REFORMA FISCAL PARA LA RECONSTRUCCIÓN

Sánchez e Iglesias pactan llevar al Congreso una subida del IRPF a rentas altas y de capital

La iniciativa parlamentaria la llevaría Unidas Podemos en la comisión de reconstrucción, que comienza sus trabajos este jueves, y contaría con el apoyo del grupo parlamentario socialista

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los vicepresidentes Carmen Calvo y Pablo Iglesias, durante el minuto de silencio en la sesión de control de este miércoles. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los vicepresidentes Carmen Calvo y Pablo Iglesias, durante el minuto de silencio en la sesión de control de este miércoles. (EFE)
Adelantado en

El Gobierno promoverá una reforma fiscal en las próximas semanas para financiar la reconstrucción tras la pandemia del coronavirus, pero lo hará en el Congreso, a través de los grupos parlamentarios que forman el Ejecutivo en la comisión de Reconstrucción Económica y Social, en lugar de aprobarla por decreto en un Consejo de Ministros. Este es el principio de acuerdo al que han llegado el presidente, Pedro Sánchez, y el vicepresidente de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, de cara a avanzar hacia una "fiscalidad progresiva" y como propuesta de consenso en la Cámara Baja, según fuentes conocedoras de las conversaciones. Su intención no solo pasa por implantar nuevos tributos, principalmente a las grandes fortunas, a las transacciones financieras y a los servicios digitales, tal y como adelantó este diario, sino también por subir de forma progresiva el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), tanto a las rentas altas como al rendimiento de capitales.

Concretamente, la idea inicial, que ya se había reflejado en el acuerdo programático de la coalición, era incrementar dos puntos los tipos impositivos sobre la base general para los contribuyentes que tengan rentas superiores a 130.000 euros y cuatro puntos para la parte que exceda de 300.000 euros. El tipo estatal sobre las rentas de capital se incrementaría en cuatro puntos porcentuales para dichas rentas superiores a 140.000 euros. Los primeros informes en los que trabajaba el grupo confederal de Unidas Podemos apostaban por incrementar los tipos del IRPF a partir de 120.000 euros anuales en las rentas del trabajo y de 60.000 en las de rendimiento de capital.

La iniciativa parlamentaria la llevaría Unidas Podemos en la comisión que comienza sus trabajos este jueves y contaría con el apoyo del grupo parlamentario socialista. De implantarse una nueva fiscalidad, los partidos que forman parte del Gobierno tendrían que consensuarla con el resto de grupos parlamentarios, explorando nuevas mayorías, ya que en esta cuestión serían previsibles las objeciones del PNV, que apoyó la investidura, y de Ciudadanos, con quien Sánchez busca ahora practicar una geometría variable.

Sería por tanto necesario el voto favorable del resto del denominado bloque de la investidura, y cualquier abstención alejaría la mayoría necesaria. Antesala y ensayo general de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), aunque el Gobierno está dispuesto a buscar acuerdos con Ciudadanos en materia presupuestaria si fallase el bloque progresista por el cambio de roles de ERC con la formación que lidera Inés Arrimadas.

De las conversaciones entre Sánchez e Iglesias, también se desprende que el grupo socialista apoyaría la creación de un impuesto a la riqueza, a propuesta de los morados. Su intención es que este nuevo tributo 'a las grandes fortunas' que sustituiría el impuesto de patrimonio, alcance una recaudación del 1% del PIB, en torno a 11.000 millones de euros. Afectaría a los patrimonios superiores a un millón de euros y de forma progresiva, recayendo así la mayor parte del tributo sobre el millaer de patrimonios más altos.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias conversan en sus escaños del Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias conversan en sus escaños del Congreso. (EFE)

Su propuesta es que haya un mínimo exento por primera vivienda de 400.000 euros y gravar con un 2% los patrimonios de más de un millón de euros, con un 2,5% los patrimonios de más de 10 millones de euros, con un 3% los superiores a los 50 millones y con un 3,5% los que superen los 100 millones de euros. Algunas formaciones del bloque de la investidura aprovecharon parte de sus intervenciones en el pleno del Congreso de este jueves para empujar en este sentido, especialmente Bildu, que pidió a Sánchez un "frente progresista" para crear un impuesto a la riqueza, y Más País, que ya había reclamado hace semanas la implantación de una "tasa covid".

Con la vista puesta en el arranque de la comisión de reconstrucción, el presidente del grupo confederal de Unidas Podemos, Jaume Asens, resaltaba que "dos de cada tres ciudadanos son partidarios de subir los impuestos a las grandes fortunas" y que "un 90% es favorable a destinar más recursos a la sanidad pública". Dos aspectos, según añadía, que "forman parte de un nuevo sentido común de época", por lo que demandaba grandes consensos en este sentido, fijando así el principal mensaje de los morados de cara a sus expectativas en la comisión de reconstrucción. "Es obvio que esas grandes fortunas deben contribuir a sostener a quienes lo están pasando peor", concluía Asens. En esta línea, otra de sus propuestas concretas es que se destine el 7% del PIB a la sanidad pública.

La tesis de los morados para defender la reforma fiscal es que, de cara a la reconstrucción, se necesitan una fuerte inversión pública y políticas expansionistas. "Tenemos que recuperar lo común, y es justo que quienes más tienen contribuyan de forma especial a sostener a quienes más se van a ver afectados por la crisis, y al esfuerzo colectivo para que no volvamos a vernos en una situación similar en el futuro", indican fuentes del partido.

Asimismo, insisten en que "el 1% de la población con mayor patrimonio acapara una cuarta parte de la riqueza del país, mientras que el 20% más pobre solo posee el 0,1% de la riqueza", para justificar los nuevos tributos a las grandes fortunas, que exploran también otros países de nuestro entorno. "Tanto en Estados Unidos como en Europa, ya antes de la crisis del covid-19, se estaban haciendo propuestas para establecer nuevos impuestos progresivos sobre los mayores patrimonios, como una forma de reducir la desigualdad y para obtener recursos que permitan financiar las inversiones necesarias para hacer frente al cambio climático", zanjan.

Para Unidas Podemos, es necesario debatir sobre la necesidad de aumentar la inversión pública de cara a la reconstrucción tras la pandemia del coronavirus, porque "nuestro país se dirige hacia una crisis económica de magnitudes nunca vistas". Argumentan, en esta línea, que esta crisis va a llegar "con un modelo de ingresos del Estado muy por detrás de la media europea", que sitúan entre siete y ocho puntos porcentuales del PIB, así como con un sistema que consideran desigual, al recaer en buena parte "en pymes, autónomos y trabajadores".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
125 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios