APOYA LA PRÓRROGA DEL ESTADO DE ALARMA

Casado martillea a Sánchez con "sus errores" y arranca al Congreso un minuto de silencio

El líder de la oposición solicita a Batet guardar un minuto de silencio mientras afea al presidente del Gobierno que no haga una sola referencia a las más de 21.000 víctimas

Foto: Minuto de silencio en el Congreso a petición de Pablo Casado. (Congreso de los Diputados)
Minuto de silencio en el Congreso a petición de Pablo Casado. (Congreso de los Diputados)

Pablo Casado subió dos veces a la tribuna, tras la primera comparecencia del presidente del Gobierno y en la réplica después, reprochando en ambas a Pedro Sánchez que no mencionara las cifras que ya dejan en España más de 21.200 muertos por coronavirus. El líder de la oposición pidió a la presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet, guardar un minuto de silencio por las víctimas y la Cámara se quedó vacía de sonido durante esos 60 segundos. Acto seguido, se dirigió al jefe del Ejecutivo afeándole el lenguaje bélico utilizado en estas semanas: “Esto no es una guerra como le gusta decir a su Gobierno, sino una hecatombe en la que todos los españoles hemos perdido demasiado. No es una guerra porque nadie va a ganar ya”, zanjaba el líder del PP que también desveló que en el día de ayer enterraron al hermano de su padre por culpa del virus.

Casado martillea a Sánchez con "sus errores" y arranca al Congreso un minuto de silencio

“No es casual que no mencione las cifras de víctimas. Me atrevo a decirle, sin acritud, que no es moral”, continuó Casado con comparaciones escalofriantes para ilustrar el drama: “No son curvas, ni picos, ni números. Para que se hagan una idea, hay días en los que ha habido más víctimas que en cinco 11-M”. Durante el tiempo de la réplica volvió a la carga con los datos y sin duda, el momento más duro, llegó al final: "Dice usted que el covid-19 es un iceberg. Y tiene razón. Su Gobierno es el Titanic, pero no pretenda que nosotros seamos su orquesta. Coja el timón, gestione de una vez o, al menos, gestione los botes salvavidas".

Los diputados del PP garantizarán una vez más la prórroga del estado de alarma, tres en total. Así lo adelantó Casado después de hacer un repaso por todos los “errores” del Gobierno, insistiendo en que “así no se puede continuar”. Le reprochó el éxito del país vecino, Portugal, con solo 700 víctimas mortales a pesar de compartir frontera con España por cuatro autonomías distintas. Volvió a reprochar que países como Dinamarca o Austria ya hayan derrotado a la pandemia. Y atacó a Sánchez, una vez más, por no pedir disculpas “por los errores que no reconocen y que habrían podido evitar muchas muertes”.

El primero de esos “errores”, aseguró Casado, fue la tardanza. “Si las medidas de confinamiento hubieran empezado una semana antes, como decía Fedea, se podían haber evitado el 62% de los contagios”. “¿Cuántas muertes podrían haberse evitado?”, se preguntó el líder de la oposición, “si no se hubieran ocupado las alertas de la Unión Europea por imponer una agenda ideológica”. Casado volvió a sacar a colación el empeño del Ejecutivo por celebrar el 8 de marzo a pesar de que el riesgo estaba encima de la mesa, según señaló. No se paró ahí y continuó con la retahíla de reproches.

“Han sido incapaces de comprar el material para nuestros sanitarios. Aún hoy vemos que uno de los 'stocks' de mascarillas estuvo días en los hospitales a pesar de ser defectuoso. Cómo es posible que compremos mascarillas a empresas multadas por sobornos, o que al proveedor —hasta ayer desconocido— de test se le pagaran siete millones en comisiones que ahora les reclaman”, reprochó Casado en referencia a la noticia que publica este diario.

“No es lógico venir 45 días después diciendo que se van a hacer los test. ¿Dónde está el millón y medio de test anunciados en su homilía dominical de hace dos semanas?”, continuó el líder de los populares. Llegó el turno de las críticas por la improvisación y como era esperado la pregunta de qué ocurrió en el Consejo de Ministros de ayer, tras el que la portavoz del Ejecutivo aseguró que los niños solo podrían salir con sus padres a hacer recados y no se permitirían los paseos. Un anuncio que después rectificaría el ministro de Sanidad, Salvador Illa, al filo de las nueve de la noche tras tensiones dentro del propio Gobierno, donde algunos no comprendían qué había ocurrido.

Illa anunciaba que los paseos se permitirían, como avanzó Sánchez sin haber escuchado a los expertos, y que el fin de semana daría los detalles en una nueva orden ministerial. Casado reconoció escandalizado su disconformidad por que el Congreso dé hoy luz verde a una nueva prórroga del estado de alarma para que un ministro modifique una orden ministerial sin pasar por consejo extraordinario —“de esos que ustedes celebran incluso varios en una semana”—. “¿Usted sabe lo que es la seguridad jurídica?”, inquirió el líder de la oposición al presidente.

También le dio tiempo a Casado a repasar las peores cifras económicas que ya auguran todos los organismos, también el Banco de España hace apenas unos días. “Ya tenemos un millón de parados más. Es como si la ciudad entera de Valencia se quedara parada. En total, 500.000 empresas abocadas a acogerse a un ERTE y cuatro millones de trabajadores que siguen sin recibir una prestación desde que dejaron de trabajar en marzo”, aseguró el presidente de los populares, que pidió poner en orden esta situación antes de determinar quién debe acogerse a la renta mínima vital que el Gobierno quiere poner en marcha en el mes de mayo.

Diputados del PP capitaneados por Pablo Casado, todos vestidos de negro. (EFE)
Diputados del PP capitaneados por Pablo Casado, todos vestidos de negro. (EFE)

“No busque chivos expiatorios en la Unión Europea y en el BCE, que van a ser muy generosos”, espetó Casado a Sánchez tras los comentarios del jefe del Ejecutivo en su primera intervención. “Y explique si vamos a acudir al programa MEDE como supimos ayer porque el primer ministro italiano lo dijo en el Senado del país transalpino”. Otro reproche más y otra improvisación más para el líder de la oposición.

El general Santiago y los expertos

No se dejó nada en el tintero Casado. Como era de esperar, dejó claro que para el PP las declaraciones del jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, el general José Manuel Santiago, “no fueron un lapsus”. “Fue un e-mail escrito y dirigido a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado”, insistió el jefe de la oposición lanzando una advertencia a Sánchez: “No utilice a la Fiscalía ni a la Guardia Civil para coartar la libertad de expresión de los ciudadanos en las redes sociales”.

Y quiso también reprochar la actitud del comité de expertos que encabeza Fernando Simón, “los mismos que juegan a ser políticos, se aplauden a sí mismos y nos hablan de decencia”, dijo Casado, “tendrán que hacer rendición de cuentas también”. No era casual el comentario, sobre todo después de que la pretendida mesa de la reconstrucción del Gobierno vaya a ser finalmente una comisión parlamentaria en el Congreso, como pidió el PP, que también cumplirá con una función de comisión de investigación en la que podrían tener que prestar declaración los expertos de ese comité. Casado lleva días exigiendo que las actas de las reuniones se hagan públicas.

No todo iban a ser reproches. El líder del PP quiso finalizar una intervención en la que no subió el tono pero que estuvo plagada de críticas, “con un mensaje de esperanza”, asegurando “que hay luz al final del túnel del que el Gobierno no sabe salir”.

Abascal, a Sánchez: "Manipula y miente"

Como ya había adelantado el partido, Santiago Abascal confirmó que su formación no respaldará la prórroga del estado de alarma. Ya sucedió la última vez. El líder de Vox salió a la tribuna para acusar al Gobierno “de la peor gestión del mundo” y criticó, como había hecho antes Casado, “no haber sido capaces ni siquiera de honrar a los muertos con un luto oficial”. “Han puesto más empeño en ocultar las víctimas que en protegerlas”, zanjó.

Abascal lanzó fuertes reproches a Sánchez, a quien acusó también de “manipular la realidad con un aplomo que me admira”, dijo, asegurando que “lo que genera estrés y alarma social” es el número de muertos y la destrucción de la economía, “sumada a la deriva totalitaria de su Gobierno”. Criticó al Ejecutivo ser “incapaz” de repartir mascarillas y conseguir test para clasificar “entre infectados, sanos e inmunizados” pero ser capaces, al mismo tiempo, “de clasificar a la población en función de si aplauden al Gobierno y su sectarismo”.

El líder de Vox, Santiago Abascal, durante el pleno del Congreso este miércoles. (EFE)
El líder de Vox, Santiago Abascal, durante el pleno del Congreso este miércoles. (EFE)

Cargó contra el “masivo arresto domiciliario” y de poder “convertir España en una gigantesca cárcel chavista” que “funcione con cartillas de racionamiento”. “No se sorprenderá”, le espetó Abascal a Sánchez, “si le digo que no contará con nuestro voto para acumular un poder del que no es digno”, dijo, confirmando que no apoyarían la tercera prórroga. Y enumeró las razones. Entre otras: “La vicepresidenta dijo que había que salir a la calle el 8 de marzo a pesar de que sus compañeras llevaban guantes y tenían información privilegiada. Le asignó a su vicepresidente Pablo Iglesias la gestión de las residencias y, hoy, son un horror indescriptible. Al ministro Illa le dijo que liberara a España de la pandemia y hoy todavía mueren cientos de personas”, dijo.

“Nuestra decisión de no apoyarles no es caprichosa. Encargó a los ministerios de Trabajo y Economía no sé muy bien qué porque ahora solo amenazan con la ruina a millones de españoles. Pidió a Redondo un plan sobre el desconfinamiento y somos los únicos que mantenemos a los niños encerrados. Luego dicen que pueden ir al supermercado. Después rectifican y a los que dejan en el limbo son a los adolescentes de 15, 16 y 17 años, que ni siquiera pueden acompañar a sus hermanos y ayudar a sus padres”, reprochó Abascal, acusando también a Marlaska de haber ordenado “el peor ataque contra la libertad de expresión de la democracia”. Como es habitual, terminó su comparecencia pidiendo al Gobierno "pagar las nóminas y marcharse", eso sí, criticando al mismo tiempo que interviniera el precio de las mascarillas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
94 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios