fase 3 para gran parte de españa

No tan rápido: las CCAA echan el freno al asumir las competencias en la desescalada

El miedo a dar pasos en falso ha provocado que las comunidades avancen incluso con mayor cautela de la que contemplan las fases de desescalada diseñadas por el Gobierno central

Foto: Jóvenes en la playa de la Malvarrosa de Valencia practicando voley playa. (EFE)
Jóvenes en la playa de la Malvarrosa de Valencia practicando voley playa. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura9 min

Los conatos de rebrote del virus vividos en estos últimos días —el último, en el País Vasco, donde se han registrado este lunes 14 nuevos positivos— y el miedo a dar pasos en falso ahora que las cifras de contagios han descendido, han provocado que las comunidades autónomas avancen hacia la 'nueva normalidad' incluso con mayor cautela de la que contemplan las fases de desescalada diseñadas por el Gobierno central.

Las discotecas no son "prioritarias" y no es necesario abrirlas aún, afirmaba el domingo la presidenta del Govern balear, Francina Armengol, al explicar que pese a que a partir de este lunes se pudieran abrir los locales de ocio nocturno, en las islas no se iba a permitir.

En la misma línea se expresaba el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que aseguraba que tras "el susto" que le habían dejado en el cuerpo los varios "episodios" de amenaza de rebrote, el Gobierno autonómico había decidido no levantar aún las restricciones de movilidad entre las provincias de Cáceres y Badajoz hasta el próximo día 22. Y tampoco considera que sea el momento adecuado para abrir ya las discotecas.

La restitución de las competencias a las comunidades en la recta final de la desescalada (la fase 3) ha provocado que sean los propios gobiernos autonómicos los que echen el freno en la recuperación de la normalidad, lo que contrasta con los tensos momentos que se vivieron en algunas ocasiones estos últimos meses, cuando eran las comunidades las que exigían al Gobierno que el proceso de desconfinamiento avanzara más rápido y se permitiera mayor libertad de movimiento para su población ante las buenas cifras a nivel epidemiológico.

Extremadura y Baleares no son las únicas que han decidido avanzar con pies de plomo. País Vasco y Andalucía, que también pasan hoy a la fase 3, tampoco van a permitir por el momento la reapertura de discotecas ni de bares nocturnos en sus territorios, mientras que otras como algunas regiones de Cataluña, Aragón, Galicia, Canarias, Castilla-La Mancha (Guadalajara y Cuenca), Cantabria, Murcia, Navarra, Melilla y La Rioja, sí lo harán.

Baleares y sus discotecas "no prioritarias"

Armengol fue el domingo muy clara con los motivos que habían llevado al Gobierno autonómico a renunciar al ocio nocturno y a la reapertura de las discotecas, una decisión que se vio reflejada también en el Boletín Oficial de Baleares (BOIB). "Los pocos rebrotes que ha habido en otros países han estado ligados a fiestas y a ocio nocturno. No es momento de dar pasos en falso y es muy importante garantizar la seguridad de los ciudadanos de estas islas".

A medida que nos adentramos en la temporada vacacional y se busca una solución para la gestión del turismo en las islas, Armengol ha pedido apostar por un "turismo de calidad, familiar y respetuoso", así que la fiesta y los planes nocturnos tendrán que esperar.

"Es el momento de apostar claramente por un turismo de calidad, familiar y respetuoso, no solo con el espacio, sino respetuoso y responsable frente a una enfermedad que se contagia de forma muy rápida", apuntaba Armengol.

Estas restricciones también afectan a los salones de juegos, que mantendrán el límite del aforo al 30% (mientras que en el resto del territorio nacional se podría ampliar al 50%) y a los centros turísticos recreativos. En el caso de estos últimos, Baleares solo permitirá abrir zoológicos y acuarios, y con ciertas limitaciones.

Extremadura y el "susto" de Fenández Vara

En Extremadura, también se ha decidido proceder con cautela. A pesar de que este lunes la comunidad avance a la fase 3, el "susto" del repunte que se localizó en la región la semana pasada en un cumpleaños que excedía el aforo permitido y en otros contagios con desplazamientos interprovinciales e incluso interterritoriales ha sido suficiente para que la Junta decida que es mejor no permitir aún la movilidad entre provincias, al menos una semana más, hasta el próximo 15 de junio.

A pesar de que, tal como avanzó el ministro Ábalos, a partir del 8 de junio sería posible que la población se pudiera mover entre comunidades que hayan avanzado a la fase 3, Extremadura tampoco permitirá ese extremo hasta el fin del estado de alarma, es decir, hasta el próximo 22 de junio.

El presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, lo defendía de nuevo este domingo. El recorrido de la comunidad avanzará por el camino de la precaución. En cuanto a la movilidad interregional, ya se ha acordado con Andalucía, Castilla y León y Castilla-La Mancha que no se abran las fronteras de sus provincias limítrofes hasta el fin del estado de alarma (y siempre que ambas provincias se encuentren en la misma fase de la desescalada).

Igualmente, y como ya avanzaba este pasado sábado el vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, Extremadura también ha optado por retrasar la apertura de discotecas una semana más de la fecha permitida por el Gobierno. Es un tema espinoso el de la recuperación del ocio nocturno, que causa preocupación también entre el colectivo de enfermeros.

Por tanto, a pesar de entrar este lunes en fase 3, estos establecimientos no podrán retomar su actividad en Extremadura hasta el 15 de junio, debido a los incumplimientos en las medidas de distanciamiento físico y en el uso de mascarillas que se han vivido en la región en los establecimientos de hostelería.

Y es que, según Vara, ahora "más que nunca" hay que dejar claro que el "monumental esfuerzo" que ha hecho en estos meses la sociedad extremeña "no puede pasar ni desapercibido ni ser perjudicado", por lo que ha implorado al conjunto de la ciudadanía que siga respetando las normas que se han dado, porque "el virus todavía no se ha ido" y la "única manera de ganarle es respetar las normas que en cada momento nos demos".

Andalucía y sus playas

A Andalucía le preocupan las ganas de los ciudadanos de disfrutar de las playas y el mar y, al mismo tiempo, quiere proteger su territorio todo lo que pueda antes de que puedan transitar por él también ciudadanos de otras comunidades. Esto ha hecho que aún no permita desplazamientos con sus comunidades vecinas y, entre llamamientos a la máxima prudencia, el presidente de la Junta, Juanma Moreno, avanzaba ayer que su Gobierno no pedirá la movilidad de otras comunidades autónomas con Andalucía al menos en las próximas dos semanas.

Con la llegada de las buenas temperaturas, las festividades del Corpus el jueves 11 en Sevilla y en Granada y la eliminación de las restricciones de movilidad interprovincial, Moreno ha pedido a los ciudadanos andaluces cautela ante los previsibles desplazamientos hacia la costa y las playas de la comunidad.

"La playa no se va a ir, va a estar todos los fines de semana y no hay necesidad de grandes aglomeraciones", subrayaba Moreno al referirse a una cuestión que se ha convertido en prioritaria para el Ejecutivo regional.

Moreno ha aclarado que Andalucía no es partidaria de que en las próximas dos semanas haya movilidad con otras comunidades autónomas, como las vecinas Extremadura, Castilla-La Mancha y Murcia. De hecho, ha apuntado que Extremadura, donde se ha detectado algún nuevo brote de coronavirus, no tiene movilidad entre sus dos provincias, mientras que Castilla-La Mancha ha sufrido la incidencia del virus cuatro veces más que Andalucía y aún está en fase de recuperación.

Aunque Murcia tiene una situación similar a Andalucía en cuanto a incidencia del coronavirus, el presidente ha indicado que no quieren generar "desequilibrios" permitiendo movilidad con una comunidad y con otras no. "Ahora toca ser prudentes. Mi idea es que en las próximas dos semanas no haya movilidad con ninguna comunidad. Hay que ir paso a paso y hacer las cosas bien", ha sentenciado el presidente, quien ha apuntado que, no obstante, espera que esa movilidad ya se pueda producir a finales de mes.

"La playa no se va a ir, va a estar todos los fines de semana y no hay necesidad de grandes aglomeraciones"

En cualquier caso, ante el escenario que se puede dar el próximo fin de semana en las playas, ha manifestado que la Junta está trabajando tanto con la Delegación del Gobierno en Andalucía como con los ayuntamientos, a los que se ha pedido que convoquen juntas locales de seguridad, para hacer una planificación. Mañana, según ha dicho el presidente, habrá una reunión telemática con los alcaldes de los municipios costeros.

La idea es que las tareas de vigilancia en las playas el próximo fin de semana las realicen policías locales, policía adscrita de la Junta, agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, miembros de Protección Civil y otro personal de ayuntamientos.

"Vayamos con cabeza. Hay cosas que son de sentido común y hay que aplicarlas", ha recomendado Moreno a los ciudadanos que tengan intención de desplazarse a las playas el próximo fin de semana, a los que ha pedido que mantengan la distancia de seguridad con otros ciudadanos o que no practiquen actividades como jugar con la pelota en la arena.

Madrid acelera

La única que por ahora nada a contracorriente es la Comunidad de Madrid. Este lunes, el día que la región madrileña entra en la fase 2, el consejero de Sanidad de la Comunidad, Enrique Ruiz Escudero, manifestaba en una entrevista en Antena 3 que Madrid contemplaba poder pedir pasar a fase 3 el próximo lunes.

Aunque instantes después la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, afirmaba en Esradio que su Gobierno aún no se planteaba pedir avanzar a la fase 3, sí que estudiará si se puede pedir "flexibilizar algo" mientras se analiza cómo evoluciona la recién estrenada fase 2.

Ayuso ha continuado con sus críticas al Ejecutivo central y ha asegurado que en Madrid "vamos poco a poco", aunque ha reconocido que no está de acuerdo con cómo están diseñadas las fases, y "como no hay transparencia" no se sabe "en qué cuarto oscuro de la Moncloa alguien ha decidido" qué se puede hacer y qué no en cada una de las etapas del desconfinamiento.

Y como ejemplo, ha dicho que no le parece tan importante que pueda haber 20 personas en una misma casa como que se pueda volver pronto al trabajo. "Hay partes de las fases 2 y 3 que se podían haber aplicado antes", ha afirmado.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios