Los Presupuestos aparcan la oposición parlamentaria por la crisis migratoria canaria
  1. España
TRAMITAR LOS PGE ES PRIORIDAD LEGISLATIVA

Los Presupuestos aparcan la oposición parlamentaria por la crisis migratoria canaria

El trámite presupuestario en el Congreso durará dos semanas. Cuando acabe, la reanudación de la actividad tardará otra más

placeholder Foto: Vista del hemiciclo durante una sesión plenaria. (EFE)
Vista del hemiciclo durante una sesión plenaria. (EFE)

La crisis migratoria de Canarias no existe en el Congreso. El trámite de los Presupuestos Generales del Estado requiere dedicación exclusiva, porque así lo establece el reglamento de la Cámara. Durante esta semana y la próxima, los diputados se ocuparán tan solo de sacar adelante el proyecto del Gobierno, que es el más importante de su acción legislativa. La oposición carece de margen para buscar otros frentes en ámbito parlamentario.

Este mero trámite ha dado oxígeno al Ejecutivo de coalición, a pesar de que la situación en Canarias es ya la mayor crisis migratoria que ha vivido el territorio español tras la de los cayucos, en 2006. Más de 18.400 personas han llegado a las islas en lo que va de año, la mayoría procedente de Marruecos. Siguen arribando migrantes, ayer mismo, casi 350, dos bebés entre ellos. La tensión social empieza a despuntar, como denota que los empresarios canarios hayan pedido al Gobierno que cuanto antes acoja en los campamentos que ha planificado a las 6.000 personas que aún se hospedan en una quincena de hoteles de Las Palmas.

Foto: Dos migrantes miran el horizonte en la playa de Puerto Rico, sur de Gran Canaria. (A. Alamillos)


Desde hace semanas, la coalición que forman PSOE y Unidas Podemos asiste a la evolución de los hechos con puntos de vista contrapuestos, y las diferencias no solo se airean en privado. El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, defendió ayer el traslado de migrantes a la Península, posibilidad que ha rechazado el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, para evitar el trazado de vías irregulares de acceso a Europa y la rentabilidad que de ello puedan sacar las mafias. El flanco socialista del Gobierno ha apostado por el acogimiento y la repatriación, no así el lado morado, que aprecia lagunas en el cumplimiento de los derechos humanos. El choque entre los dos sectores sigue, como sigue la llegada de migrantes a Canarias.

La oposición ha protestado por la gestión del Gobierno y ha puesto en el centro de todas las críticas al ministro de Interior, pero el ruido que hace unos días levantaron el líder del PP, Pablo Casado, o la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, ha ido poco a poco bajando los decibelios. El pasado día 18, hubo sesión de control en el Congreso y la propia Oramas subió la voz contra la gestión de la crisis migratoria y la diputada del PP Ana Belén Vázquez preguntó a Marlaska por ello. Poco más.

placeholder La diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas.
La diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas.


Casado viajó el pasado fin de semana a Canarias e intentó acceder al puerto grancanario de Arguineguín, aunque no se lo permitieron. Lo denunció, así como la política de 'efecto llamada' de Pedro Sánchez. Le acusó de estar provocando una especie de nuevo Lesbos, en alusión a la isla griega en donde se levantó el campamento de Moria. También se desplazó recientemente el portavoz adjunto de Unidas Podemos, Enrique Santiago, para exigir solidaridad entre comunidades autónomas. En Vox, la solicitud consiste en enviar a las islas buques de la Armada para imponer un bloqueo naval.

El ejercicio de oposición política no se ha traducido en oposición parlamentaria, sencillamente, porque el Congreso está entregado a tiempo completo a la tramitación de los Presupuestos. Los grupos han registrado iniciativas para que el Gobierno, aunque sea dentro de unos días, no se desentienda de la crisis. El PP ha pedido la comparecencia de la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, con el fin de exigirle explicaciones sobre el operativo Frontex de la Unión Europea. Cs ha pedido la de Marlaska, al que pretende reprobar por el papel que está desempeñando. No hay muchas iniciativas más, salvo preguntas al Ejecutivo para que responda por escrito, lo que suele derivar en contestaciones insustanciales.

La oposición política no se ha traducido en oposición parlamentaria, porque el Congreso está entregado a la tramitación presupuestaria


La semana que viene habrá pleno, pero dedicado a debatir y votar todos y cada uno de los capítulos del proyecto presupuestario. El punto final de este periplo por el Congreso acabará el miércoles con la aprobación del texto, que irá al Senado. Sin embargo, la culminación del trámite no dará pie a la reanudación inmediata de la actividad parlamentaria, ya que no está previsto que haya durante la semana del Día de la Constitución, con varios festivos en España. Por tanto, hasta mediados de diciembre, la oposición no podrá controlar la acción del Gobierno ni pedirle responsabilidades por la gestión de la crisis migratoria. Ni por nada más.

Lo que ha demandado el PP en una proposición no de ley, principalmente la repatriación urgente de los migrantes irregulares, no se debatirá hasta previsiblemente el año 2021, al igual que las proposiciones de Cs, una con la reprobación de Marlaska y otra con la habilitación de un fondo de contingencia. Para cuando el Congreso celebre un debate sobre la política migratoria del Gobierno, la situación habrá cambiado. Mientras tanto, se siguen llenando los alojamientos canarios.

Canarias Congreso de los Diputados Fernando Grande-Marlaska Presupuestos Generales del Estado Inmigración
El redactor recomienda