24 retenidos TRAS LA CONCENTRACIÓN

Heridos y detenidos en los "salvajes" choques tras la Marcha de la Dignidad

Los enfrentamientos más duros se produjeron al intentar acceder los manifestantes a la calle de Génova, que había sido cerrada por la policía

Foto: Detenidos tras disturbios y cargas policiales. (Efe)
Detenidos tras disturbios y cargas policiales. (Efe)

Un total de 24 personas han sido detenidas y un centenrar resultaron heridas en los altercados producidos en las inmediaciones de la Plaza de Colón tras la Marchas de la Dignidad, según fuentes del Ministerio del Interior. De los heridos, más de 67 fueron policías nacionales, cuatro de los cuales tuvieron que ser hospitalizados por conmoción cerebral y pérdida de dientes. Fuentes de la Dirección General de la Policía destacaron el "especial salvajismo de los ataques" por parte de un grupo de manifestantes, mientras que Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno en Madrid, señalaba que uno de los policías había recibido patadas en la cabeza hasta quitarle el casco y lamentaba que, una vez más, "una manifestación pacífica haya acabado de forma muy violenta" recalcando que los incidentes fueron aislados y protagonizados por personas muy violentas. 

Cifuentes aseguró que los incidentes comenzaron cuando aún la manifestación no había terminado, cuando varias personas agredieron "brutalmente" a varios agentes. Fuentes de la Delegación añadían que uno de ellos había recibido una puñalada en el chaleco protector. Cifuentes recalcaba que la Delegación contaba con informes que alertaban de la posible presencia de personas muy violentas en la manifestación: "Lamentablemente, esto se ha confirmado", apuntaba. 

Altercados Marcha de la Dignidad

Buena parte de las cargas policiales se produjeron después de que un grupo de personas intentara acceder a la calle Génova, sede del PP. Además, varios manifestantes intentaron acampar en las inmediaciones de Recoletos. Antes, el punto final oficial a la Marcha de la Dignidad lo había puesto la lectura del manifiesto por Willy Toledo y Olga Rodríguez, representantes del movimiento que colapsó el centro de Madrid. Toledo, afónico, gritó: "Exigimos ya, porque ya está bien de pedir, que se vaya el Gobierno del PP", entre aplausos y voces que pedían "Gobierno, dimisión". "¿Nos movemos de aquí? ¡No! ¿Nos quedamos? ¡Sí!", coreaba el actor. Olga Rodríguez recibió una gran ovación al hablar de la ley del aborto de Gallardón. "Quieren decidir sobre nuestro cuerpo. Decimos no a que nos digan si deseamos ser madres o no".

Poco más tarde del cierre del acto algunos manifestantes se instalaron en la calle de Recoletos con tiendas de campaña, donde se produjeron cargas policiales. Tras el cierre de la marcha, grupos aislados de manifestantes arrojaron botellas, piedras y petardos a los agentes en Colón, donde se produjeron los enfrentamientos más encarnizados. La Policía intentaba entrar en la plaza después de haber conseguido cerrar el paso a la calle Génova, donde se encuentra la sede del PP.

Marcha de la dignidad 2

Esta vía estuvo cortada con vallas ante las que se agolparon los manifestantes, que gritaron a los agentes (más de 30 y más de 15 furgonetas, las conocidas 'lecheras'): "Os pagamos nosotros", "Madrid es nuestra", "Nos tenéis que defender a nosotros". Otro de los lugares blindados fue el Congreso. Era imposible pasar por delante de los leones de la calle San Jerónimo. Varias vallas, coches policiales y tres agentes cortaban el acceso.

Además, se apostaron seis furgonetas y más de 15 policías frente al ministerio de Sanidad para evitar problemas al paso de la marcha. La policía estuvo también muy presente en alguno de los accesos de Metro y Cercanías, como la estación de Atocha, donde seis agentes custodiaban los tornos, o la estación Méndez Álvaro.

La marcha 'oficial', pacífica y festiva

"En 2014 nos encontramos ante una situación extremadamente difícil, una situación límite, de emergencia social, que nos convoca a dar una respuesta colectiva y masiva de la clase trabajadora, la ciudadanía y los pueblos", arrancaba el manifiesto leído por Toledo, en el que se exigía no sólo la dimisión del Ejecutivo, sino de "todos los gobiernos que recortan derechos sociales básicos" y que "colaboran con las políticas de la Troika". "Los derechos y libertades nos han sido robados para favorecer los intereses de una minoría y asegurar sus beneficios, los mismos que nos han llevado a este estado de excepción social, a base de desmantelar la educación y la sanidad públicas, de reducir drásticamente las pensiones de nuestros mayores, de apoderarse de nuestras viviendas y de cerrar empresas, y despedir a miles de trabajadoras y trabajadores", señalaba.

Manifestación de las 'Marchas por la Dignidad'
Manifestación de las 'Marchas por la Dignidad'
Sanidad, educación, Sahara libre, protestas contra la reforma laboral... La Marcha de la Dignidad tuvo espacio y lemas para todos, aunque las banderas republicanas y de la CGT predominaron sobre el resto. La organización hablaba de dos millones de personas (la policía lo rebajó a 36.000) que, según apuntaban, colapsaron Colón mientras aún había manifestantes que no se habían movido de Atocha, lugar de inicio de la marcha. La organización pedía, entonces, que la gente se moviera hacia las calles colindantes para facilitar la llegada de manifestantes que estaban taponando Cibeles. 

Hubo gritos contra PP y PSOE, pero también contra el capitalismo y la Troika. Todo cabía en esta manifestación, muy multigeneracional también. Camisetas verdes para defender la Educación, mascarillas para pedir una Sanidad pública, carteles de los extrabajadores de Telemadrid, de los afectados por Bankia, bomberos, agentes forestales... Todos pedían mejoras sociales y la paralización de los recortes al grito de "¡Sí, se puede!" y "¡El pueblo unido jamás será vencido!". En la pancarta que encabezaba la manifestación podía leerse la palabra 'dignidad' en todas las lenguas oficiales.

Foto: Ángela Sepúlveda.
Foto: Ángela Sepúlveda.
El ambiente fue tranquilo pero reivindicativo. Entre los jóvenes participantes se podían ver mochilas con sacos de dormir, quizá el anuncio de un nuevo intento de acampada. A pesar de que la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentesquiso blindar la capital por temor a que las marchas se convirtieran en un nuevo 15-M, en el recorrido, hasta Génova, se vio poca Policía pero sí muchos furgones en las calles aledañas, alejadas de la vista de los ciudadanos. A mediodía, la propia Cifuentes aseguraba que las marchas discurrían "sin grandes incidentes destacables", antes de los incidentes de la noche. 

La defensa "de la dignidad del pueblo" y las políticas de recortes del Gobierno fueron los ejes de las seis columnas que entraron en Madrid por la mañana y se agolparon a lo largo del Paseo del Prado. Los participantes coreaban: "La crisis que la paguen los banqueros", "El pueblo, unido, jamás será vencido" y "Hace falta ya una huelga general".

Un grupo de inmigrantes subsaharianos portaba pancartas que recordaban a los 15 "asesinados", en alusión a los inmigrantes que murieron en febrero pasado ahogados en Ceuta, mientras que en otra se pedían "papeles y derechos para todos".

Marchas por la Dignidad en Madrid

En declaraciones a los periodistas, el portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), Diego Cañamero, señalaba que el Gobierno "maltrata al pueblo" y que los "maltratadores" "tienen que ser juzgados". Asimismo, defendía "tribunales populares que tomen pacíficamente todas las calles y las plazas" y ha considerado que el pueblo "echará a este Gobierno y todos los que le repriman".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
148 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios