La Fiscalía pide archivar en el Supremo las querellas contra Ábalos por el Delcygate
  1. España
POR SU REUNIÓN SECRETA CON LA DOS DE MADURO

La Fiscalía pide archivar en el Supremo las querellas contra Ábalos por el Delcygate

Apunta para ello a que la labor del ministro no fue “más allá de lo estrictamente diplomático” y da por buena la versión del Gobierno de que Rodríguez no llegó a pisar suelo español

Foto: El ministro de Transportes, José Luis Ábalos. (EFE)
El ministro de Transportes, José Luis Ábalos. (EFE)

La Fiscalía ha pedido al Tribunal Supremo que archive las querellas presentadas contra el ministro de Transporte, José Luis Ábalos, por su reunión secreta con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Eloína Rodríguez, en el aeropuerto de Barajas la madrugada del 20 de enero. La número dos de Maduro “tenía prohibida su estancia y tránsito por el espacio europeo”, como señalan los querellantes, pero el Ministerio Público considera que no se han presentado "indicios suficientes de que los hechos sean constitutivos de delito de prevaricación". En su informe, adelantado por 'Vozpópuli', apunta a que la labor del ministro no fue “más allá de lo estrictamente diplomático” y da por buena la versión del Gobierno de que Rodríguez no llegó a pisar suelo español pese a bajar de su avión.

Las querellas fueron presentadas por el partido Laócrata y por Vox, pero la Fiscalía pide dar carpetazo a las mismas porque no ha quedado acreditada la participación de Ábalos en hecho delictivo alguno: sus acusaciones están “basadas exclusivamente en artículos de prensa" y en la “declaración notarial” de un trabajador que ni siquiera especifica su puesto de trabajo, argumenta el informe. En cuanto a la supuesta prevaricación, defiende que no se concreta "cuál es la resolución injusta y arbitraria dictada por el querellado, ni cuáles son los indicios de participación del querellado en la decisión que cuestionan desconociéndose incluso quién la tomó, ni mucho menos las razones de la misma", por lo que no se presentan los requisitos que exige una investigación por este delito.

Foto: Pedro Sánchez, en el Senado. (EFE)

La madrugada del 20 de enero, Rodríguez viajaba en el avión con el ministro de Turismo de Venezuela, Félix Plasencia, cuando Ábalos acudió al aeropuerto a recibirles. El socialista negó el encuentro hasta que 'Vozpópuli' desveló la noticia, pero después aseguró que había sido fortuito y que se produjo cuando fue a recoger a su amigo Plasencia al aeropuerto. La versión choca con la que ofrecieron fuentes cercanas al ministro venezolano a El Confidencial, que apuntaban a que él se marchó de Barajas en taxi. El 28 de enero, este diario acudió al encuentro de Plasencia cuando salía del hotel The Westin Palace de Madrid para preguntarle lo ocurrido, pero evitó hacer declaracones: "No tengo nada que aclarar, yo vine aquí a hacer la presencia de Venezuela en la feria de turismo", se justificó.

Mientras Plasencia abandonaba el aeropuerto de madrugada, Rodríguez no viajó directamente de Madrid a Estambul tras su encuentro secreto con José Luis Ábalos, como se sostuvo en un primer momento, sino que fue de la terminal ejecutiva de Barajas a la T4 y allí tomó un vuelo comercial a Doha (Qatar). Todo ello pese a tener prohibido pisar suelo español. Eso supone que Rodríguez, que no quería esperar a que la tripulación de su 'jet' descansara, recorrió por la pista los más de cuatro kilómetros que separan las dos terminales sin que le sellaran el pasaporte, de forma que nunca quedó rastro de que había pisado suelo español para no detenerla. La número dos de Nicolás Maduro estuvo además escoltada por agentes de la Policía Nacional durante sus idas y venidas.

Foto: El ministro de Turismo de Venezuela, Félix Plasencia, tras abandonar su hotel este lunes. (Jorge Álvaro Manzano)

Como Rodríguez había aterrizado en la terminal ejecutiva, al sur del aeropuerto, eso implica que recorrió más de 4,3 kilómetros en línea recta hasta tomar su vuelo por las pistas de Barajas. "La única forma de hacerlo es escoltada por la policía", confirmaron fuentes del aeropuerto a este diario en enero. Un viajero normal no podría pasar de la terminal privada a un vuelo en la T4 sin que le sellaran el pasaporte, pero la vicepresidenta de Venezuela evitó este trámite porque entonces habría entrado formalmente en España. ¿Quién autorizó ese recorrido por el aeropuerto a medianoche? Según Transportes, todo el operativo era un tema de Interior, y en Interior señalaron la labor policial para evitar que entrara en España: "Interior no decide el destino de una persona sino que garantiza que no entre en territorio nacional".

En cuanto a las versiones de Ábalos, estas fueron cambiando conforme avanzaban los días: primero lo negó, después señaló que fue fortuito, después que forzado y finalmente apuntó al ministro del Interior: "Llegando al aeropuerto me llama Marlaska, que sabía por mí de su llegada, para decirme que la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, ha recibido una comunicación de la embajada venezolana en la que le dicen que en ese avión también viaja la vicepresidenta, Delcy Rodríguez. Y me dice: 'Ya que vas, procura que no baje del avión", afirmó a 'La Razón'. En otras entrevistas dio otra versión, pero Sánchez cerró filas al asegurar que había evitado una "crisis diplomática".

Ahora, la Fiscalía se agarra a esa tesis: su labor no fue “más allá de lo estrictamente diplomático” y "al parecer, la citada Vicepresidenta no llegó a entrar en territorio español, sino que se mantuvo en la zona de tránsito hasta que partió en avión con destino fuera del espacio europeo". Apoyándose en este razonamiento, la Fiscalía del Tribunal Supremo concluye que no existen los indicios necesarios para tramitar en la Sala Segunda una causa por delito de prevaricación, pero avisa de que siguen pendientes las investigaciones que se están llevando a cabo en el juzgado de instrucción número 31 de Madrid.

José Luis Ábalos
El redactor recomienda