Reitera el apoyo de Sánchez

Iglesias niega privilegios de la Fiscalía en el caso Dina: "Las cloacas quieren echarnos"

El dirigente ha vuelto a señalar a las "cloacas del Estado" como las interesadas en difundir "información falsa" con la intención de debilitar al Gobierno y sacar a Unidas Podemos del poder

Foto: El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. (EFE)
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. (EFE)

El vicepresidente segundo y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha defendido este viernes su condición de perjudicado en el caso del móvil robado de su exasesora Dina Bousselham y ha negado que el partido recibiera filtraciones por parte del fiscal Stampa. "En ningún caso he recibido información privilegiada y el propio caso demuestra las relaciones habituales de la Fiscalía con las partes", ha sentenciado en una entrevista en Radio Nacional.

El dirigente ha vuelto a señalar a las "cloacas del Estado" como las interesadas en difundir "información falsa" con la intención de debilitar al Gobierno y sacar a Unidas Podemos del poder. "Esto es una persecución policial y mediática. Se han dedicado a mentir durante meses, años, con la intención de perjudicar a mi fuerza política y que no llegáramos al Gobierno", ha reiterado Iglesias en relación también a las acusaciones vertidas sobre el partido acerca de una presunta financiación por parte del Gobierno de Venezuela.

"Creo que los hechos son evidentes", ha expresado el líder de Podemos antes de recalcar que tanto él como su compañera de formación han sido los perjudicados por el robo del móvil que se produjo en 2015. Por ello, Iglesias ha afirmado que ya ha recurrido la decisión del juez de retirarle la condición de víctima.

Además, ha señalado que no concibe la posibilidad de que le imputen porque "sería el mundo al revés". "Creo que va a ocurrir lo mismo que hace 5 años. Se hicieron denuncias gravísimas que al final quedaron archivadas", sostiene y agrega que la intención es "difama que algo queda", pero confía en "las leyes y en la democracia consolidada que hay en España".

Preguntado por la reacción de Pedro Sánchez ante estas informaciones, Iglesias ha apuntado a que el presidente del Gobierno "no tiene mayor preocupación al respecto más allá de la dimensión mediática" y ha recalcado que el socialista le ha mostrado su apoyo. "Solo faltaría", dice irónicamente y ha rechazado la posibilidad de presentar su dimisión.

Sobre la destrucción de la tarjeta SIM de Bousselham, el vicepresidente explica que a él le llegó una copia y le dijeron que podía ser la única que existía. Al revisar el contenido, tomó la decisión de "no someter a más presión" a su entonces asesora. "La habían relacionado ya conmigo, porque cada mujer con la que trabajo siempre es supuestamente porque mantenemos una relación, y decidí no exponerla a más presión", se queja el dirigente.

Un tiempo después, tras comprobar que algunas imágenes del móvil y conversaciones ya habían salido a la luz, Iglesias prefirió entonces entregarle la tarjeta y recalca que "estaba en buen estado".

Asimismo, el dirigente de Podemos ha señalado que le parecería "muy positivo" que se hiciera una comisión de investigación sobre las cloacas del Estado y que todo el mundo pudiera hacer las preguntas que quisiera, incluso a él. "Yo no tendría ningún problema en responder. Eso sí, que entonces vengan Villarejo, Soraya Sáenz de Santa María y Mariano Rajoy".

Presupuestos con el bloque de investidura

El vicepresidente segundo ha asegurado este viernes que no cree que sea "viable" llegar a un acuerdo con Ciudadanos para pactar unos nuevos Presupuestos Generales del Estado y ha apostado por recuperar la mayoría de la investidura con ERC e incluso Bildu.

Iglesias ha dejado claro que el Ejecutivo puede llegar a "acuerdos puntuales" con la formación naranja, "pero no hay que engañar a la gente: el Gobierno se construye sobre la base de un acuerdo programático progresista".

Esto, a su juicio, es "incompatible con algunos planteamientos" del partido liderado por Inés Arrimadas como el contrato único o la "mochila austriaca". Por todo ello, el vicepresidente se ha mostrado convencido de que "el bloque de la investidura va a ser el de los Presupuestos".

Con todo, Iglesias no vería con malos ojos que Cs prestase sus apoyos a la votación de unas cuentas públicas progresistas, de las que su partido "no moverá ni una coma" de lo suscrito en el acuerdo con Pedro Sánchez.

Hay que hablar de muchas cosas con ERC, y con Bildu también. Habrá que llegar a un acuerdo en cuestiones sociales

Así, el vicepresidente del Gobierno ha insistido en la necesidad de acercar posturas con ERC. "Va a ser complicado, habrá tensión y presiones... pero los votantes son progresistas y creo que finalmente encontraremos un entendimiento", ha opinado.

Según considera, eso implicará "hablar de muchas cosas". "Pero ojo: con ERC, y con Bildu también. Habrá que llegar a un acuerdo en cuestiones sociales como ya hemos llegado antes. Y creo que podremos llegar a un acuerdo con el PNV y con otros grupos más pequeños. Un acuerdo de Gobierno como el que tenemos solo se puede construir en un contexto por la izquierda", ha zanjado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios