Populismo y tibieza: Casado vuelve a distanciarse de Vox por el asalto al Capitolio
  1. España
POLÉMICA ENTRE PARTIDOS

Populismo y tibieza: Casado vuelve a distanciarse de Vox por el asalto al Capitolio

A pesar de las críticas por las comparaciones con Rodea el Congreso o el Parlament, Casado critica duramente que haya partidos en España "que justifican" de alguna manera el asalto

Foto: El líder del Partido Popular, Pablo Casado. (EFE)
El líder del Partido Popular, Pablo Casado. (EFE)

“Tengo que condenar rotundamente lo que pasó en el Capitolio y no entiendo cómo en España aún hay partidos que lo intenten justificar”. Pablo Casado eligió esas palabras para distanciarse de la postura de Vox en el asalto de Washington DC que ha provocado la mayor crisis constitucional en Estados Unidos. A pesar de la bronca partidista y la insistente acusación de Podemos contra los partidos de la derecha por su supuesta tibieza a la hora de condenar lo ocurrido y compararlo con otras situaciones en España, una vez más, la oposición deja al descubierto diferencias en los conceptos clave.

Casado, sobre el asalto al Capitolio: ''No entiendo cómo hay partidos que lo justifican''

Y en ese marco, el PP insiste en separarse de Santiago Abascal, que ha bebido del trumpismo para elaborar su estrategia de los últimos meses. En realidad, la reacción de los dos líderes tras conocerse el ataque a la sede de la soberanía nacional estadounidense fue muy distinta desde el primer momento. Frente al silencio de Vox, que tardó bastante más en pronunciarse, el líder de los populares aseguró de inmediato que se trataba de algo “inaceptable”, recordando que “la democracia se basa en la representación parlamentaria, que no puede ser coaccionada” de ninguna manera.

Las críticas llegaron después con el número dos del PP, Teodoro García Egea, que decidió poner el foco “en todos los ataques jaleados por el populismo”, con ejemplos como la manifestación de Rodea el Congreso de 2016 o la concentración contra la investidura del presidente de la Junta de Andalucía respaldada por Vox. Era un argumento similar al que empleó Abascal cuando respondió, finalmente, a los hechos de EEUU. “Me extraña que a la izquierda progre le parezca tan mal el asalto al Capitolio. Aquí tenemos a un vicepresidente que llamaba a asaltar el Congreso”, decía el líder de ultraderecha.

Casado, sin embargo, quiso incidir en su distancia con aquellos partidos que “justifican” de una u otra manera lo sucedido en Washington o, más bien, que evitan condenarlo con rotundidad. Además, se sumó a las críticas contra Podemos (sin cargar directamente contra dirigentes como Pablo Iglesias, a quien Abascal señaló en varias ocasiones), asegurando que el asalto a un Parlamento “siempre es un ataque contra la base democrática de cualquier nación”, reconociendo “no entender” que otras formaciones “critiquen este asalto y justifiquen cuando en Cataluña se intentaba asaltar el Palament”.

Pero la doctrina de los populares, iniciada en la moción de censura de Vox, marcó el camino y el líder del PP insistía en ello este mismo jueves desde Cataluña: “Los extremismos polarizan la política solo para sacar réditos. El populismo y el radicalismo tienen efectos nocivos. Esa agresión a las instituciones ha venido precedida de una apelación a la división social que nos recuerda a circunstancias que hemos sufrido en nuestro país”.

Aunque pudo entenderse como una referencia expresa a los independentistas o más recientemente a la coalición de PSOE y Unidas Podemos, Casado ha insistido en muchas ocasiones en reprochar el mensaje de división también desde las filas de Abascal. En el discurso de aquella moción, lo dejó claro al dirigirse a su rival por la derecha: “Lo que hoy queda retratado es la destrucción que produce la política de división de Vox, jaleada por la política de enfrentamiento de Sánchez”. Y es precisamente esa la línea que el PP defendió ayer al condenar el ataque al Capitolio: “Nosotros estamos en la moderación, en la centralidad. Y en la condena a las justificaciones que se hacen por parte de populistas de cualquier ideología”, remachó.

Foto: Seguidores de Donald Trump se enfrentan a la Policía en el Capitolio de EEUU (REUTERS)

La intención no era otra que mostrar el paralelismo de formaciones como Podemos y Vox que tantas otras veces ha defendido Casado. Y, precisamente, en el PP no aceptan el diagnóstico que los principales dirigentes morados lanzaron a lo largo del jueves para aunar la postura de la derecha, sin distinciones, por la comparación con otros altercados vividos en España que hicieron populares, Ciudadanos y Vox.

Mientras el portavoz de Podemos, Rafa Mayoral, aseguró que era “intolerable” intentar comparar las movilizaciones de Rodea el Congreso en 2016 con el asalto al Capitolio, Pablo Echenique afirmó que Vox “tiene tan secuestrados a PP y Ciudadanos” que son “incapaces de condenar con contundencia un intento de golpe de Estado”. La cuestión es que PP y Ciudadanos sí fueron contundentes en su condena “al intento totalitario” de asaltar el Capitolio. Vox, por su parte, aseguró que la situación en EEUU es “muy grave” desde hace meses, pero culpó “a la izquierda” de “llevar años dinamitando las instituciones”.

Los tres coincidieron en reprochar a Podemos la crítica de este asalto cuando hace años impulsó movilizaciones durante la investidura de Mariano Rajoy bajo aquel lema del 'No nos representan' y la necesidad de “deslegitimar el sistema” desde la calle. La comparación más sonora desde la oposición miró a Cataluña y, en concreto, los asedios al Parlament de 2012 y, sobre todo, de 2018 en el primer aniversario del referéndum ilegal, cuando se vivieron momentos de mucha tensión a las puertas del Parlamento autonómico.

Pablo Casado Partido Popular (PP) Ciudadanos Vox
El redactor recomienda