¿ABRIR A PÉRDIDAS O REFUGIARSE EN EL ERTE?

La ruleta rusa de reabrir los negocios turísticos: "Es eso o cerrar para siempre"

Los aviones aterrizan de nuevo en España, pero más vuelos no implican, por ahora, más reservas. La temporada turística será un desastre y la máxima aspiración es cubrir gastos

Foto: Llegada de los primeros turistas alemanes a Ibiza. (EFE)
Llegada de los primeros turistas alemanes a Ibiza. (EFE)

Los vuelos comerciales vuelven a despegar en España este domingo, pero más aviones y más movilidad no implica, por ahora, más reservas. El turismo, el 15% de nuestro PIB, continúa en la UCI y no hay previsión de que salga de ahí en todo el verano. "Al menos no estamos muertos, porque hubo un momento en que no veíamos una salida. Ahora notamos pequeños síntomas de que el turismo se puede animar un poco hacia la segunda quincena de julio", indica Xavier Guardià, portavoz de la Federación Empresarial de Hostelería y Turismo de Tarragona (FEHT).

"Dependerá de cómo vayan estos primeros días: de si es cómodo acceder a las playas, de cómo funcionen los hoteles y los campings, de que no haya rebrotes y la gente empiece a sentir más seguridad. Cada vez hay más gente pidiendo información sobre seguridad, sobre si abrirá la piscina, si damos tal o cual servicio. Hace un par de semanas no llamaba nadie", prosigue.

Los hoteles iremos a pérdidas todo el año, ni siquiera aspiramos a cifras aceptables

El último barómetro del CIS pone en cifras lo que el sector turístico lleva avisando dos meses: la temporada está perdida y ya solo se aspira a cubrir gastos. Según esta macroencuesta, solo el 27,2% de los españoles tiene pensado irse de vacaciones este verano. De estos, nueve de cada diez se quedarán en España. "La apertura de los aeropuertos no se nota nada aún, aunque lo lógico es que aumenten las reservas en los próximos días. Más que por los vuelos por los viajes en carretera, que es como suele moverse el turista español hacia el Mediterráneo", adelanta Nuria Montes, secretaria general de Hosbec, la Asociación Empresarial Hotelera de Benidorm y la Costa Blanca.

"Pero que nadie se engañe", prosigue Montes, "aunque lleguen aviones, los hoteles iremos a pérdidas todo el año, ni siquiera aspiramos a niveles aceptables. Y si no se garantizan los ERTE para todo el sector hasta el 31 de diciembre, empezará una cascada de despidos en muchas empresas turísticas, cuando no directamente cierres de negocios. Nadie quiere eso, pero ahora mismo esa es la previsión a menos que se apruebe un plan de ayudas sólido y a largo plazo". En Benidorm, una de las mecas del turismo español, solo abrirán 44 hoteles de 140 en el mes de julio.

La incertidumbre sobre la extensión de los ERTE hasta septiembre fuerza a los empresarios turísticos a jugársela a cara o cruz

"El empresario tiene que decidir a ciegas si reabre en julio, ya que el Gobierno sigue sin confirmar si extenderá los ERTE por covid-19 hasta el 30 de septiembre. Estamos fuera de todo plazo razonable. Necesitamos 15 días de antelación para valorar si abrimos las instalaciones o si nos acogemos a esa extensión de los ERTE", advierte la portavoz de los hoteleros de Benidorm y la Costa Blanca.

Con julio a la vuelta de la esquina y sin noticias del Gobierno, el empresario turístico tiene que jugársela: si sigue cerrado y los ERTE no se extienden es su ruina, ya que se vería obligado a hacer frente a todos los gastos de plantilla y con cero euros de ingresos. Y si abre forzado por la incertidumbre, aun sabiendo que la temporada será un desastre, también hay riesgo de quiebra por la falta de ayudas al sector. Porque después de septiembre se abre un agujero de facturación hasta la Semana Santa del año siguiente. "No entendemos que les cueste tan poco dar miles de millones a fondo perdido al automóvil y no sean capaces de ayudar al turismo la primera vez que pide ayuda en 40 años", protesta Montes.

Cámara térmica en el aeropuerto de Barajas. (EFE)
Cámara térmica en el aeropuerto de Barajas. (EFE)

Un plan de ayuda que nadie quiere

Con la extensión de los ERTE en el aire, el Gobierno anunció esta semana el Plan de Ayuda al Turismo, dotado con 4.250 millones en forma de créditos, principalmente. Patronal y empresarios han criticado duramente la medida: necesitan liquidez sin condiciones para sobrevivir, no créditos blandos que muchos temen no poder pagar. "Yo tengo un hostal, no voy a abrir en todo el año y no pienso pedir esos créditos porque endeudarme es lo último que necesito", apunta Mayte Olalla, propietaria del establecimiento Oh My Hostel en Granada y una de las voces más combativas de este sector, uno de los más azotados.

La mejor previsión de un hostal es tener un tercio de ocupación. Muchos ni abrirán, con la ruina que eso significa

Con el distanciamiento social y las inversiones exigidas en prevención de riesgos, apenas un puñado de hostales podrá recuperar el negocio. "En una habitación de cuatro camas solo puede dormir una persona; nos exigen dos metros de separación entre clientes. La mejor previsión de un hostal para este verano es tener un tercio de ocupación, a veces ni eso. Muchos hostales ni abrirán, con la ruina que eso significa, y los pocos que lo hagan se la jugarán, porque tienen a empleados en ERTE y lo contrario es cerrar para siempre. Algunos no tienen dinero ni para intentarlo y no abrirán más", resume Olalla. "Hasta que no haya vacuna, los hostales estamos condenados porque la esencia de nuestro negocio es la socialización en habitaciones y espacios compartidos con márgenes estrechos de beneficio para el empresario".

Un empleado de Riu Hotels desinfecta la recepción de un hotel en Gran Canaria. (EFE)
Un empleado de Riu Hotels desinfecta la recepción de un hotel en Gran Canaria. (EFE)

En el otro extremo del espectro turístico están las grandes cadenas hoteleras. Riu Hotels, con casi 100 hoteles en todo el mundo, ha sido la primera gran compañía en lanzarse a la piscina en España. "Está claro que abrimos los hoteles a pérdidas, con la esperanza de llegar al 'break even' [cubrir gastos] en las próximas semanas o quizá meses. Algunos hoteles permanecerán cerrados, ya que la temporada está muy avanzada. Pero necesitamos retomar la normalidad y transmitirles confianza y seguridad a nuestros clientes", explican desde la compañía.

"La cancelación de reservas se ha frenado. Los europeos que tenían previsto venir a España en agosto y septiembre se mantienen", afirma Riu

Tras la apertura de dos hoteles en Baleares mediante un plan piloto para turistas alemanes, la firma está inmersa estos días en la reapertura de varios de sus hoteles en Andalucía y Canarias. "Un primer efecto es que la cancelación de reservas se ha frenado. Los europeos que tenían previsto venir a España en agosto y septiembre mantienen su propósito. La línea es ascendente, estamos en otra fase distinta al inicio de la pandemia, ya no hay cancelaciones masivas y con el aumento de la conectividad aérea esperamos recuperar algo de normalidad".

Vuelo entre Dusseldorf y Palma con los primeros turistas tras la crisis del covid-19. (EFE)
Vuelo entre Dusseldorf y Palma con los primeros turistas tras la crisis del covid-19. (EFE)


La amenaza de un rebrote

Una de las obsesiones de la reapertura de fronteras y la llegada de vuelos de medio mundo a partir de julio es el peligro de nuevos brotes de covid-19. El sector turístico subraya el trabajo hecho estas semanas para adoptar unos protocolos estrictos. Distanciamiento entre clientes, control de temperatura, desinfección continua y a fondo. "Sabemos que tarde o temprano tendremos un cliente positivo por covid-19, pero el riesgo de un brote en nuestras instalaciones es bajísimo", subrayan en Riu. "Los clientes estarán siempre con su unidad familiar, y en el momento en que alguien presente un síntoma o detectemos algo anormal en nuestras cámaras térmicas, automáticamente esa persona y sus acompañantes pasarán a manos de las autoridades sanitarias. Aplicamos un protocolo de seguridad muy estricto aprobado por cinco ministerios. Estamos preparados para actuar de inmediato y evitar los contagios cruzados".

Estamos en mitad de una pandemia y esperamos nuevos brotes. Lo importante es detectar estas nuevas cadenas y aislarlas

Pedro Gullón, vocal de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), reconoce que "un hotel es posiblemente uno de los mejores lugares para controlar el surgimiento de brotes", pero eso no significa que el riesgo sea cero, según este especialista en medicina preventiva y salud pública. "Estamos en mitad de una pandemia y esperamos nuevos brotes este verano. Lo importante es la capacidad para detectar estas nuevas cadenas de transmisión y aislarlas. Hacer cualquier actividad, sea irte de vacaciones o ir a comer un domingo, te expone a un contagio. Si el control de este virus fuera fácil, no habríamos llegado a este punto. El covid-19 es un virus muy complejo, cuya transmisión en superficies es difícil de controlar, y un turista tiene que saber que posiblemente se expone a estar 14 días en cuarentena si un cliente del hotel donde se aloja da positivo. Pero también se expone a estar confinado si hay un positivo en el restaurante de su barrio".

Turistas alemanes a su llegada a Mallorca. (EFE)
Turistas alemanes a su llegada a Mallorca. (EFE)

La SEE insiste en que el turista ha de marcarse las pautas de prevención a fuego: distanciamiento social, uso de mascarilla, lavado frecuente de manos, evitar los sitios cerrados y estar siempre localizable al teléfono por si se detectara 'a posteriori' un caso. Los hoteleros españoles aseguran que han hecho "un trabajo muy serio" en medidas sanitarias y apuestan al éxito o al fracaso de estas primeras semanas, a las señales que perciban los españoles. Si hay confianza y no hay malas noticias en estos primeros días tras la vuelta de los aviones comerciales y la reapertura de los hoteles, es posible un aluvión de reservas de un día para el otro por parte de familias con ganas de disfrutar unos días de vacaciones.

"Los primeros en llegar serán los turistas con segunda residencia. Y luego esperamos la llegada de todos aquellos que ahora esperan a ver qué pasa", indican desde la FEHT en Tarragona. El mercado internacional está en el aire, y dependerá en buena medida de la reactivación de los vuelos de los grandes turoperadores, que se espera lenta pero ascendente en las próximas semanas.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios