INSISTE EN EL FRAUDE Y en REVISAR EL SISTEMA

La subida de impuestos de Sánchez enfría a Ciudadanos ante los futuros Presupuestos

El partido de Arrimadas recibe con escepticismo el anuncio e insiste en que la primera receta no puede ser subir impuestos. Perseguir el fraude fiscal y "recaudar mejor" son sus prioridades

Foto: La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y el portavoz adjunto en el Congreso, Edmundo Bal. (EFE)
La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y el portavoz adjunto en el Congreso, Edmundo Bal. (EFE)

Ciudadanos ha ido avanzando en las últimas semanas como una opción más que viable para la negociación de los Presupuestos de 2021. Primero fueron las prórrogas del estado de alarma, que lo llevaron a convertirse en un interlocutor estable con el Gobierno, como quedó demostrado en la reunión conjunta en la Moncloa. Esta semana, ha conseguido pactar con el Ejecutivo tres de los cuatro documentos de trabajo en la comisión de reconstrucción del Congreso —a falta del relativo a políticas sociales y sistema de cuidado, cuyo principal escollo es la exclusión de la educación concertada en las ayudas—. Y ahora está decidido a avanzar en las conversaciones sobre las futuras cuentas públicas, aunque entiende que el Ejecutivo debe elegir entre la vía de ERC o su partido.

Sin embargo, las subidas de impuestos que ayer anunció Pedro Sánchez sí generan cierto escepticismo. Dirigentes de la cúpula naranja coinciden en “esperar a la concreción” antes de pronunciarse. Entienden que es el Gobierno quien debe dar detalles sobre la revisión fiscal que planea y a qué se refiere exactamente al hablar de “justicia fiscal”. Dicho de otra manera: el partido no se pronunciará hasta conocer los detalles, pero avanza que la subida de impuestos no es en ningún caso una receta prioritaria.

Desde que Inés Arrimadas tomó el mando de la formación inaugurando la estrategia de dar utilidad a sus 10 diputados y recuperando la esencia de un partido de centro (pactando con el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos en el Congreso y defendiendo sus gobiernos autonómicos con el PP), ha tenido en el horizonte dos objetivos claros. El político es erosionar la mayoría de la investidura y continuar orillando a ERC para abortar que los grandes asuntos que afectan al país dependan de los independentistas. Por el momento, caminan hacia esa dirección. El económico, como ya avanzó la propia dirigente a este diario en una entrevista, pasa por que Unidas Podemos tenga el menor peso posible en la economía española y en los Presupuestos.

El presidente del Gobierno reconoció abiertamente en una entrevista en ‘Al Rojo Vivo’ (La Sexta) este jueves que será necesaria una revisión de los impuestos —los que afectan a grandes corporaciones— así como el desarrollo de una fiscalidad verde. Sí dejó claro que la subida no afectaría a las pequeñas y medias empresas —“hay que hacerlo con justicia fiscal”, repitió—, añadiendo que “entre los planes del Gobierno no está recortar el sueldo a los funcionarios” ni tampoco tocar las pensiones. También renegó del “impuesto a las grandes fortunas” que defiende su socio Podemos, por entender que suena más a un “impuesto fetiche” que a un gravamen eficaz para aumentar la recaudación del Estado gracias a los altos patrimonios.

En estos últimos puntos hay coincidencia con Ciudadanos. El partido naranja insiste en una “oposición firme” a la creación de nuevas figuras impositivas como la tasa a los ricos que propone Pablo Iglesias o algún tipo de impuesto covid. Entienden que ese no es el camino y, sobre todo, defienden otras vías antes de tomar una decisión que implique mayores cargas fiscales. Su postura urge perseguir el fraude y revisar el sistema impositivo “para recaudar mejor, no más, sino mejor”, afirman.

Creen indispensable hacer una revisión a fondo del gasto superfluo apoyándose en los análisis de la AIReF, que señala justamente la inmensa parte del gasto que ni está controlado ni hoy por hoy es eficiente. “No es recortar ni gastar menos. Es gastar de manera eficiente. Y la recaudación, exactamente igual: recaudar mejor”, repetía María Muñoz, responsable económica del partido, esta semana en el Congreso.

Ciudadanos ha puesto el foco en las 600 modalidades de exenciones que existen en estos momentos y que, a su juicio, se han convertido en un verdadero agujero por el que se escapa el fraude fiscal. Consideran una prioridad poner coto a este fenómeno, de ahí que insistan en la necesaria revisión del sistema impositivo, como ya señalaron en su documento económico de la reconstrucción. Niegan que se tratara de un impulso hacia la subida de impuestos y sí una revisión de la tributación, señalando las sicavs y el impuesto de sociedades.

El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias (i), y la diputada de Ciudadanos María Muñoz. (EFE)
El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias (i), y la diputada de Ciudadanos María Muñoz. (EFE)

Sobre la brecha de siete puntos menos de ingresos públicos que existe con la UE —que el Gobierno ha repetido en muchas ocasiones—, el partido de Arrimadas defiende que la solución no pasa por subir los impuestos o crear nuevas figuras impositivas, sino por una recaudación eficiente y real. Hacia ese marco se moverá Ciudadanos si comienzan las negociaciones con el Gobierno y, en ningún caso, afirman, aceptarán algunas de las medidas estrella propuestas por Podemos, una pata del Gobierno central.

El documento naranja relativo a la reactivación económica, que se interpretó como una cierta flexibilización de su política fiscal, sí hacía un reconocimiento expreso a que “el gasto público, irremediablemente, tendrá que ser elevado como consecuencia de las medidas económicas que deberán afrontarse para ayudar a todos aquellos seriamente afectados por la crisis del coronavirus”. Fuentes de la cúpula coinciden con el Gobierno en que la situación poscovid requerirá mucho más gasto público del previsto, que habrá que financiar. Pero descartan que las subidas de impuestos sean la primera medida a tomar.

De hecho, el partido insiste en que el documento es un reflejo de su programa electoral, en el que, por ejemplo, siguen defendiendo la bajada del IRPF para las zonas rurales o la bonificación de sociedades para aquellas empresas que llevan a cabo su actividad en la España vaciada.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios