donde se están destinando menos recursos. "Ayuso utiliza la Comunidad para hacer oposición al Gobierno central, pero eso no debería ser excusa para que otras administraciones hagan el trabajo que tienen que hacer y que no nos dejen solos. Por más que sea una presidenta que no está a la altura de las circunstancias, le pediría más claridad al Gobierno de España", explica.

Para Cepeda el despliegue de los recursos del Gobierno central ha sido óptima, destaca el papel a la hora de coordinar las distintas administraciones que habría tenido el delegado del Gobierno, José Manuel Franco, también secretario general autonómico del partido, y pone en evidencia que Ayuso "tape su malísima gestión tratando de culpar al Gobierno de España e incluso a los ayuntamientos". No se trata de guerras políticas ni batallas entre partidos, insiste, para criticar que Ayuso "busca excusas para tapar sus culpas confrontando con el Gobierno". "Hacer política así es una mala noticia", asegura para concluir que "nosotros buscamos puntos de encuentro y trabajar codo con codo". Continúan los equilibrios, entre crisis que se van acumulando y una tensión social creciente.

Ángel Gabilondo Isabel Díaz Ayuso PSOE Más Madrid Temporal
El redactor recomienda