Los antidisturbios dicen "basta": convocan paros para exigir reformas laborales
  1. España
LA UNIDAD SUFRE UNA "SANGRÍA DE BAJAS"

Los antidisturbios dicen "basta": convocan paros para exigir reformas laborales

El mayoritario sindicato Jupol emplaza a una concentración en las instalaciones de las Unidades de Intervención Policial de Madrid para pedir más personal y medios adecuados

Foto: Actuación de los antidisturbios en el barrio madrileño de Lavapiés, en 2018. (EFE)
Actuación de los antidisturbios en el barrio madrileño de Lavapiés, en 2018. (EFE)

Los antidisturbios no solo contienen manifestaciones violentas. Los miembros de este departamento de la Policía Nacional también reclaman sus derechos a través de ese derecho a concentrarse en la vía pública. Así lo harán mañana de hecho varias decenas de ellos en el complejo del barrio madrileño de Moratalaz, que alberga la sede regional de las denominadas Unidades de Intervención Policial (UIP). Han sido convocados por el sindicato mayoritario del cuerpo, Jupol, el que ganó las pasadas elecciones tras hacer bandera de la equiparación salarial, una reivindicación histórica que el ministro Juan Ignacio Zoido firmó con los sindicatos y que luego ratificó su sustituto, Fernando Grande-Marlaska, que este mes precisamente hará frente al tercer tramo del acuerdo que implica una subida generalizada para policías y guardias civiles con el fin de que estos igualen sus sueldos a los de los Mossos d'Esquadra.

La convocatoria está prevista para las 13 horas y se alargará hasta las 15 horas en el exterior del recinto de Moratalaz. Desde Jupol, explican que el objetivo de esta manifestación es reivindicar a la Dirección General de la Policía que dote de más medios y más personal al departamento antidisturbios, que como relató El Confidencial se encuentra en el peor momento de su historia por esa escasez de recursos. Según explican desde el sindicato, hoy por hoy el trabajo "sale adelante por el personal operativo que sostiene las unidades, que aguanta lo que le echen". Sin embargo, añaden, los funcionarios "están llegando a un extremo en el que no pueden más y piden la baja". Además, continúa, "a la mínima que pueden cambiar de destino se van". Esta será la primera concentración en protesta por la situación laboral desde que los mismos agentes se concentraran en 2014 a raíz de las consecuencias que tuvieron para ellos las denominadas "marchas por la dignidad", que dejaron decenas de funcionarios heridos a manos de los radicales manifestantes y un hondo malestar.

Foto: Imagen: Reuters/ Sergio Pérez

A pesar de que aquellos episodios representaron un antes y un después para las unidades, los actuales convocantes sitúan el punto de inflexión que ha llevado a la actual crisis en la famosa operación Copérnico, desplegada por el Ministerio del Interior en Cataluña en 2017 con el fin de atajar el desafío independentista. Aquel dispositivo conllevó que la práctica totalidad de las UIP y de las Unidades de Protección y Reacción (las UPR, conocidas como las hermanas pequeñas de los antidisturbios) se desplazaran a Cataluña y coparan hoteles y cruceros del puerto de Barcelona con el fin de tratar de frenar las revueltas que aquellos días inundaban las calles de las principales ciudades de la comunidad autónoma. Los sindicatos policiales acusaron posteriormente al Gobierno de utilizar a los agentes como punta de lanza para parar los pies al órdago nacionalista puesto en marcha a través del 'procés' sin dotarles de los medios adecuados y sin hacer una defensa pública de su actuación.

Las malas condiciones en las que estuvieron los funcionarios, muchos de ellos hacinados en camarotes de grandes embarcaciones alquiladas por el estado que hacían las veces de dependencias policiales, así como las órdenes políticas que recibían los policías para evitar imágenes de agentes golpeando a manifestantes enervaron a los miembros de los antidisturbios. Las UIP, de hecho, sufrieron "una sangría de bajas", como las denominaron los sindicatos, tras la operación Copérnico que aún dura hasta la actualidad. Jupol ha pedido en reiteradas ocasiones al Ministerio del Interior a través del Consejo de la Policía cuántas bajas en concreto han sufrido las unidades. La Dirección General, sin embargo, "nunca ha contestado", señalan desde la organización sindical.

La imposibilidad de cogerse las decenas de días libres que tienen acumulados estos funcionarios, la negativa por parte de Interior a renovar el parque móvil de las instalaciones de Moratalaz o la falta de equipamiento adecuado están también en el origen de esta marcha, que provocará un parón de los antidisturbios durante dos horas. La falta de personal, protestan desde Jupol, hace que las furgonetas no estén saliendo llenas o que escaseen los jefes de los subgrupos con autoridad reconocida, ya que no hay subinspectores suficientes para hacerse cargo de este equipo básico de actuación que se encuentra en la base de toda la operatividad de las unidades. El resto de sindicatos también han mostrado en otras ocasiones su malestar con la situación del departamento. El Sindicato Unificado de Policía (SUP) de hecho emitió un informe hace meses que ponía en evidencia la falta de medios y de personal. La convocatoria, sin embargo, solo ha sido realizada por Jupol, que no ha contado con el resto de organizaciones en esta ocasión.

Foto: Imagen del 'making of' de 'Antidisturbios'. (Movistar)

La escasez, sin embargo, no es la única reivindicación. Los sindicatos se quejan de que las unidades están anticuadas y no tienen herramientas suficientes para hacer frente a las nuevas formas de vandalismo urbano que dominan hoy las calles, mucho más organizado que antes y con tecnología capaz de agrupar pruebas que permitan a los manifestantes interponer denuncias con enorme facilidad contra los funcionarios. Muchas de estas demandas no llegan a ningún sitio, pero ya generan una incertidumbre en los agentes que se alarga durante mes. La falta de complementos adecuados al nivel de disponibilidad que tienen los agentes y de peligrosidad que asumen también es objeto de protesta por parte de los agentes, que consideran que les sale más rentable irse a otras unidades con menos riesgo y menos estrés.

La antigüedad del parque móvil, con furgonetas que cuentan con más de 20 años o decenas de unidades que tienen más de 200.000 kilómetros; el déficit de chalecos antibalas, que el SUP situó en cerca de un millar; la falta de formación en el manejo de armas; las reducidas dietas que perciben por desplazarse fuera de su casa que no son acordes al nivel de la vida; o el desfasado horario laboral, que no valora adecuadamente las jornadas nocturnas ni los fines de semana, son puntos clave para los representantes de Jupol, que quieren poner fin a toda esta situación que, a juicio del sindicato, está provocando que muy pocos quieran ser destinados a este departamento, que hace pocos años era uno de los que podía presumir de más fidelidad por parte de los funcionarios.

Antidisturbios Policía Nacional Fernando Grande-Marlaska Unidades de Intervención Policial
El redactor recomienda