Guardias y funcionarios exhaustos tras 72 horas en la última prisión liberada de la nieve
  1. España
SE QUEJAN DE FALTA DE INFORMACIÓN

Guardias y funcionarios exhaustos tras 72 horas en la última prisión liberada de la nieve

Los servicios de emergencias de la Comunidad de Madrid despejan los accesos al centro penitenciario de Valdemoro y comienzan los primeros relevos de empleados

placeholder Foto: Efectivos de la UME trabajando en Mercamadrid. (EFE)
Efectivos de la UME trabajando en Mercamadrid. (EFE)

Las prisiones de la Comunidad de Madrid han estado aisladas desde el pasado viernes, cuando quedaron atrapados por la nieve los primeros funcionarios y guardias civiles en sus respectivos puestos de trabajo por la histórica nevada que cayó en el centro de la península, que cortó todos los accesos. Ayer por la tarde, el Ejército y los servicios de emergencias comenzaron a despejar las entradas a la mayoría de los centros penitenciarios, lo que permitió que pudieran empezarse a hacer los primeros relevos de empleados públicos, como ha confirmado la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. Tan solo una instalación se quedó sin ser asistida por las máquinas quitanieves. La cárcel de Valdemoro permaneció aislada al resto del mundo y sin información sobre cuándo actuarían las administraciones sobre ella.

Desde el sindicato de prisiones Acaip aseguran que los intentos de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ante la Delegación del Gobierno para que ésta última activara máquinas quitanieves en el centro fueron infructuosos durante todo el fin de semana. Añaden que fue el propio sindicato el que tuvo que mediar ante la Comunidad de Madrid para que ésta enviara vehículos especializados, que son los que finalmente despejaron los accesos. Desde Instituciones Penitenciarias afirman que el secretario general, Ángel Ortiz, y los directores de los centros estuvieron haciendo gestiones con todas las administraciones y que no es este el momento de poner o quitar medallas a nadie.

Foto: Entrada a la prisión de Estremera. (EFE)

Las máquinas llegaron a las dos de la madrugada y empezaron a limpiar las entradas para que pudieran comenzar a hacerse los primeros relevos. Fueron entonces saliendo algunos pocos guardias civiles y funcionarios de prisiones que llevaban más de 72 horas atrapados entre las rejas de la cárcel. Lo fueron haciendo con cuentagotas, ya que para que estos abandonaran la instalación tenía que llegar su reemplazo. Los primeros que han salido se han quejado de la falta de información por parte de la administración. Los funcionarios de prisiones, según cuentan desde Acaip, que hace de altavoz de los empleados públicos, comprenden que la situación era excepcional dada la tormenta de grandes magnitudes que ha sufrido la zona centro de España, pero consideran que los responsables políticos no han estado a la altura con ellos.

"Entendemos que era una situación difícil y hay que ser comprensivos, pero lo que no puede ser es que dejes a los funcionarios a su suerte sin darles información alguna", valora José Antonio Gutiérrez, portavoz de Acaip. "Tenían que haberles trasladado que se desconocía el tiempo que estarían aislados, pero que, fuera cual fuera el periodo de aislamiento, la Secretaría General les garantizaría la comida, el vestuario, las medidas de higiene y las horas extra que echaran con motivo de la situación de excepcionalidad", añade el representante sindical, que sí agradece a la Unidad Militar de Emergencias y a los servicios de emergencias de la Comunidad de Madrid la labor realizada para despejar los accesos a las prisiones.

Gutiérrez se queja también de que ha habido funcionarios de prisiones esperando en las paradas de autobús a las 6.45 horas estos días a que pasasen los autobuses de ruta de Instituciones Penitenciarias porque nadie les ha avisado de que no iban a pasar. "Lo mínimo era que la Secretaría General hubiera comunicado esto, no pedimos más", reclama el portavoz de Acaip, que sostiene que ahora la "prioridad" es que salgan todos los funcionarios que han cuadruplicado turnos estos días, ya que los relevos ahora se van a hacer de forma paulatina.

Durante el tiempo que han permanecido encerrados, los funcionarios han comido lo que tenían para almorzar los presos, aunque en ocasiones ni siquiera eso. Se quejan de que algunas raciones eran un simple sándwich y una pieza de fruta y de que no había merienda. Sus compañeros guardias civiles, por otra parte, también han sido alimentados con estas cantidades de comida, aunque en su caso por solidaridad. "Instituciones Penitenciarias les ha dado comida, pero sus superiores jerárquicos están en la Dirección General de la Guardia Civil, que les ha abandonado completamente; si no llega a ser por sus colegas de prisiones, no comen", se queja el portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), Pedro Carmona.

Foto: Madrid amanece sin autobuses, con cortes en metro y sin vuelos en Barajas.

La agrupación con más socios del cuerpo hizo ayer un comunicado público para quejarse de la Dirección General. "Compañeros y compañeras han doblado e incluso triplicado turnos de trabajo sin relevos ni previsión de que fuera a haberlos; todos y todas han trabajado con la más absoluta dedicación y vocación al servicio del ciudadano, con todo el sacrificio que se puede esperar de la institución, pero con ausencia de apoyo por parte de la cadena de mando; en Valdemoro no ha habido todoterrenos ni quitanieves para efectuar los relevos", denunciaron desde AUGC.

Parte de la prisión de Valdemoro se encontraba, además, en cuarentena por coronavirus. Cinco presos que procedían de Cataluña infectaron a finales del pasado año a otros reclusos de coronavirus. Las autoridades penitenciarias tuvieron que echar el cierre total al módulo más concurrido de la cárcel, el que alberga a los internos que se encuentran en tránsito hacia otros destinos. Más de medio centenar de presos fueron aislados en las mencionadas dependencias para guardar cuarentena con el fin de no esparcir más el covid. Entre ellos, por supuesto, los cinco reos que venían de diferentes prisiones catalanas. Todos los positivos detectados (casi una veintena) y el resto de presos aislados han permanecido en esta situación durante la tormenta.

Guardia Civil Funcionarios Sistema penitenciario
El redactor recomienda