Declaración como testigo

Calvente dice al juez que Iglesias y Montero montaron la "patraña" del caso Dina

Asegura temer por su "integridad" y el magistrado Manuel García-Castellón le ha ofrecido protección, acordando deducir testimonio y mandar su denuncia a la Fiscalía

Foto: Pablo Iglesias. (EFE)
Pablo Iglesias. (EFE)

El jefe de los servicios jurídicos de Podemos hasta el pasado diciembre, José Manuel Calvente, sostuvo este jueves ante el juez Manuel García-Castellón, que investiga el robo de una tarjeta de memoria del móvil de la exasesora de Pablo Iglesias Dina Bousselham, que la formación morada forzó el relato respecto a la sustracción del dispositivo y que lo hizo con fines políticos. En su declaración como testigo, apuntó al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, a la ministra de Igualdad, Irene Montero, al diputado de Podemos, Rafael Mayoral, y al secretario de Comunicación del partido y actual director de Estrategia y Comunicación del líder de Podemos, Juanma del Olmo, como responsables de una denuncia, que tachó de "patraña" y "montaje", explican fuentes jurídicas a El Confidencial.

Calvente incidió además en que Iglesias mintió al magistrado en su comparecencia de marzo de 2019 y aseguró que, tras el robo del móvil a Bousselham y posterior publicación de chats privados en medios de comunicación, el equipo jurídico de Podemos valoró como principal hipótesis la de "filtraciones internas" de los enemigos errejonistas del líder del partido que querían socavar el liderazgo de Pablo Iglesias. Después de que la Unidad de Asuntos Internos encargada del caso Villarejo comunicara a Bousselham que había localizado el contenido de la tarjeta microSD de su teléfonos en los registros, se montó un gabinete de crisis en el que participaron los cuatro cargos mencionados, dijo. En esa reunión se acordó centrar el "daño" en Iglesias para evitar diluir el impacto, renunciando así a que fuera el partido el perjudicado.

El abogado, que fue expulsado de Podemos, ya cuestionó en su día la estrategia de Iglesias. Fue despedido por la formación tras descubrir presuntas irregularidades en la gestión del partido y acaba de ganar una denuncia en la que se le acusaba de acoso sexual a otra letrada de la formación, Marta Flor, que precisamente se ocupa de representar a Dina en este procedimiento.

En su comparecencia ante el juez, que se celebró por videoconferencia, aseguró además que Podemos ha puesto en marcha a su "guerrilla" y "kale borroka" para hundirle, llegando incluso a decir que teme por él y su familia. Fuentes presentes en el interrogatorio precisan que el exabogado llegó a emocionarse en este punto del relato. Tras escucharle, el juez Manuel García-Castellón le ofreció protección, acordando deducir testimonio y mandar su denuncia a la Fiscalía, explican las fuentes consultadas.

Según confirmó Calvente ante el magistrado, la propia Dina le confesó que había hecho pantallazos de los mensajes que contenía su teléfono y se los había mandado a terceras personas. Tras conocer este dato, el abogado intentó sin éxito que Dina e Iglesias desistieran de intentar convertir el caso en una guerra sucia de las cloacas: aunque Dina quedó en un inicio en que se personaría a título particular porque era "un tema privado", el asunto acabó mezclándose con Podemos y con su máximo dirigente como parte de una estrategia planeada.

El abogado ratificó que su despido vino provocado precisamente por las dudas que le suscitaban determinadas prácticas. El cese se ejecutó después de que advirtiera de que era imposible que las conversaciones que contenía el móvil robado y que fueron publicadas en parte en la prensa procedieran del comisario José Manuel Villarejo. En su opinión, la tesis de Iglesias de que el robo formó parte de una campaña de las cloacas del Estado para perjudicarle no se sostenía.

También indicó que el partido insistió en que fuera Marta Flor quien se ocupara del tema debido a "su buena relación" con uno de los fiscales del caso Villarejo. Ese vínculo motivó que el propio Calvente solicitara que se apartara temporalmente a la abogada porque lo consideraba improcedente y peligroso para los intereses de la formación, personada como acusación popular en el caso Villarejo. Este jueves, los fiscales del caso Villarejo no acudieron a la declaración y fueron sustituidos por su jefe, Alejandro Luzón.

En la declaración salieron también a colación distintas conversaciones que mantuvo el equipo de abogados en un chat interno, publicados por El Confidencial. Calvente ha llegado ante el juez a hablar de "connivencia" entre ambas partes y relación "muy fluida". En los mensajes Marta Flor alardea de sus contactos y asegura que ha tenido acceso a datos reservados. Uno de los abogados presentes en la declaración preguntó directamente si los representantes del Ministerio Público revelaron secretos en las distintas reuniones mantenidas y el testigo contestó que sí.

También se refirió Calvente a la presunta relación íntima de Flor con el fiscal. El juez no permitió que se efectuaran preguntas sobre este extremo pero Luzón intervino para destacar que la Fiscalía no tiene "nada que ocultar" y dijo que está esperando una prueba "concreta y real" de ese vínculo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
52 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios