IU prepara un 'plan de reconstrucción' que eleva el gasto social hasta el 28,5% del PIB
  1. España
Y SITÚA LA RECAUDACIÓN EN LA MEDIA DE LA UE

IU prepara un 'plan de reconstrucción' que eleva el gasto social hasta el 28,5% del PIB

Desde la formación que lidera el ministro de Consumo, Alberto Garzón, defienden que la financiación en el corto plazo "tendrá que realizarse mediante el recurso a la deuda pública"

Foto: IU prepara un 'plan de reconstrucción' que eleva el gasto social hasta el 28,5% del PIB
IU prepara un 'plan de reconstrucción' que eleva el gasto social hasta el 28,5% del PIB

La dirección de Izquierda Unida aprobó este lunes el denominado 'plan horizonte país', un extenso documento de 450 páginas y alrededor de 400 propuestas que, a falta de debatir en el grupo confederal de Unidas Podemos y seguir completándolo con aportaciones de agentes sociales, pretende servir como guía para la comisión de reconstrucción. El plan de la formación que dirige el ministro de Consumo, Alberto Garzón, busca movilizar más de 155.000 millones de euros para impulsar políticas de gasto público e inversión en un periodo de ejecución que se calcula hasta 2022. Un periodo en el que proponen aumentar el gasto en protección social hasta el 28,5% del PIB e implementar una reforma fiscal que sitúe la recaudación en la media de los países de la Eurozona.

En dicha reforma fiscal apuestan por incrementar los tipos del IRPF a partir de 120.000 euros anuales de rentas del trabajo y en rendimientos de capital a partir de 60.000 euros anuales estableciendo progresividad a partir de este importe, convertir el impuesto sobre el patrimonio en un impuesto sobre la riqueza que alcance el 1,5% del patrimonio total frente al 0,17% actual, modificar el impuesto sobre los depósitos bancarios para suplementar el actual tipo impositivo del 0,03% hasta llegar al 1% de los depósitos bancarios, reducir la exención del 60% del rendimiento de los alquileres de viviendas de lujo o implementar un impuesto sobre transacciones financieras incluyendo la totalidad de acciones cotizadas, renta fija negociada y derivados.

Desde IU reclaman voluntad política para abordar una transición ecológica y social así como una transformación global de la economía

Desde IU defienden que la financiación en el corto plazo "tendrá que realizarse mediante el recurso a la deuda pública", aunque reconocen que el mecanismo fundamental con el que se abordará este plan "será una reforma fiscal que modificará la tributación existente e implementará nuevas figuras tributarias". Con todo, argumentan que no se trata de una subida de impuestos generalizada, dado que estiman que la carga fiscal del conjunto de medidas "implicará más contribución únicamente a un 3% de los contribuyentes".

Los impulsores del plan confían en que el impulso de la recaudación derivada de la reactivación del PIB impulsada por los estabilizadores automáticos y por la reforma fiscal que proponen haría que el incremento de deuda pública sería la cuarta parte que la que se produciría en la hipótesis que no incorpora este plan". Así, aseguran que se finalizaría 2022 con una deuda del 84,3% del PIB, varios puntos por debajo de la actual.

Entre las medidas más significativas, destacan un ingreso mínimo vital del 80% del SMI, el incremento de un 20% del gasto en sanidad y de un 30% en educación, extender la gratuidad de la enseñanza pública a los estudios universitarios, rebajar el 20% el recibo de la luz, limitar el precio máximo de los alquileres, crear una red amplia y suficiente de residencias públicas que garanticen el bienestar a nuestros mayores, garantizar el empleo a un millón de parados y paradas de larga duración para la realización de trabajos socialmente útiles o la aprobación de una ley de cuidados y sostenibilidad de la vida.

Garzón busca movilizar más de 155.000 M para impulsar políticas de gasto público e inversión en un periodo de ejecución hasta 2022

Desde Izquierda Unida reclaman voluntad política para abordar asimismo una transición ecológica y social así como una transformación de la economía en su sentido amplio. "La pregunta no es si queremos que el mundo cambie, porque el cambio está sucediendo. Debemos resolver si vamos a hacernos responsables de este para evitar que lo lideren las élites hegemónicas o vamos a hacerlo teniendo en cuenta que los seres humanos tenemos un suelo mínimo de necesidades para disfrutar de una vida digna y también un techo ecológico que no es razonable superar si no queremos correr importantes riesgos", explican fuentes del partido.

Entre ese techo y el suelo de necesidades, continúan las mismas fuentes," hay un espacio confortable y mucho mejor que el actual para la clase trabajadora. No hay otro obstáculo que la resistencia de quienes no quieren cambios que les hagan bajar algún peldaño de donde ahora se encuentran. También la de todas las herramientas de las que se ha dotado el sistema para que no veamos otras recetas que las que no han funcionado, salvo para una minoría".

Izquierda Unida Alberto Garzón PIB Gasto público
El redactor recomienda