Ayuso y Almeida abrirán un nuevo conflicto con Moncloa si rechaza la zona catastrófica
  1. España
A LA ESPERA DE LA DECISIÓN

Ayuso y Almeida abrirán un nuevo conflicto con Moncloa si rechaza la zona catastrófica

En Madrid ven muy difícil que el Consejo de Ministros rechace la petición que Ayuso elevará a la región entera. Entienden que hay riesgo de que se interprete como "discriminación"

placeholder Foto: La presidenta de la CAM, Isabel Díaz Ayuso, visita Torrejón de Velasco. (EFE)
La presidenta de la CAM, Isabel Díaz Ayuso, visita Torrejón de Velasco. (EFE)

El próximo enfrentamiento político entre la Comunidad de Madrid y el Gobierno central podría desatarse en solo unos días. El miércoles, Isabel Díaz Ayuso aprobará en el Consejo de Gobierno la petición formal para que se declare zona catastrófica la región madrileña tras el abrupto paso de Filomena. La decisión se tomó después de que más de 50 ayuntamientos se adelantaran en sus solicitudes, incluido el consistorio de la capital, que cifra en 1.400 millones de euros los daños causados por el temporal.

Las reticencias mostradas por algunos miembros del Ejecutivo central y la insistencia en que tendrán que estudiar minuciosamente los datos cuando el Consejo de Ministros reciba los informes con las solicitudes hace sospechar a los dirigentes madrileños que podría haber una negativa. Fuentes del equipo de Ayuso ven difícil un no. "Las imágenes, los destrozos, el impacto económico en sectores como la agricultura, comercio o transportes hablan por sí solas", aseguran. "Solo hay que salir a la calle y abrir los ojos", dicen también desde el Gobierno municipal capitalino.

El alcalde, José Luis Martínez-Almeida, dijo que no prejuzgaría una decisión que solo corresponde al Gobierno central (según establece la Ley del Sistema Nacional de Protección Civil), pero al tiempo reconoció que la esperaba con la mayor celeridad posible. En la Puerta del Sol no esconden que habrá un importante malestar si finalmente Moncloa se niega a aceptar la catástrofe: "Hay riesgo de que evidencien su discriminación a Madrid solo por el hecho de que gobierna el PP", afirman en el entorno más cercano de la presidenta. En esa línea, también el alcalde sugirió que "si en vez de nieve hubiera sido agua, una riada, nadie pondría en duda la declaración de zona catastrófica".

Foto: La Puerta de Alcalá, al fondo, entre nieve y hielo. (Reuters)

La petición de las administraciones se eleva al Consejo de Ministros a petición de la titular de Hacienda (que debe dar luz verde a la cuantificación de las ayudas), de Interior y otras carteras afectadas si las hubiera. Las dudas sobre lo que pueda decidir Moncloa se basan en la falta de declaraciones públicas de ministros compartiendo la gravedad del golpe en la capital. Pero también en las críticas de otros alcaldes y presidentes autonómicos socialistas, y también de la oposición a los gobiernos madrileños, que directamente ponen en duda la gestión de la nevada.

"¿Es una catástrofe o se intentan ocultar deficiencias en la gestión y falta de previsión?", se preguntaban algunos ediles como los de Soria, Ávila, Valladolid o Alcañiz en un artículo publicado por este diario. Algunos reconocían sentir estupefacción al ver la capital bloqueada una semana después de la nevada. Tampoco entendían que los colegios prolonguen el cierre hasta el próximo miércoles. A esos reproches unen las previsiones metereológicas "claras" que anticipaban la nevada que después llegó. "Había tiempo suficiente para activar planes de emergencia", insisten, poniendo en seria duda que vaya a aceptarse la declaración de zona catastrófica.

placeholder Efectivos de las Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales. (EFE)
Efectivos de las Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales. (EFE)

Madrid: "Hubo trabajo de prevención"

Sin embargo, los consistorios madrileños capitaneados por el de la ciudad de Madrid (y cuya defensa en conjunto evidenciará Ayuso cuando solicite la zona catastrófica para la región) defienden su gestión y el dispositivo movilizado desde días antes de que comenzara a nevar.

En el caso del ayuntamiento de la capital, su equipo de Gobierno afirma que el día 5 de enero, antes de la primera alerta clara de la AEMET (que comunicó el 6, día de Reyes, que se esperaban unos pocos centímetros de nieve para el día siguiente), esparció 5.000 toneladas de sal por todas las calles y aceras. "Fue un tratamiento preventivo muy copioso", explican desde el consistorio.

Ya el día 7 por la noche, a las 22:49 horas, la agencia meteorológica estatal volvió a comunicar al ayuntamiento que el viernes 8, a partir de las 18 horas, caería una gran nevada de 20 centímetros con una probabilidad de entre el 40 y 70%. Al final fueron 50 y 60 centímetros en la ciudad, según explica el consistorio. Esa tarde, que arranca la verdadera nevada (y que se prolongó durante 30 horas), el Ayuntamiento decide movilizar todos los recursos humanos disponibles. De las 3.800 personas en marcha se pasan a 6.225, al incluir a personal de fin de semana y más allá de limpieza, como los operarios de zonas verdes y jardines, que se unen a las labores.

Foto: Colegio en Alcalá de Henares. (EFE)

El sábado, con la nieve cayendo a pleno rendimiento y sin descanso, el Ayuntamiento asegura que se movilizan máquinas quitanieves desde las 60 hasta las 129, que llegan a ser 200 en los días posteriores, también gracias a algunos refuerzos llegados desde Andalucía, Murcia y Extremadura. "Durante la nevada no dejamos de movilizarnos", insisten desde el consistorio ante el debate de si se pudo hacer más antes de que la nieve se convirtiera en hielo con la caída drástica de temperaturas (hasta diez grados bajo cero) el domingo por la noche y el lunes.

Junto con la limpieza de residuos (la basura acumulada ha intensificado las quejas vecinales) y el acceso a los colegios, además de la mejora en el tránsito por todas las calles de la ciudad, el consistorio centra sus esfuerzos en la retirada de ramas y árboles caídos por culpa de Filomena. Un destrozo, el de las zonas verdes y especialmente para el pulmón que es la Casa de Campo o el icónico parque de El Retiro, en el que Almeida basa también su petición de declarar la emergencia. La labor de revisión y tala ha provocado la contratación de 1.100 efectivos extra por 50 días que probablemente habrá que prorrogar. En total hay 700.000 árboles afectados en la ciudad.

Foto: Retirada de la nieve de las calles de Madrid. (EFE)

A pesar de que en el fin de semana pasado las administraciones regional y estatal vivieron una especie de tregua reconociendo que las previsiones habían quedado desbordadas, los reproches mutuos empezaron a surgir con el comienzo de la semana. En el ayuntamiento insisten en destacar que hubo coordinación y agradecen los recursos del Ministerio de Fomento y la ayuda de la UME desde Defensa. Pero la bronca política permanece latente y todas las miradas están puestas en la decisión que tome Moncloa sobre la zona catastrófica.

Ayuntamiento de Madrid Nieve Isabel Díaz Ayuso Partido Popular (PP) José Luis Martínez-Almeida Moncloa
El redactor recomienda