El audio de Fernández Díaz y su 'dos' sobre Kitchen: "Me pides que me informe, ministro"
  1. España
POR EL ESPIONAJE A BÁRCENAS

El audio de Fernández Díaz y su 'dos' sobre Kitchen: "Me pides que me informe, ministro"

El careo arrancó con Martínez ratificando su declaración anterior, asegurando que Fernández Díaz se interesó por conocer los topos que la policía manejaba en el entorno de Bárcenas

Foto: Careo entre Fernández Díaz y Francisco Martínez en la investigación del caso Kitchen.
Careo entre Fernández Díaz y Francisco Martínez en la investigación del caso Kitchen.

Un ministerio, dos versiones sobre Kitchen. Esa es la conclusión que se extrae del careo que se celebró el 13 de noviembre entre el exministro de Interior Jorge Fernández Díaz y su antiguo número dos, Francisco Martínez, en el marco de la pieza del caso Villarejo que investiga la operación que se puso en marcha en 2013 para robar documentación al extesorero del PP Luis Bárcenas. El juez Manuel García Castellón citó a ambos para contraponer sus declaraciones y llegar a una conclusión, pero ninguno cedió terreno, como se refleja en el audio al que ha tenido acceso El Confidencial. "Si hay que pedir, que yo no pido nada, pero si hubiera que pedir una testifical, a ver si al presidente del Gobierno, a la vicepresidenta o al general Sanz Roldán yo les pedí el contacto 'cecilio' [en referencia al CNI]", llegó a argumentar Fernández Díaz.

El careo arrancó con Martínez ratificando su declaración anterior. Según su versión, Fernández Díaz se interesó por conocer los topos que la policía manejaba en el entorno de Bárcenas desde el primer momento y le ordenó comprobar si entre ellos se encontraba el chófer del extesorero, para lo que le envió un mensaje con el nombre de este el 13 de julio de 2013: "Yo, efectivamente, hice esa comprobación con el director adjunto operativo [Eugenio Pino], que me dio una información totalmente irrelevante desde el punto de vista de lo que estaba dando ese confidente, pero sí me informó de que era un confidente policial y yo se lo trasladé al ministro". Con esta declaración, el exsecretario de Estado de Seguridad apuntaba de forma directa al ministro, limitando su papel al de seguir sus órdenes: "Tú me pides que me informe", subrayó.

Los mensajes de texto que supuestamente fueron enviados por Fernández Díaz en 2013 se erigen como principal indicio de que estaba al tanto de la operación Kitchen. Los investigadores dieron con esta información después de que Martínez levantara acta notarial con ellos antes de su imputación, pero, durante el careo, el exministro se desmarcó una vez más de los mismos: "Vamos a ver, Martínez... Yo empiezo por negar absolutamente esa llamada y el mensaje". "Hay que ponerse en el contexto, estamos en julio de 2013 y ya estaba habiendo, por desgracia, no pocos casos de corrupción que afectaban a instituciones gobernadas por el PP [...]. Yo no tenía ningún interés particular ni nadie me había solicitado a mí, ni comunicado, cómo se llamaba o si tenía chófer Bárcenas. Tenía preocupaciones más importantes", aseguró.

Llegados a ese punto, Martínez trató de limar asperezas con su antiguo jefe: "De lo que acabas de decir, tengo coincidencias en varios aspectos. Primero, en el aspecto de que el señor Bárcenas publicase papeles, documentos o lo que fuese, te tenía tranquilísimo". Pese a ello, el acercamiento duró poco: "Si Bárcenas tenía un coche o lo tenía su señora, que a ti en términos personales no te preocupara, pues seguro que también, pero a ti alguien te dio esa información y tú querías comprobar si era verdad o no. Porque si no, ¿de qué me invento yo esto? ¿A santo de qué?", lanzó el exsecretario de Estado de Seguridad. "Esa es la pregunta que me hago yo... Esa es la pregunta que me hago yo, sinceramente [...]. Hubiera podido ser que alguien me lo hubiera dicho, pero nadie me lo dijo, ni ningún político, ni ningún periodista", respondió el exministro.

Foto: El extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)

La primera parte del careo se cerró así con ambos manteniendo que en 2013 nunca oyeron hablar de una operación llamada Kitchen, pero con Martínez asegurando que fue Fernández Díaz quien le ordenó comprobar la existencia de un confidente en el entorno de Bárcenas y que por eso recurrió a Eugenio Pino. A partir de ahí, la comparecencia dejó atrás la supuesta llamada del exministro en la que le preguntaba por Sergio Ríos para centrarse en los mensajes que se incluyen en el acta notarial que levantó el exsecretario de Estado de Seguridad antes de su imputación. Según la versión de Martínez, el ministro incidía en ellos que Kitchen "es importante", implicaba en los seguimientos a los "cecilios" en referencia al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y mencionaba de forma directa al "chófer de Bárcenas".

El último se remonta al 18 de octubre de 2013, y en él se habla del volcado del contenido de los teléfonos móviles proporcionados por el "informador". "Te informo", decía. A diferencia de los anteriores, Martínez sostuvo que este no lo había escrito Fernández Díaz, sino que se lo habían enviado al exministro y después él se lo había rebotado. "Yo lo protocolizo porque me siento absolutamente abandonado por alguien a quien tenía en la mayor de las estimas", se justificó el exsecretario de Estado ante el juez. "Reconozco que es algo que me ha afectado, lo digo así porque ante todo somos personas", se defendió a su vez Fernández Díaz. Pero tras rebajar el tono, el exministro volvió a la carga y aseguró que los mensajes estaban manipulados: "Yo no sabía lo que eran los 'cecilios'. Ni contigo ni con nadie he hablado de los 'cecilios''".

Foto: Ilustración: El Herrero.

Para reforzar su línea de defensa, Fernández Díaz incidió en un mensaje que supuestamente envió a Martínez y decía "así hemos kedado", en referencia a que iba a esperar a después de un Consejo de Ministros para que le pasaran un contacto del CNI para estar al tanto de Kitchen: "Aquí cada uno es como es y yo no escribo con 'K'", sostuvo el exministro. "Me parece surrealista. No sé cómo has podido equivocarte, quiero creerlo así, porque te digo que esta conversación es muy posible que haya tenido lugar, pero tan cierto es que conmigo jamás". "Esto está manipulado", zanjó. Lejos de recular, Martínez respondió con dureza: "Es radicalmente falso que tú no supieses que a las personas del CNI se les llamara 'cecilios'", dijo en un primer momento, afirmando que eran habituales sus contactos con los servicios de Inteligencia.

Una vez expuesta esta idea, el exsecretario de Estado de Seguridad volvió a otro de los argumentos del exministro para descartar que los SMS hayan sido manipulados: "Yo no tengo ni idea de cómo se falsifican mensajes", lanzó. "Tú sabes que escribes los mensajes con emoticonos, con palabras en inglés... Eres, en ese sentido, si me permiten la expresión, bastante moderno. Y simplemente para demostrárselo a su señoría, enséñale a su señoría qué contactos tienes en la 'K' de tu teléfono, a ver si en la 'K' no está Cañizares, por ejemplo", se defendió Martínez. "Personas con las que hablo con frecuencia, si comienzan por la misma letra, como es el caso, que tengo varios que empiezan por 'CA', a uno le pongo 'KA'", reconoció entonces Fernández Díaz. La respuesta de antiguo número 'dos' no se hizo esperar: "¡Vaya! Ahora sí que está la 'K'".

Foto: El exsecretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, en el Congreso. (EFE)

Los ajustes de cuentas fueron constantes a partir de ese momento. "Por favor, idiota del todo no soy", aseguró Fernández Díaz frente a los ataques del exsecretario de Estado de Seguridad. Pero su antiguo número 'dos' no dio marcha atrás y denunció "una actitud inmoral e indigna del Partido Popular", que le dejó fuera de las listas para las elecciones de abril de 2019: "Sinceramente, si ese Partido Popular del señor Casado no sabe cuidar a la gente que ha trabajado bien, mucho me temo que no sabrá cuidar nunca a los españoles que no conoce". El rifirráfe se alargó entonces varios minutos, hasta el punto de que el exministro criticó que se presentara como "víctima" tras los "epítetos" que le ha dedicado en los últimos años en concersación privadas: "Me has llamado 'idiota integral', 'cabrón', 'hijo de puta', 'miserable' y 'bobo'", recordó.

Más allá de este cruce de dardos en la recta final, ambos abordaron también su relación con Villarejo desde el ministerio. Según el exministro, fue el exdirector general de la Policía, Juan Cotino, quien le pidió que le recibiera en 2012: "Me dijo lo que me dijo, que había un comisario llamado Villarejo, que solía suministrar información muy sensible, muy interesante y muy útil para el ministerio, por lo que sería bueno que alguien de mi confianza contactara con él". Con esta solicitud sobre la mesa, Fernández Díaz mandó a Martínez a que lo conociera, pero descartó que tuviera relación con Villarejo. "Siempre que hablé con él fue porque tenía información relevante", se escudó a continuación el exsecretario de Estado de Seguridad. Pero sobre si el exministro conocía o no esos contactos, ambos incurrieron de nuevo en contradicciones.

Jorge Fernández Díaz Luis Bárcenas Comisario Villarejo Partido Popular (PP)
El redactor recomienda