De los mataderos a los temporeros: el covid-19 se ceba con los precarios
  1. España
la desigualdad, factor importante

De los mataderos a los temporeros: el covid-19 se ceba con los precarios

En el último mes, Sanidad ha detectado 34 brotes, nueve de ellos en mataderos. "El hacinamiento, tanto en el lugar de trabajo como en los domicilios, favorece la transmisión", dice Simón

Foto: De los mataderos a los temporeros: el covid-19 se ceba con los precarios
De los mataderos a los temporeros: el covid-19 se ceba con los precarios

El covid-19 ha llegado a casi todos los rincones del mundo y ha matado a ricos y a pobres. Puede deducirse que no entiende de fronteras ni de clases sociales, pero no es así. La desigualdad se debe tener en cuenta a la hora de analizar el impacto de la enfermedad, no solo en el aspecto médico, también el laboral o educativo. Variables como la clase de trabajo, el lugar de residencia o la vivienda, todas ligadas a los ingresos, influyen en las posibilidades de contraer el virus. La precariedad está muy presente en su expansión. La mayoría de los brotes detectados en el último mes están asociados a mataderos, temporeros que trabajan en el campo o migrantes que llegan a las costas de Canarias.

Al comienzo de la pandemia, los más afectados eran trabajadores con ingresos más altos, algunos de ellos contagiados en el extranjero. "Pero ahora los grandes afectados son cada vez más personas con menos recursos, con más precariedad laboral, con viviendas muy pequeñas. Si eres un trabajador esencial y tienes que ir a trabajar, no tienes los medios y además cuando llegas a casa estás en un habitáculo muy pequeño, aumentan las posibilidades de contagio", señala Joan Carles March, profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública.

El Ministerio de Sanidad informó este viernes de que durante el último mes ha habido en España 34 brotes, con 982 contagios en total. Nueve de ellos, todos controlados, siguen activos y afectan a 92 personas. Además de los nueve brotes en mataderos, ha habido otros en residencias de ancianos, fiestas, migrantes que han llegado por mar a Canarias o temporeros. El caso de Alemania, donde un brote en un matadero ha provocado más de 700 contagios, o los ejemplos españoles de Binéfar, Lleida, Totana o el último de Algeciras, donde ha habido un brote en un hostal, demuestran que la relación entre la precariedad y la transmisión del virus es relevante.

Preguntado por ello, Fernando Simón explicó que las malas condiciones de trabajo pueden favorecer los contagios, pero que esa precariedad nunca es exclusivamente laboral. "Estas cosas no son blanco o negro. La precariedad laboral puede favorecer un mal uso de equipos de protección, hacinamiento... pero muchos de estos grupos de temporeros también suelen convivir fuera de estos sitios y también en una situación muy precaria", señaló.

Un brote en Alemania ha provocado más de 700 contagios. (EFE)
Un brote en Alemania ha provocado más de 700 contagios. (EFE)

"Es lo normal. Si te vas a Estados Unidos, ¿a quiénes afecta más? A afroamericanos. En todos los países del mundo, los más afectados, sin duda alguna, son las personas con menos recursos", dice March. "En el ámbito laboral afecta a quienes tienen peores condiciones de trabajo. Los que trabajan más hacinados, sin protección y además en lugares cerrados. Cuanto más cercanos, cerrados y concurridos los lugares, más posibilidades de que tengas un brote nuevo de coronavirus. Y eso afecta siempre más a clases sociales bajas".

"Entre las condiciones adecuadas en las que una persona tiene que aislarse tras dar positivo debe haber una habitación y un baño para ella sola —apunta March—, pero muchas de las personas no pueden hacer eso. Porque comparten habitación, solo hay un baño en la casa o vive mucha gente en el mismo domicilio. Ese es uno de los grandes problemas de esta pandemia. En las ciudades, donde más afecta es en los barrios más pobres. Estudios hechos en Barcelona así lo dicen". Ahí viven también muchos trabajadores que no han tenido opción de teletrabajar, los que no dejaron de acudir su puesto cuando el Gobierno ordenó la paralización de toda actividad económica no esencial durante las dos primeras semanas de abril y los primeros que regresaron después.

Foto: La verdad oculta detrás de los rebrotes de covid-19 y los mataderos

Los mataderos

En el caso de los mataderos o de otras factorías, explica March, el problema no es inherente al lugar de trabajo. Se puede trabajar en mejorar las condiciones y que sean espacios más seguros. José Vicente Canet, responsable estatal de CCOO en la industria alimentaria, comparte la misma opinión. "No se puede decir que las cárnicas son un foco de contagio, porque no lo son. Lo pueden ser si no se toman las medidas por parte de los empresarios y no se cumplen por parte de los trabajadores, aunque la responsabilidad siempre la tiene el empresario", dice.

"En las primeras semanas hubo problemas con el abastecimiento de EPI. Eso se ha estabilizado. Hemos negociado un protocolo con la patronal de alimentación y bebidas, que incluye a la patronal cárnica", continúa Canet. "Es verdad que en los mataderos hay una concentración de personas muy importante porque es un sector muy manufacturero. Sobre todo en la parte del despiece, donde los puestos de trabajo están muy juntos. Hemos hecho bastantes denuncias por el tema de la distancia de seguridad. La inspección de trabajo dice que si no es posible mantener la distancia, tiene que haber otras medidas alternativas. Hemos estado intentado que las empresas pongan mascarillas, mamparas de separación, pantallas faciales…". March considera fundamental que se cumpla con la distancia mínima y la mascarilla en esos lugares. "Son dos aspectos que hay que mimar y cuidar para conseguir que no haya más infecciones", dice.

Fernando Simón (d), durante la rueda de prensa de este viernes en la Moncloa junto a Salvador Illa. (EFE)
Fernando Simón (d), durante la rueda de prensa de este viernes en la Moncloa junto a Salvador Illa. (EFE)

"El hacinamiento, tanto en el lugar de trabajo como en los domicilios, la movilidad de las personas, el contacto con diferentes grupos en diferentes lugares... todo esto favorece la transmisión del virus. Por supuesto que tiene algo que ver. No sabemos muy bien si es fundamentalmente dentro del lugar de trabajo o fuera. Sabemos que en algunos lugares de trabajo, algunos de los equipos de protección que se pueden utilizar pueden no utilizarse correctamente, y eso puede generar también algún riesgo. Pero lo cierto es que la precariedad, la laboral y la social, favorece la transmisión del virus", afirmó Simón.

El caso de Totana, con un brote asociado a una cuadrilla agrícola, demuestra que los contagios están asociados a malas condiciones laborales, ya sean en el puesto de trabajo o en el transporte, y también que no es fácil rastrear los contactos. "Hay que hacer estudios de contagios por parte de los rastreadores para saber quiénes han estado en contacto. Y si se hacen bien, van directos a la problemática", dice March, que también reconoce que la relación entre precariedad y virus es un problema "difícil de abordar" porque esos trabajadores no pueden permitirse largas cuarentenas porque necesitan trabajar, como sucede en muchas partes de Sudamérica, donde la incidencia del covid-19 está siendo muy alta. "Lo puedes enfrentar con una estrategia mucho más amplia (ERTE, ingreso mínimo vital) que ayude a minimizar las consecuencias de la crisis", dice.

Coronavirus Inspección de Trabajo
El redactor recomienda