Trump: "Es muy preocupante"

El Covid se ceba con los afroamericanos: "Están muriendo desproporcionadamente"

EEUU se enfrenta a una dura realidad: el virus está infectando y matando de manera desproporcionada a los afroamericanos

Foto: Una mujer y su bebé en Chicago. (Reuters)
Una mujer y su bebé en Chicago. (Reuters)

En Louisiana, apenas un 32% de la población es afroamericana. Sin embargo, el 70% de las víctimas de coronavirus en ese estado son de raza negra. Números y porcentajes similares se repiten a lo largo y ancho de Estados Unidos, que suma ya 400.000 contagios y casi 13.000 fallecidos con Covid-19. Con una aplastante mayoría de víctimas entre la comunidad negra, el país se enfrenta a una dura realidad: el virus está infectando y matando de manera desproporcionada a los afroamericanos.

Cerca del 60% de los muertos con coronavirus en Washington DC. son afroamericanos, una cifra desproporcionada teniendo en cuenta que solo representan un 46% de la población de la ciudad, mayoritariamente blanca. En Milwaukee, los afroamericanos representan el 70% de las muertes con coronavirus, siendo solo el 26% de la población. En Michigan, con 854 muertes, los afroamericanos son el 33% de los infectados y casi un 40% de los muertos, pese a que solo representan el 14% de la población del estado. Un cuarto de las muertes de todo el estado de Michingan corresponden a Detroit, donde la población negra es del 79%.

En muchos estados de EEUU los datos no vienen desagregados por raza, pero las estimaciones epidemiológicas y demográficas apuntan que en las zonas de mayoría de población negra tienen tres veces más contagios de coronavirus y seis veces más muertes frente a las zonas con mayor proporción de población blanca, según un análisis del diario Washington Post.

Uno de los puntos negros de esta diferencia racial entre las víctimas del coronavirus es Chicago (Ilinois), una de las primeras ciudades en alzar la voz de alarma. El 72% de las víctimas del Covid-19, y la mitad de los infectados, son afroamericanos, pese a que apenas representan un tercio población de la tercera ciudad más grande de EEUU. "Estos nuevos datos ofrecen una visión profundamente preocupante de la propagación del Covid-19", ha afirmado esta semana la alcaldesa Lori Lightfoot, la primera regidora afroamericana en la ciudad. "Son números que te quitan el aliento, de lo más estremecedor que he visto desde que soy alcaldesa".

Los datos disponibles son tan apabullantes que el propio presidente estadounidense Donald Trump ha admitido la gravedad del problema en una rueda de prensa este martes. "¿Por qué es tres o cuatro veces más para la comunidad negra frente al resto de la gente? Estamos haciendo todo en nuestro poder para abordar este desafío, que es un tremendo desafío. Es terrible", ha afirmado el mandatario.

Varios políticos demócratas y activistas afroamericanos han pedido que se publiquen de manera generalizada los datos segregados por raza, ya que en muchos estados no se están proporcionando al público o las propias administraciones locales admiten que no los tienen.

Los posibles motivos

Políticos y expertos han apuntado a diversas causas que puedan explicar por qué el virus está cebándose en las comunidades afroamericanas: la prevalencia desproporcionada de enfermedades como la diabetes, hipertensión y otras condiciones cardiacas o enfermedades pulmonares como el asma entre la población negra de EEUU en comparación con la población blanca, el hacinamiento en las zonas y barrios de mayoría afroamericana, la dificultad de permanecer en aislamiento y trabajar desde casa para las comunidades tradicionalmente con menores ingresos y el racismo institucionalizado e histórico del sistema sanitario contra la población afroamericana en el país. Según reporta el New York Times, los indicadores iniciales muestran que es menos probable que los médicos remitan a los afroamericanos (frente a la población blanca) a hacerse pruebas de diagnóstico del coronavirus cuando visitan una clínica aunque tengan síntomas de Covid-19.

Además, los afroamericanos tienen más probabilidad de no tener un seguro médico y retrasar el ingreso en un hospital, pese a tener síntomas acordes con el coronavirus.

Un centro de diagnóstico en Chicago. (Reuters)
Un centro de diagnóstico en Chicago. (Reuters)

Una vez aplicado el confinamiento en varias ciudades de EEUU, la población afroamericana tiene que seguir trabajando: los estadounidenses negros y otras minorías representan mucho mayor porcentaje frente a la población blanca en la fuerza de trabajo que no se puede permitir trabajar fuera de casa o que viven del sueldo del día a día, lo que los coloca en mayor riesgo de contraer la enfermedad tanto en el trabajo como en los desplazamientos diarios. La concentración en barrios de peores ratios de salubridad ya había sido documentada en estudios anteriores.

"Históricamente, cuando Estados Unidos se resfría, la América negra pilla una neumonía", afirmaba el Comisionado de la ciudad de Albany (capital del estado de Nueva York) la semana pasada. En todo el país, las muertes ya superan las 13.000 y los contagiados rozan los 400.000.

El peor foco sigue siendo el estado de Nueva York, que se enfrenta a su particular Pearl Harbour con crecientes cifras diarias de muertes. Mientras tanto, la pandemia sigue expandiéndose por otros estados y hacia el interior del país. Las morgues de Nueva Orleans se están quedando sin espacio, y los gobernadores pelean por obtener respiradores suficientes. El propio Trump ha advertido: "Las próximas dos semanas serán muy duras".

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios