La prisión de Valdemoro, en cuarentena tras la llegada de cinco presos con covid
  1. España
PROCEDENTES DE CATALUÑA

La prisión de Valdemoro, en cuarentena tras la llegada de cinco presos con covid

Instituciones Penitenciarias cierra el módulo de tránsitos de la instalación a cal y canto para prevenir que el coronavirus se expanda por el resto de las dependencias

placeholder Foto: Entrada a la prisión de Estremera. (EFE)
Entrada a la prisión de Estremera. (EFE)

Cinco presos que procedían de Cataluña infectaron a finales del pasado año a media prisión de Valdemoro de coronavirus. Las autoridades penitenciarias, de hecho, han tenido que echar el cierre total del módulo más concurrido de esta cárcel, el que alberga a los reclusos que se encuentran en tránsito hacia otros destinos. Más de medio centenar de internos se encuentran en estos momentos aislados en las mencionadas dependencias para guardar cuarentena con el fin de no esparcir más el covid. Entre ellos, por supuesto, los cinco reos que venían de diferentes prisiones catalanas.

Todos ellos llegaron a Valdemoro el pasado 23 de diciembre, en un convoy en el que había más de una veintena de presos. El vehículo que les trajo había hecho un recorrido previo para recoger a internos de diferentes centros penitenciarios de Cataluña y posteriormente emprendió el viaje hasta Madrid. Algunos de estos reclusos iban a ser transportados después a otras cárceles de diferentes territorios de España o a comparecer judicialmente ante los tribunales de la capital de España. Según fuentes de Instituciones Penitenciarias, las autoridades catalanas no notificaron en ningún momento que entre los viajeros había positivo alguno en covid-19.

Foto: Prisión de León. (EFE)

"O no trasladaron la información correctamente o desconocían que los internos estaban contagiados", aseguran las mismas fuentes consultadas por El Confidencial, que explican que tras conocer los mencionados casos de coronavirus pusieron en marcha todos los protocolos sanitarios para evitar más contagios. Lo primero fue cerrar el módulo de Valdemoro al que habían accedido los presos provenientes de Cataluña. Se trata del único especializado en tránsito de la comunidad autónoma, donde se encierra a todos los reclusos que están de paso por Madrid. Todos ellos suelen permanecer unos días en sus celdas a la espera de que les llegue el momento de declarar ante la justicia o de ser trasladados a su destino definitivo.

Fue de hecho durante el periodo que los cinco procedentes de Cataluña permanecieron en el módulo de tránsito en situación de espera cuando las autoridades de la prisión detectaron sus casos positivos y los de otros internos a los que ya habían contagiado. Algunos de los que venían en el autobús con los cinco fueron además trasladados a la cárcel de Estremera, con lo que los responsables de Valdemoro comunicaron la situación a las dirección de esta otra prisión, que detectó nueve casos positivos. Afortunadamente, según explican desde Instituciones Penitenciarias, los reclusos que llegaron a Estremera no tuvieron contacto con nadie más que entre ellos, por lo que pudieron ser aislados sin más problema.

No corrieron la misma suerte los que se quedaron en Valdemoro, que sí que habían tenido relación personal con otros compañeros de celda. Fue esto último lo que provocó que la cúpula de la prisión optara por cerrar todo el módulo y aislar a los más de 50 presos que residen entre sus muros, todos ellos en situación temporal. De momento, según las mismas fuentes, las autoridades sanitarias han detectado 13 casos positivos en esta instalación. Los internos que viven en el resto de la prisión siguen los horarios y las condiciones habituales del régimen penitenciario.

Foto: Un agente de la policía junto al contenedor de papel que arde durante los distrubios en Logroño. Foto: Efe

El sindicato CSIF asegura que actualmente hay 230 contagiados en los centros penitenciarios españoles, de los cuales 129 son funcionarios y 111, internos. La organización asegura que, además de lo ocurrido en Valdemoro, hay un nuevo brote en el centro de Picassent (Valencia), que afecta a otras 52 personas. "Es esencial controlar la propagación de la infección por covid y la vacunación es uno de los principales medios para proteger a las plantillas, conformadas por más de 24.000 personas, y a la población reclusa, que supera los 50.000 individuos", sostienen desde el sindicato, que ha reclamado priorizar al personal de prisiones en la campaña de vacunación. "Las plantillas son vulnerables y deben incorporarse al primer grupo de vacunación, entrando en la clasificación de centro sociosanitario, al prestar atención social y sanitaria a un colectivo de población vulnerable", argumentan desde CSIF.

El Ministerio de Sanidad ha establecido un plan de vacunación que actualmente priorizará a cuatro grupos de la población española que representan al 5% de los ciudadanos del país. Todos ellos recibirán 4,5 millones de dosis de la vacuna elaborada por Pfizer a lo largo de 12 semanas. El proceso comenzará por personas vulnerables que viven en residencias o tienen gran dependencia y acuden a centros de día así como los que trabajan para su bienestar (cuidadores, personal de limpieza, etc.); luego vendrá el personal sanitario y sociosanitario de primera línea, donde quiere englobar CSIF a los funcionarios de prisiones, dado que éstos profesionales tienen "mayor riesgo de exposición", según el departamento dirigido por Salvador Illa; a continuación, el resto de personal sanitario o sociosanitario; y, por último, las demás personas dependientes y sus cuidadores.

Cataluña Instituciones Penitenciarias Salvador Illa Ministerio de Sanidad Pfizer Sistema penitenciario Coronavirus
El redactor recomienda